Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2018: sujeto, conocimiento y cultura: procesos en movimiento

Entre la realidad y el mito, el drama de la identidad

Fecha: 8 de octubre del 2018.

Texto de Zuleta: Conferencia Sociología de la Literatura.

Lectura complementaria: Los Inocentes de Hermann Broch.

Expositor: Alejandro Mesa

Moderadora: Aura Rendón.

Comentarista Crítico: Elizabeth Giraldo G.

Relatora: Vanessa Ojeda.

La exposición del subgrupo de filosofía tuvo por título “Entre la realidad y el mito, el drama de la identidad”. Los textos que dan lugar al desarrollo de esta exposición y las discusiones son la transcripción de la “Conferencia Sociología de la Literatura” de Estanislao Zuleta y un fragmento de la obra “Los Inocentes” de Hermann Broch titulada “Los cuatro discursos de Zacarías”. Y es precisamente el personaje de Zacarías, un profesor adscrito al partido socialdemócrata alemán, quien da pie al expositor para enunciarnos que la identidad de las personas pendula entre elementos racionales y otros no tanto. El expositor nos cuenta cómo es Zacarías: un tipo que es miembro de este partido que defiende el humanismo, aunque sus actitudes y comportamientos denotan un acercamiento a ideas más autoritarias, alejados de la idea de una sociedad justa. En Zacarías se observa un anhelo autoritario que se refleja en su concepción de la relación entre padres e hijos, estudiante y profesor y entre los alemanes y el resto del mundo. Incluso, Zacarías mismo hace parte de este tipo de relaciones. Pero, dado que Zacarías necesita identificarse con algo, sentirse miembro de alguna colectividad se inscribe a este partido.

Con este personaje se ilustra que los seres humanos estamos atravesados tanto por una historia colectiva como por la presencia de una vida personal, que no se pueden ignorar. La una como la otra se pueden explicar desde un discurso razonado; sin embargo, como dice Zuleta, no se puede dar cuenta racional de todo aquello que nos identifica, es decir, nuestros comportamientos no se alcanzan a explicar desde un punto de vista racional porque también nos constituye lo mítico.

Hitler y el nazismo sacaron provecho de los miedos, angustias y temores de Zacarías y de tantos alemanes, para instaurar un discurso de terror con consecuencias nefastas. En este sentido, el expositor se planteó la pregunta por aquellos mitos que sostienen identidades de masa, en las que la exaltación de la tradición, de ciertos principios y la configuración planeada de un enemigo soportan y cohesionan a una sociedad.

El drama de la identidad bambolea entre una lucha contra esas identidades de masa y la aceptación de una identidad que cobija. Por ejemplo, según Alejandro, hay una distinción entre los discursos que ocurren en la vida privada y en la vida pública; dicho de otro modo, hay una separación entre lo que se dice y lo que se hace.

Luego de la exposición de Alejandro, Elizabeth, de la línea de psicoanálisis, manifestó su comentario crítico:

En la exposición hubo una conexión interesante entre ambos textos que permitió pensar los temas centrales, se hizo una buena síntesis y el título de la exposición fue acertado. Sin embargo, hubiese sido preferible distinguir desde el principio que se entendió por mito y por realidad, de manera que se hubiese logrado tener una aproximación más clara a la acepción de identidad.

Por otra parte, las aproximaciones al término de identidad enriquecen el debate y permiten reflexionar acerca de las experiencias de la vivencia subjetiva y la vivencia colectiva, a la vez que resaltan la importancia del discurso, esto es, del logos y la racionalidad, y el lugar y la emergencia de las contradicciones por cuenta de la presencia de aquello que escapa al discurso, que es más subterráneo, más sutil. En este punto, se destacó lo dicho por Zuleta respecto al marxismo. Según él, ciertos pensadores marxistas olvidaron que la realidad social también está constituida por eso otro que no es la infraestructura. De ahí, que para lograr un cambio en la vida social es necesario apelar a la transformación de lo subjetivo, de la cultura, de lo simbólico, no sólo de las formas y relaciones de producción.

La moderación, a cargo de Aura, destacó varios elementos relacionados con el mito y la identidad. Uno de ellos, es la necesidad de seguir ahondando en la relación entre mito y realidad y la forma en que participan en la construcción de la identidad. Otro punto que se señaló fue la correlación entre una identidad débil y el sinsentido.

En la plenaria las discusiones y reflexiones giraron en torno al mito. El mito como fuente de las religiones y, por esta razón la no identificación con esa trascendencia, quizás, como forma de protesta a un modo de presentarse y entenderse lo religioso. El mito como una narración. El mito como otra forma de entender lo humano, que no pasa por el cedazo de la razón, y que se puede saber de él mediante la literatura, tal cual lo propone Zuleta, porque no todo se racionaliza ni todo está en la razón, por lo tanto en los discursos. Alguno de los asistentes se preguntó si acaso obedecemos irremediablemente a lo mítico; otro se preguntó si acaso la razón ha destruido el sentido de la comunidad. Y en este sentido, se planteó la posibilidad de modificar aquello simbólico e inconsciente que a través de ciertos comportamientos tiene efectos en la realidad social, es decir, en lo colectivo.

Frente a estos cuestionamientos, otra participante más respondió que el mito no excluye a la realidad. Tanto lo uno como lo otro hacen parte del ser humano. Ahora bien, a partir de esta enunciación surgieron nuevas preguntas como: ¿el mito permite explicarnos?, ¿cuáles son esas explicaciones que requerimos?, ¿nos podemos distanciar del mito? Y sí, el mito proporciona herramientas que pueden ser usadas para explicar ciertos fenómenos y también puede ser límite para la acción en la medida en que se vuelve un dogma, aunque se pueden enumerar muchos más devenires. Las facultades mítica, racional y reflexiva están presentes en las personas, si bien en diversas proporciones y de acuerdo con el contexto social, político, económico y cultural.

 

Vanessa Ojeda - Integrante de la Línea de Arte y Literatura 

 

                                                                                   Evento apoyado por el Ministerio de Cultura Programa Nacional de Concertación Cultural

logo color 01