Grupo de estudio: Lectura crítica de la obra de Estanislao Zuleta
Subgrupo: Historia, economía y política

Fecha: 9 de junio de 2014

Texto: Conferencia 3 de Teorías políticas contemporáneas (Inédito)

ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ

Una rica y compleja sesión nos reunió el día lunes 09 de Junio alrededor del texto: "TEORÍAS POLÍTICAS CONTEMPORÁNEAS", TERCERA CONFERENCIA de Estanislao Zuleta. Espacio donde se plantearon problemas y líneas de trabajo para acercarnos a la comprensión del pensamiento Marxista.
Uno de estos problemas fundamentales que nos plantea uno de los expositores, Sergio Giraldo es el hecho de volver a Marx y a su concepción, para generar posibles horizontes de sentido alrededor de los análisis políticos de los procesos sociales actuales, esto nos reta en el estudio sobre obras fundamentales de Marx como es El capital.

Esta es una de las afirmaciones firmes y contundentes del expositor conduciéndonos a una serie de líneas de trabajo que se abren para acercarnos a la obra de Marx, a través de Zuleta, las cuales se mencionaran a continuación:

-La Economía es determinante, en este sentido el capital tiene sus propias leyes, sus tendencias, se le impone al sujeto ¿Qué papel político le queda a los individuos ante aquel modo de producción que tiene sus propias lógicas de gobernabilidad?

Este cuestionamiento nos pone de cara con el problema del determinismo del sujeto, que además se ejemplifica en una situación concreta para esta reflexión, y consistente en que el trabajador es cada vez más despojado de la inteligencia del trabajo. De este modo el capital se vuelve propietario del conocimiento en relación al proceso de producción, expropiando la inteligencia del trabajador. Asunto que se retoma más adelante en la discusión.

-Es indispensable el análisis de la categoría: fetichismo, en tanto se naturalizan formas de proceder, sin ningún tipo de cuestionamiento, que están como una segunda piel en los sujetos, de modo que, no se reconocen elementos que reproducen la ideología y la maquinaria del modo de producción capitalista

- El verdadero problema no es la producción, sino la reproducción del capitalismo. De ahí que la lucha sea contra los procesos que difundan su reproducción. ¿Qué reproduce el capitalismo? Es un reproductor de: fuerzas productivas, relaciones sociales de producción, clase capitalista, de clase obrera, de la ideología: formas de educación, de reglamentación, de concepción de vida.

Para lograr hacer una resistencia consciente ante ese modo de producción es menester reconocer y comprender la forma de la reproducción de sus procesos.

Hasta aquí algunas consideraciones de la primera exposición.

En la segunda exposición realizada por Aura María Rendón nos ubica un problema ya mencionado en la primera parte, pero que profundiza y toma otras aristas es la discusión, a continuación su desarrollo:

El problema es la tensión entre libertad y determinación: ¿Cuáles son las posibilidades de acción de los sujetos para la transformación de la Economía?, ¿Es posible generar alternativas al capitalismo, para que el sujeto tenga un margen de libertad para actuar en un campo como lo es el económico? Sabiendo de antemano que la Economía es determinante, como a continuación se explicita en unos pasajes de la conferencia de Estanislao Zuleta:

"La Economía es el factor determinante en última instancia, aunque cualquier otro factor –político, ideológico, religioso o de cualquier otro tipo- puede a su turno tener importancia sobre la Economía; pero en última instancia, la Economía es el factor determinante en el desarrollo histórico. Una tesis que está en todas partes en el pensamiento marxista".(p.2).

"En el capitalismo, en cierto modo, lo económico se autonomiza (es el concepto que se suele usar), se convierte en un conjunto de procesos que parecen autónomos, en los cuales se puede tratar de ver cuáles son sus tendencias, incluso sus leyes, sus formas de operación, aspectos que dan la impresión de ser – y esa es la expresión de Marx- "independientes de la voluntad humana": es decir, que operan por sí mismos." (p.3)

En este orden de ideas se podría afirmar que a la par que se autonomizan los procesos se deja de lado la voluntad humana, y la noción de trabajo se deslinda al sentido de la existencia, borrando la noción del oficio: el cual concierne al ser, y a la existencia, dándole paso a otros sentidos alternos que se van configurando: la sobrevivencia, la valoración del dinero, la sobrevivencia, la pertenencia, la valoración del trabajo por el trabajo.

Ante este panorama un tanto sombrío pero no desolador emerge una gran pregunta:

¿Cómo asumir la libertad en un contexto donde el modo de producción es el capitalismo?

Para lograr salidas a esta pregunta es necesario ubicarnos y situarnos en el contexto actual, con sus limitaciones y posibilidades, generar interrogantes que ubiquen el margen real de las posibles acciones libertarias: ¿qué el capitalismo hoy? ¿A qué capitalismo nos referimos?, ¿Quiénes son los individuos hoy? , tratando de encontrarles salida a estas preguntas, podemos historizar los sujetos, el modo de producción y desde este marco de realidad lograr reconocer las posibilidades concretas en el aquí y en el ahora y por lo tanto la pregunta que nos orienta toma otro matiz: ¿Cuáles son las posibilidades de acción del individuo de HOY, para una transformación? y con ella otros interrogantes:¿Qué sentido arrastra la transformación? , ¿A qué transformación nos dirigimos? ¿Cuál es el sentido de libertad?, interrogantes que sitúan lo que se desea transformar y los horizontes hacia los cuales dirigir la acción y rescatar las formas de resistencia, cuidándonos de no cristalizar los conceptos que nos propone Marx y cuidarnos de caer en reflexiones atemporales y ficticias que pueden ayudar a reproducir la ideología y el sistema capitalismo. Sin embargo no basta con reconocer el hoy, es preciso acudir a la historia para acercarnos a los fracasos y errores de aquellos que han intentado forjar otros caminos como es el caso de los socialismos reales. El vaivén entre análisis de la historia y el presente, son un camino para el ejercicio comprensivo del problema que nos convoca: libertad y determinación.

De ahí que requerimos con urgencia unos sujetos sociales con conciencia de su realidad actual y de su pasado, ¡gran reto! En un momento social donde se despoja del sentido del trabajo, generando un sujeto dividido entre su ser y su labor, impidiendo unas condiciones económicas, sociales y culturales que ganen terreno para una lucha, en tanto se está sumergido en unas lógicas que tienen sus propias leyes que borran los posibles sentidos de existencia y transformación.

En medio de la conversación en la plenaria emerge una pregunta crucial para situar la un nuevo problema que se asoma inevitablemente: la conciencia del sujeto: Qué diferencia hay entre naturalización, autonomización y conciencia? ¿la conciencia implica tomar distancia o ejercer una crítica? ¿Describir lo que sucede o actuar sobre lo que sucede? ¿Contra quién se actúa y se lucha?

Una de las luchas, se puede hacer desde la cultura, nos propone una participante del seminario, es una posibilidad de resistir a las lógicas del mercado. La cultura como un espacio digno en contraposición del consumo cultural, posibilitando otros procesos productivos, otros circuitos de consumo, otras dinámicas de intercambio social y económico. En contraposición de una lógica donde todo se vuelve mercancía y está al servicio del capital: como es la escuela, la cultura, la empresa, entre otros. El mismo modo de producción inserta al sujeto en un circuito de producción, colonizando su subjetividad, borrando su autonomía derivando en una ignorancia frente a lo que consume y las consecuencias del mismo, de allí la importancia de descifrar el circuito de la mercancía.

Muchos retos y preguntas nos deja el texto, que si bien plantea hondos problemas también anima a la esperanza, motiva a la acción, a construir posibles futuros y proyectos, es una provocación a hacer partícipes de esto que se hace, relacionando los medios y los fines, el trabajo a la vida cotidiana, para ir conquistado una conciencia "comprensiva" pero que además de paso a la acción, en caso de no ser así, ¿qué sentido tendría leer a Zuleta? Él es quien nos ayuda en este texto a abordar categorías complejas que están presentes en el capital, posibilitando descomponer los conceptos y los fenómenos para abrir ámbitos comprensivos, sin moralismos, sin resentimientos, más bien con una actitud crítica, que no se cimienta solo en la mera ilustración, sino en el conocimiento al servicio de propósitos e intenciones, una herramienta para la vida.

Verónica Arboleda

Responsable de la memoria.

 

Sesión del 05 de marzo de 2013

Cuento leído y analizado: “El pintor de margaritas”, del escritor colombiano Eduardo Cano.

 

                                                                                   Evento apoyado por el Ministerio de Cultura Programa Nacional de Concertación Cultural

Photo from Santiago Munoz