Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2017: El conflicto como constitutivo de lo humano: límitesy posibiliades para la cultura y la democracia

Fecha: Marzo 27 de 2017

Línea: Filosofía

Expone: Diana Suárez e Isabel Salazar

Relator: Eduardo Cano

ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ

Para una vivencia democrática del conflicto: elegir el retorno crítico y reflexivo

Dos textos propuestos, partimos pues de vincular a Savater con Zuleta y el grupo de estudio preguntándonos ¿Qué entendimientos de conflicto hay entre nosotros? Es decir, comprendiendo las diferencias y la coexistencia de tendencias contradictorias. Por ello cabe reflexionar el cómo llegan la humanidad al encuentro conflictivo, y el por qué se lo suele tomar desde su aspecto negativo o destructivo. De ahí rastrear las indisposiciones con relación al conflicto:

Indisposiciones: 1. Partir de seguridades, autoridades incuestionables. 2. Exponerse desde ideas formadas que se tornan inamovibles. 3. Valerse de categorías que creemos saber qué son sin explicarlas. 4. Gozando con el hecho de “tener la razón”. 5. Anhelar preferir tener la razón.

Dadas estas indisposiciones, qué retos encontramos en Zuleta y en Savater; qué disposiciones nos posibilitan otro tipo de encuentro con el otro que es diferente.

Es necesario que para entrar en una disposición para el conflicto hay que comprender nuestra tendencia al dogmatismo, que es una necesidad de dominar el mundo con el sentido; mas esa necesidad tiene grietas y falla, ahí se produce la crisis, en lo personal o lo social. Tal crisis es la imposibilidad de significar y dominar. Una suerte de orfandad. Aunque hay que aclarar que no es posible vivir siempre en crisis ni se puede evitarla.

Distinción: Separemos los conceptos de lógica trascendental y lógica formal. Zuleta está en la primera que es existencial, donde puede ser una herramienta para hacer la vida.

Disposiciones: 1. Movimiento reflexivo, el volver a lo producido. Ahí está el objeto de la lógica, se manifiesta primero en el lenguaje, y puede verse en la vida cotidiana. Ser capaz de dar cuenta de la experiencia, entender lo crucial, no recontar lo anecdótico.

2. Exposición plástica, la conversación como un ejemplo, partir de lo sencillo hasta llegar a las últimas con secuencias.

3. Propuestas, la lógica no está escindida de la crítica; tener en cuenta las condiciones históricas que hace posible el retorno crítico. Todas nuestras afirmaciones tienen consecuencias.


Comentarista crítico: Gustavo Restrepo.

Resalta la exposición. Las disposiciones enunciadas no quedaron tan claras con relación al problema general.


Modera: Aura Rendón.

Centrar la posibilidad en indagar tendencia al dogmatismo, las indisposiciones y disposiciones


Plenaria

Luego de la presentación inicial se trató de darle énfasis partiendo de ¿Cuáles son los campos de la verdad? Distinguimos entre lo social y lo existencial. Por ello no todo conflicto ni toda crisis ni todo dogma se resuelven del mismo modo, de ahí que qué es lo que se está tramitando; pues homogeneizar deslegitima por ejemplo las convicciones. Es decir, el conflicto estará presente, más la entrada en él no se da siempre de manera traumática, ya es, mediante una crisis.

La lógica, y la exigencia de ella plantean cuestionar, la opinión por el contrario no requiere la plasticidad que exige la lógica y que posibilita (es contingencia) la transformación. La lógica es un ejercicio consciente, una elección, una aspiración que se funda en un acto efectivo de libertad, de exigir crítica y reflexión. Así la libertad no es una suerte de camino despejado sino el campo donde lo dogmático y lo normativo muestran un gran vacío.

Ello trae directamente la democracia y la política ya que en la expansión de ambas se hace necesaria la exigencia de tomarse en serio el problema de estar y ser con y entre todos ¿Cuáles son las condiciones sociales para que se pueda dar un campo reflexivo?

Sin embargo para no caer en un método positivista no sobre recordar que hay realidades que no son elegibles: no elegimos el conflicto ni la crisis. El pensamiento no es una elección, si bien cuando vamos a él es decisivo para hacer emerger decisiones. De otro lado, en el aprendizaje está en juego la elección de cómo se tramita el ejercicio crítico y reflexivo. La elección es un aprendizaje, una transmisión. De ahí que el conflicto hay tanto de libertad como de carga inconsciente.

Fernando Savater nos da un ejemplo del cómo posicionarse ante el conflicto que observó en la tele: mediante una apuesta ética, haciendo uso de la reflexión, tomándose en serio, como Zuleta, como Sócrates, lo que dice el otro e ir con él y su enunciado hasta sus últimas consecuencias lógicas, que es ponerlas e imaginarlas en el orden social.

Le queda al grupo la labor de seguir indagándola relación entre el individuo, la sociedad y las formas como el discurso habla mucho más de lo que parece y más aún de las formas en que entramos en contacto con él, que bien puede ser o no conflictivo.



 

                                                                                   Evento apoyado por el Ministerio de Cultura Programa Nacional de Concertación Cultural

Photo from Santiago Munoz