Grupo de estudio: Lectura crítica de la obra de Estanislao Zuleta
Subgrupo: Arte y literatura

Fecha: 17 de junio de 2013

Libro: Arte y filosofía

Texto: El juicio estético

ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ

Un niño se encuentra en un renombrado museo -o por lo menos eso le dice su profesora- frente al cuadro más grande que jamás haya visto y éste está llenos de figuras y líneas de colores, que a primera vista no muestran alguna figura reconocible; una joven mujer está leyendo una obra "clásica" de la literatura, en la intimidad de su cuarto, inundado por la luz de una luna llena; una pareja de amigos se encuentra sentada en un cine de la ciudad, disfrutando el estreno de una película europea que les ha sido recomendada por varios conocidos suyos; un hombre se transporta a otra época al oír sus viejos elepés de tango que tanto... En fin, para no alargar la cosa, digamos que alguien se acerca a estos seres y les pregunta si les gusta esa obra a la que están accediendo (sean o no conscientes de esto) y la respuesta que se da puede ser tan sencilla como la pregunta: un si o un no puede bastar; pero a continuación se hace la pregunta ¿por qué sí, o por qué no?, y la respuesta ya no parece tan obvia. Finalmente, si se les pregunta -a estos seres- si lo que disfrutaron (o no), es arte y por que creen que así es, llegamos a un punto álgido: el juicio estético.

En la última sesión de este grupo de estudio que estuvo a cargo del subgrupo de arte y literatura, se convocó al colectivo a pensar, desde el texto de Estanislao Zuleta Arte y filosofía, el tema del juicio estético.

Zuleta nos muestra a través de los primeros capítulos de su obra la complejidad de pensar en eso que es el arte, y aunque el mismo Zuleta no lo define explícitamente, si nos deja pistas de porque se dificulta ese acercamiento. El arte no se adhiere a conceptos como el de progreso y sus avances técnicos; el arte primitivo es tan complejo y rico en forma y contenido como el arte contemporáneo, sin embargo, esto no significa que no exista una historia del arte. Además está en constante relación con temas tan abstractos como la belleza, y si eso no fuera poco, también existe el problema de no siempre contar con códigos comunes, como en el caso del arte abstracto.

El texto de Arte y filosofía es una muestra más del diálogo interdisciplinario que realiza Zuleta en todo su trabajo intelectual y muestra que hay una necesidad de la mirada psicoanalítica, política, antropológica, etc., a la propuesta artística del ser humano. También es fundamental la mirada filosófica del problema. Es así como Zuleta retoma la propuesta de estética kantiana; una estética que propone un efecto liberador sobre el sujeto a través del objeto estético. Ese efecto liberador no es más que el libre juego de las facultades del ser humano y Zuleta resalta tres: el entendimiento, la razón y la imaginación.

Kant va ofreciendo unas pistas para tratar de llegar a algo que no es fácil de concretar; él está tratando de encontrar lo universal de la experiencia estética. Su ejercicio es ir decantando lo que es esencial al objeto artístico, lo que lleva al filósofo alemán a mostrar que el juicio estético no se trata de gustos subjetivos. Luego de la presentación surge una crítica, compartida por varios asistentes: el grupo no logró articular su presentación a una propuesta de discusión centrada en el juicio estético y esto entorpece un poco la conversación.

Apartándonos de los comentarios sobre la metodología usada por el grupo, se comienzan a enunciar varias inquietudes frente al texto:

Si la invitación es que el sujeto se enfrente a la obra creada ¿En qué medida la exigencia que hace Zuleta al arte es posible? ¿Hasta dónde es posible interpretar una obra de arte si no he tenido acceso a esa forma de arte? Debemos recordar que hay diferentes niveles de acceso al arte, entre ellos están: la interpretación, la apreciación y la composición; y a pesar de que las exigencias de cada uno son particulares, todos exigen cierta formación.

¿Cuál es ese juego liberador que pueden lograr algunos para reconocer eso esencial al arte en una obra original y cómo se entiende entonces el término liberar? ¿Cómo hacer a un juicio cuando, parece ser, no hay referentes de cuáles agarrarse?

Ante estas inquietudes, algunas respuestas:

No se puede perder de vista una apuesta de Zuleta: elevar al lector al reto de pensar por sí mismo. No se trata de responder la pregunta qué es y cómo se logra, si acaso es posible, el juicio estético; simplemente, se trata de ofrecer elementos para que ese lector llegue a hacerse la misma pregunta, para que busque indagar en la inquietud.

El pensador antioqueño está preocupado por pensar críticamente el arte y como éste se articula a esos otros saberes con los que todo ser humano cuenta y poder, de alguna manera, aportar a esas eternas y complejas preguntas de la humanidad.

Para concluir, vale la pena retomar un comentario de cierre que hacía un asistente a este espacio, un comentario relacionado con esas preguntas sin respuesta: cuando se logren todas las respuestas y no quede nada por preguntar, es en ese momento que no queda nada, ni vida, ni muerte, ni deseo, ni amor, ni arte; en pocas palabras, no queda una razón de existencia para el ser.

Álvaro Estrada
Relator de la sesión

 

Sesión del 05 de marzo de 2013

Cuento leído y analizado: “El pintor de margaritas”, del escritor colombiano Eduardo Cano.

 

                                                                                   Evento apoyado por el Ministerio de Cultura Programa Nacional de Concertación Cultural

Photo from Santiago Munoz