Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2017: El conflicto como constitutivo de lo humano: límitesy posibiliades para la cultura y la democracia

Fecha: 24 de julio del 2017
Expositor: Mateo Cossio
Moderadora: María Camila Giraldo
Comentarista Crítico: Elizabeth Giraldo
Relatora: Diana Lucía Villegas Álvarez

¿Es posible la vida en común cuando la realidad y la objetividad están en crisis?

ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ

Para esta exposición se propusieron dos textos: uno del libro de Estanislao Zuleta Lógica y Critica, la lección 12, llamada: La metafísica de Platón, y el otro de María Zambrano titulado: La vida en crisis

Mateo afirma que el problema fue una construcción entre los miembros el subgrupo de filosofía y más concretamente planteado por Isabel Salazar.

La vida en común hace parte de lo que se ha denominado el hilo conductor del año: límites y posibilidades para la democracia y la cultura. La primera tomada como horizontes de posibilidades que dan cabida a las diferencias, las cuales se pueden concretar en formas de vida, donde se le da el sentido a la vida, según Zambrano. Es en este momento donde se consolidan los proyectos de sociedad para disputar el poder, y es aquí precisamente donde se entra en conflicto. Se entiende la democracia como una forma de permanecer en un proyecto, aquel que logre estabilizar a los seres humano (en este elemento es donde entra la metafísica de Platón). A nivel personal se da cuando las creencias fallan y se entra en crisis, y con ella la realidad.

 

Interpretaciones para la expresión del año: “El conflicto como constitutivo de lo humano”. La tendencia es a rechazar toda diferencia existente, representada en el dogmatismo. Los seres humanos estamos en un constante cambio. Y esto hace parte de aquello que constituye a los seres humanos. Somos frágiles ante el reconocimiento y la construcción de nuestra identidad. Esto genera entonces tensión una fijación y renovación. En el marco de las posibilidades para la cultura y la democracia, se traducen en una permanencia en una forma de vida en un proyecto. Esto nos lleva a la metafísica de Platón como un proyecto que nos dirige a estabilizar los asuntos humanos, caracterizado por Zuleta como un elemento coactivo de lo absoluto. Se concluye entonces que la vida en común es posible a través del dialogo, a través del debate con otros. Además hacer una reconstrucción, renovar la confianza.

Comentario de la moderadora:

También está de acuerdo en el énfasis que se le hizo al texto de María Zambrano, sobre todo en la parte de “límites y posibilidades para la democracia y la cultura”, importante haber destacado este punto. Resalta la pregunta: ¿Porque tendemos a rechazar lo diferente?. Se trata el texto de Zuleta en cuanto a lo relativo y lo absoluto. Destaca el tema de la crisis, aquellas que se dan cuando fallan las creencias, lo que significa además perdernos a nosotros mismos. Le parece importante el diálogo que debe existir con los otros. Se cuestiona sobre porqué es importante ese diálogo y porqué este es mediador.

Comentario crítico:

Afirma que teniendo en cuenta que el problema de Psicoanálisis no ganó, se le hace difícil deslindarse del problema. No ve que se hubiese enfatizado mucho en el texto de Zuleta, y pues por ser un grupo de trabajo de la obra de Zuleta debe haber destacarse este texto sobre el otro. Se pudo haber contrastado la crítica de Platón desde Nietzsche. Comenta que María Zambrano construye su texto como heredera de la metafísica occidental. Se pudieron haber mezclado ambos textos. Se pregunta si la crisis tiene una relación con el conflicto. Por último termina diciendo que la exposición fue clara y además hubo un orden en las ideas.

Plenaria:

El hombre es un ser inacabado, según María Zambrano. Este siente constantemente un hambre de plenitud, de realizar su proyecto, lo que ella denomina una “Divina insatisfacción del hombre”. ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué somos seres insatisfechos? ¿Será posible que lleguemos a entendernos? ¿Hay una crisis individual, pero dónde está el otro? ¿Se llega a un estado de soledad que implica la imposibilidad de trascender. ¿Dónde quedan las ideas de los otros? ¿Reconozco que hago parte de una crisis social?

Las crisis se dan en el marco del contexto de cada cultura y sociedad. Estas además hacen parte de lo tolerable del ser humano porque cuando se pasa de allí se llega a la locura. Ante las crisis continuas sale a relucir la pregunta: Cómo resolver las inquietudes? Ahora, porqué le tememos a la crisis? Es posible desconectarse de la crisis? Es posible reprimir las crisis? Esto significa, afirmarse y dudarse al mismo tiempo? Es posible ir desde el nacimiento hasta la tumba sin crisis? Al parecer, no, pues todo ser humano entra en crisis, las cuales van siendo diferentes a medida que va creciendo, y si no entra en crisis es porque está muerto, porque ya se siente acabado, pues las crisis pueden denominarse como aquellas manifestaciones del deseo de saber. Pero, las crisis implican un cambio o son solo para reafirmar las creencias?

Es importante resaltar que existen varios tipos de crisis: Están las crisis individuales, las sociales y las del pensamiento. Ante todo, lo más recomendable es asumir las crisis y sacarle el mayor provecho. En la historia han existido varias crisis, por ejemplo, la crisis en el pensamiento, lo que ha implicado además un desarrollo de la ciencia. Teniendo en cuenta el presente, cuáles son las crisis actuales? Un ejemplo de ellas es la crisis ancestral indígena, puesto que la permanencia de su cultura está en peligro. Surge otro cuestionamiento, se puede volver a estar en crisis? Esto, al tomar en cuenta la crisis desde lo absoluto, como por ejemplo las crisis económicas. Se hace viable pensar que en la economía, hay una relación con los objetos, pero también con el medio ambiente al encontrarnos en una crisis del consumismo que nos invita a repensar la realidad. Aquí se puede hablar de crisis colectivas, aquellas que se pueden denominar momentos históricos. En el contexto colombiano, una crisis es el conflicto armado, y aunque este se solucione no soluciona las demás crisis (social, económica).

Las creencias que se imponen se convierten en un marco de referencia para leer el mundo; nos permiten tener una seguridad. Estas, junto con la esperanza y la confianza son móviles, pues dependen de cada persona y de cada cultura. Según Ortega y Gasset son un acto de fe, nuestras convicciones. Se constituyen en un estado de felicidad porque no hay dudas. Esto impide encontrarse consigo mismo, analizarse, meditar. Pero cuando llegan nuevas ideas, estas fallan. Ahora, es posible creer después de estar en crisis? Hay unos límites con respecto al conflicto humano: aquello de lo qué fue?, de lo qué es? Y de lo que será?

Cuando las creencias fallan es que se dan las crisis personales. El tema se torna mucho más complejo cuando estas crisis significan entrar en conflicto con la familia y de nuestro entorno. Puesto que las dudas que tengo no son las mismas para los demás, hay que pensar qué puedo discutir con ellos y qué no. Es aquí donde entra el respeto por las demás creencias que hacen parte de la diversidad, en un mundo democrático donde todos caben con sus ideas. Zuleta hace una crítica a Nietzsche desde la interpretación, desde la posición en que cada uno se pare. Rechazando lo absoluto para darle cabida a lo relativo, es decir, a las ideas de los otros. Es necesario preguntarse, desde que realidad se mueve cada uno?. Desde el arte se pueden unir diferentes creencias y mirar el lugar del otro.
Es en este punto donde surge la esperanza, la cual significa el fracaso de la razón, se hace una invitación entonces a habitar la esperanza, a construir un proyecto. Hay múltiples esperanzas, unas nuevas formas de pensar, y quizás lo que se debe buscar es aquella que se acomode a mi proyecto. Zambrano llama a un renacimiento como solución de la crisis. Hace énfasis en la relación con los otros teniendo en cuenta el contexto europeo de ella. Es posible una vida en común en esa relación con el otro cuando existe esa confianza entre ambos. Es necesario volver al texto de Zuleta, el “Elogio de la dificultad” que nos invita a trabajar con los otros.

Se debe hacer una crítica a Zambrano desde Zuleta. Es bueno pensar como se están leyendo los textos? Realmente es necesario destacar el texto de Zuleta? Se hace necesario entonces volver a los textos. Se concluye entonces que primero hay una crisis personal y luego colectiva