Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2016: Cultura y democracia: Ideas para (re)construir tejido social

Fecha: 25 de julio de 2016

Arte como crítica a lo establecido

Texto de referencia: La Tempestad: la reconciliación por medio del arte

Plenaria a cargo de: Subgrupo de Arte y Literatura

Modera: Eduardo Cano

Relata: María Camila Giraldo

Exponen:

Subgrupo de Psicoanálisis: Rodrigo Jiménez
Subgrupo de Arte y literatura: Sebastián Gutiérrez
Subgrupo de Filosofía: Alejandro López
Subgrupo de Historia, Economía y Política: Diana Villegas

ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ

En la plenaria trabajamos bajo el problema: Arte como crítica a lo establecido, basándonos en el texto de Estanislao Zuleta: La Tempestad: la reconciliación por medio del arte. Durante la sesión, además de las preguntas sobre el arte, el sentido de éste, y el papel del artista, que están casi siempre presentes en las exposiciones del subgrupo de Arte y Literatura, también se abordaron asuntos más metodológicos como la forma en que se desarrolla la exposición y la pregunta por el tipo de texto que se propone para la plenaria.

El subgrupo de Arte y Literatura nos propone 4 aspectos para pensar el tema propuesto. El primero de ellos es la relación que hay entre Próspero, su magia y su varita con Shakespeare, su arte y su pluma. El segundo tiene que ver con una frase presente en el texto de Zuleta y es esa que afirma que: la relación del arte es con la realidad no con la verdad; con relación a la verdad es el conocimiento. A partir de esta cita surgía la siguiente pregunta: ¿Qué nos dice Zuleta sobre estas cuatro nociones de arte, realidad, conocimiento y verdad? El tercer punto que el subgrupo trae a colación, se refiere a la reconciliación por medio del arte, términos mencionados en el nombre del capítulo. Respecto a este punto, emergía este interrogante: ¿Cómo el texto permite pensar la reconciliación por medio del arte? Este asunto está relacionado con el proceso de paz, y se puede leer como una invitación a pensar en la manera en que nos reconciliamos. El último aspecto que el subgrupo planteaba era el del arte como crítica a lo establecido. En el texto se puede ubicar una crítica a la edad de oro, crítica que no se refería a la utopía en sí, sino a la forma en la que creamos dicha utopía. Allí también se ubicaban los movimientos artísticos que hacen crítica a lo establecido, el arte de mujeres feministas, es un ejemplo de ello.

Por su lado, el subgrupo de filosofía nos dice que el arte como crítica a lo establecido nos permite pensar otros mundos, el arte y el artista nos brindan elementos para pensar. Asimismo, ellos ubican 4 funciones de Próspero en el texto. La primera se refiere a Próspero como dador del lenguaje, pues posibilita las palabras, la autonomía y la libertad al otro. La segunda función es la de él como liberador de la imaginación al permitir el acceso a la realidad y a otras realidades. La siguiente función es la de Próspero como moderador e investigador, quien genera una exigencia para llegar a una conquista. Y por último se ubicaba su legitimidad frente a los usurpadores. El subgrupo también situaba el arte como suscitador del pensamiento, pues nos permite un acceso a la cultura, a mundos diversos y a la democracia, nos muestra el mundo como es y cómo puede llegar a ser. También resaltaba que en La Tempestad se da un tratamiento diferente a la hora de tratar el conflicto.

Ahora es el turno del subgrupo de psicoanálisis, quienes manifiestan cierta dificultad para leer los comentarios de Zuleta sobre La Tempestad, pues consideran importante haber leído ambos textos simultáneamente. Expresan una relación del arte con la realidad, una omnipotencia del arte como algo eficaz de él en la realidad humana. Sobre la idea de Zuleta de que la verdad corresponde al conocimiento y el arte a la realidad, surgen las preguntas: ¿qué dimensiones cobran la realidad y la verdad? ¿A cuál verdad se refiere Zuleta? ¿Qué subyace en la manifestación artística que se pone como crítica a lo establecido? Ellos hablan del arte como una subversión en el sujeto que lleva a una crítica de lo establecido y que, en últimas, viene siendo una potencia creativa que hay en cada uno de nosotros.

El último subgrupo en exponer fue el de Política, quienes se preguntan: ¿cómo el arte puede ser una crítica a lo establecido? A partir de esta pregunta plantean que el arte hace una crítica al pasado desde lo presente para la transformación de este último. El artista manifiesta sus propios dramas y los de su propio tiempo; éste a su vez devela la injusticia del mundo, de ahí que la obra de arte siempre es vigente, pues se puede interpretar de varias maneras y extenderse. El arte también es una crítica al capitalismo, pues invita al detenimiento mientras el capitalismo invita a lo rápido. Hacia el final de su exposición, el subgrupo trata el asunto del poder en el texto desde tres perspectivas:


1. El poder de los libros: sin ellos Próspero no es nada
2. El poder del lenguaje: arma de doble filo pues es capaz de lo bueno y de lo malo
3. El poder de próspero, donde está presente el asunto de la usurpación


Como expresaba al inicio, además del tema del arte, en el grupo también se habló sobre la forma de exponer y el texto que se propone. Una participante al expresar que el subgrupo responsable de la plenaria no había dado muchos elementos para conversación desató, además de la necesidad de aclarar la metodología del grupo de estudio, preguntas alrededor de la manera en que cada subgrupo está exponiendo. Respecto al texto que correspondía leer se dijo, además de que era necesario leerlo simultáneamente con el de Shakespeare, que era complejo, que estaba mal editado, mal presentado y que ello daba cuenta de la pérdida de la obra de Zuleta.

Durante la plenaria, el tema de la realidad y el de la verdad, expresados en la frase de Zuleta anteriormente citada, estuvieron muy presentes. Alguien expresaba que es importante entender qué es la verdad y qué es la realidad. Asimismo, un participante traía a colación otra frase de Zuleta que se encuentra en otro de sus textos y que afirma que en el arte hay una verdad que trasciende el tiempo. Esta acotación quizá disiente de la primera, puesto que allí Zuleta expresa que el arte está relacionado con la realidad y no con la verdad. ¿Qué querrá decir, entonces, al afirmar que el arte es una verdad? Además, se pone un interrogante sobre la frase primeramente mencionada, ya que, como lo dice una de las participantes, la realidad solo es conocimiento. Respecto a este asunto también se habló de la relación que en La tempestad se establece entre el arte y la realidad. En este texto se hace una propuesta de un conjuro donde la realidad resulta afectada, pero no hay garantía de lo que va a suceder.

Como suele suceder en las exposiciones del subgrupo de Arte y literatura, el problema del arte y del papel del artista, estuvo muy presente, aunque esta vez se hablaba de éste relacionándolo con la crítica. Se decía, por ejemplo, que el arte en sí no hace una crítica puesto que ésta pasa por un asunto racional e intencional por el cual, quizá, el arte no pasa. Sin embargo, quien interpreta la obra sí hace una crítica, es decir, el arte posibilita la crítica. Se expresaba, además, que el arte es la articulación de los discursos filosóficos, políticos y artísticos. También planteaban preguntas como: ¿Desde dónde se hace crítica? ¿Qué tipo de arte hace crítica? Con relación al papel del artista se expresaba que éste hace preguntas y que, además, no parte de una idealización del ser humano.

Por último, quisiera mencionar lo importante y enriquecedora que fue la conversación sostenida, al sintagma bajo el cual estamos trabajando este año que es: Cultura y democracia: Ideas para (re)construir tejido social. Empezar relacionando el término (re)construir con el término reconciliación, presente en el capítulo propuesto. Esto se debe a que ambos términos se refieren a reparar algo que se ha deteriorado. Qué bello que en el texto haya sido el arte, ese que a muchos sensibiliza y que toca las fibras más profundas del ser, el mediador para que esto sucediera. En este punto también quisiera mencionar el papel que juega la crítica en la reconstrucción de tejido social, porque cuando una crítica es seria, es también propositiva. Criticar nuestra sociedad es, al mismo tiempo, plantear posibles transformaciones para ésta. Como mencioné en párrafos anteriores, este escrito también nos hizo reflexionar acerca del proceso de paz que se está llevando en La Habana entre el Estado colombiano y las FARC, puesto que hace una invitación a pensar de otras formas ese ser humano que aprendimos a llamar “enemigo”. Para terminar, quisiera agregar una pregunta que una de las asistentes proponía y es la siguiente: ¿en la reconstrucción del tejido social se trata de que todos logremos ser Próspero?