Grupo de estudio: Lectura crítica de la obra de Estanislao Zuleta
Subgrupo: Historia, economía y política

Fecha: 6 de mayo de 2013

Libro: Ensayos sobre Marx

ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ

Como sesión de apertura del Seminario en el año 2013, teniendo en cuenta que los subgrupos no habían escogido tema de discusión para el grupo ampliado, Isabel Salazar, integrante del subgrupo "Historia Economía y Política", ofreció presentar la lectura del texto completo "Ensayos sobre Marx".

Exposición inicial:

Dijo la expositora que iba a tratar de ligar la presentación a las charlas que se están presentando en CorpoZuleta dentro del ciclo "Elogio Critico de Marx".

El objetivo es una "exposición problematizada": un problema que se considera central al leer este libro "Ensayos sobre Marx". Muy sucintamente el problema está referido al esfuerzo que realiza Zuleta de situarse ante el conocimiento, pero también ante el presente y que resuena con elementos de la obra de Marx que Zuleta resalta: toma a Marx como un referente de ese ejercicio de situarse. Se trata de acceder a una explicación que siempre convoca a la acción del mismo Zuleta. Zuleta lee a Marx buscando cómo Marx va generando las explicaciones; no simplemente contando cuáles fueron esas explicaciones, siempre a través de muchos ejemplos.

En los "Comentarios a la Introducción general a la crítica de la Economía Política" es donde mejor se evidencia cómo Zuleta trata de rastrear la forma de construir explicación por parte de Marx. Esto no quiere decir que no esté presente en lo demás ensayos del libro. Cuando Zuleta nos dice que en Nietzsche, Freud y Marx hay una forma similar de abordar el pensamiento, no se trata de una afirmación casual o circunstancial, tampoco es por azar que hace referencia a estos pensadores.

Igualmente, en el texto "Tribulación y felicidad del pensamiento", Zuleta vuelve a escoger esta misma forma de explicación; pero ya con el problema del pensamiento. En ese caso, la intersección que hace con Nietzsche es en el problema de "Cómo valoramos".

Una regla fundamental es que Zuleta recoge la petición de Marx de no tomar la realidad como si estuviese justificada de antemano por una naturaleza, o por un principio de origen. En suma, a no tomar la realidad como lo que es y justificarla porque así ha sido siempre. Petición encontrada en los "Comentarios a la Introducción...." cuando menciona toda esa suma de saberes de la economía de su época y anteriores que justifican un momento del modo de producción capitalista. Pero además, Zuleta muestra las dificultades para abandonar o no caer en ese tipo de conocimiento justificatorio; dificultad que es la dificultad que tienen los seres humanos para acceder al pensamiento: "la equivocación responde a la manera como nos relacionamos con el pensamiento".

¿Cómo abordar esa economía política que había abordado el devenir social como resultado de la evolución natural? Para esta economía, el procedimiento era enumerar una lista de elementos componentes de la proceso de producción e ir buscando hacia atrás en la historia de cada elemento (hacer una genealogía), hasta encontrar un origen a partir del cual cada elemento comenzó a caminar en un trayecto lineal hasta llegar al momento actual. Al encontrar el origen, el método conduce a justificar y explicar cómo natural la existencia y presencia actual de cada elemento independiente estudiado. Es esto es lo que se denominaría mito o proyección al origen. Además se elude la necesaria articulación de todos los elementos.

A diferencia, la explicación de Marx para el modo de producción parte de explicar la articulación de todos los elementos como un todo. Sin que se trate de un "principio de exhaustividad", como el deber de abordar hasta el último detalle, que no quede nada por saber; no. Esta es una nueva advertencia. No se trata de esa exhaustividad; se trata de encontrar la articulación, la interdependencia y no el análisis exhaustivo de sus elementos aislados.

Siempre que se enfrenta la pregunta por la explicación de un objeto, el presente, lo emergente, eso que llamamos el objeto que estamos persiguiendo en el campo del conocimiento o del saber, ¿cómo abordarlo? Zuleta vuelve a destacar un doble movimiento de Marx. Se trata de abordar un objeto que está articulado a ese todo; no suponer que está aislado. Por ejemplo, cada vez que se toma al propietario y objetivizarlo, al volverlo objeto de leyes, de conocimiento, de acción, entonces se le desliga de las relaciones sociales que lo hacen posible. Por eso Zuleta hace una conjunción con Marx y el individualismo, mostrando que cada vez que se pierde de vista las relaciones sociales que lo hacen posible, se despotencia el propio accionar del sujeto sobre el objeto.

Entonces, el primer gesto es articular, entender que hay relaciones sociales que hacen posible los objetos. Que el acto de objetivizar no borra al individuo: Marx siempre tubo presente que en el acto de objetivizar, en el conocimiento, en la acción, no se despotenciaran a los sujetos o a los individuos.

El segundo gesto es no creer que ese presente está dado de manera natural y, por lo tanto, entender que esas relaciones son históricas; que ese presente hace parte de una historia. Y ahí aparece la pregunta de cómo es la relación con lo histórico. Entonces, los términos usados por Zuleta en otros contextos como: sincronía diacronía, vuelven a aparecer en este texto como dos gestos de la explicación que se vuelven principios.

Que este presente tenga densidad histórica, permite que nuestras explicaciones no sean coyunturales; que no se queden en la superficie de lo que hoy vemos, y que ese más atrás pueda aportarnos al entendimiento del presente. Por ejemplo, los Diálogos de Paz 2013: ¿Qué significa pensar que eso tiene una densidad histórica, en términos de qué posibilidades se le pide a esos diálogos, cómo se lee esa coyuntura? Cuando no se ve la densidad histórica, es como si el acontecimiento se viniera como solución mágica: "en 2013 rompemos con la historia".

También tiene otro movimiento y es hacia el futuro. Y es que posiblemente no todo lo que está en el presente tenga un futuro, y eso hay que saberlo leer: qué seamos históricos quiere decir no sólo que hemos cambiado, sino igualmente que podemos cambiar.

Por ejemplo, Cuando se está en una actitud genealógica frente a la técnica puede pensarse que habría una estrecha relación entre lo que era un coche de caballos del siglo XIX y los automóviles en el presente y concluir que es la necesidad de movilización lo que une ambos elementos. Pero el automóvil tiene unas relaciones con un proceso de producción, con unas formas energéticas, con un conjunto tecnológico y esos desarrollos son completamente desligados de lo que sucede con un carruaje de caballos. A diferencia, la genealogía nos diría: el elemento central y vinculante es la movilización.

Mientras que el doble movimiento sincrónico y diacrónico, en el caso de Marx, diría: entienda ese modo de producción, entienda ese paso tecnológico en el caso de la historia de la técnica y pregúntese cuáles son los conjuntos y articulaciones que hacen posible el significado de un automóvil hoy; entendiendo que eso que lo hace posible tiene una densidad histórica, que no necesariamente tenga algo que ver con el carruaje de caballos del siglo XIX. Primero es necesario entender cómo está articulado a ese modo de producción o a ese sistema que está analizando.

Eso era lo que parecía más importante. Se puede retomar cuando Zuleta habla del pensamiento. Ahí la analogía sería pensamiento-modo de producción que aquí se nombraba con la "voluntad de poder", en el texto "Sobre la lectura", como "ideología dominante". Y es que esas cosas se instauran por el descoyundamiento de unas relaciones preexistentes. Como si en la historia del sujeto solo fuera posible pensar cuando se reordenan cosas que estaban articuladas y que traían su historia.

No quiere decir que todos los elementos desparezcan, y no quiere decir que todos los elementos permanezcan; lo que quiere decir es que hay una transformación de la articulación de los elementos, para dar un nuevo sentido. Eso en el pensamiento, en ese ensayo nombrado antes "Tribulación y felicidad del pensamiento" Zuleta habla de ese descoyundamiento. En "Sobre la lectura" nos hablaba de "Ideologia dominante" y en el texto comentado vuelve y lo retoma como "voluntad de dominio", en tratar de entender que ese dominio viene del sentido que dan esas articulaciones en ese modo de producción o en ese sistema de valoración (cuando pone el ejemplo de Nietzsche) y cómo entonces ahí adquieren un funcionamiento particular que quizás no tenían en el pasado. Por ejemplo, habla de la mercancía, como hacían los tratadistas de la economía política: vamos a analizar cómo era la mercancía desde la prehistoria hasta el presente y con eso vamos a tener claro lo que es en el presente. Tratar de entender cómo ese modo de producción capitalista le dió un significado particular a ese elemento mercancía a través de las relaciones que ahí se instauran.

- . - . - . -

La siguiente es una agrupación temática de las intervenciones de los asistentes:

Lo estructural del objeto de análisis

La presentación hace pensar en algo muy neurálgico y es el problema de la estructura. Después de ofrecernos esos elementos de la mirada como totalidad, como contexto y como historicidad y se introduce al final el tema de la transformación; ahí hay un problema que es esencial de Zuleta, esencial de Marx y esencial para la Corporación. Cuando uno piensa en términos de estructura, los elementos que conforman esa totalidad se interrelacionan y le dan una forma a esa totalidad. Por ejemplo, los elementos que están configurando un modo de producción particular se interrelacionan y le dan forma a ese modo de producción. Si esos elementos se están explorando como elementos que pueden tener historicidad; entonces la reconfiguración de esos elementos o de esas relaciones podrían modificar la estructura que están conformando. Ahí se configura una doble relación: desde la totalidad que determina las partes y las partes que determinan esa totalidad. Entonces aquí se introduce un elemento que es muy político y es cuándo es que se producen esas transformaciones para que esa estructura logre reconfigurarse y poder hablar de un modo de producción distinto. (Sandra J.)

Por tanto, cuando decimos que el capitalismo es muy innovador, estamos hablando de transformaciones que no alcanzan a transformar esa estructura. Esto se puede ligar con el seminario que traemos de Marx y con lo que Zuleta viene diciendo y es darle al pensamiento de Marx la característica de un pensamiento muy revolucionario, que se pregunta es por el cambio estructural que podría darse, y que su mirada historizadora muestra que efectivamente se han dado. (Sandra J.)

Es importante insistir en el concepto de estructura, que puede ser un elemento que ayude mucho a entender el modelo de producción capitalista, en el sentido en que una estructura no es la suma de los elementos, sino la puesta en operación de esos elementos y las relaciones entre ellos. Que, por ejemplo, el Capitalismo no es la suma del concepto mercancía, más el concepto plusvalía, más el concepto dinero, etc.; sino cómo se tejen relaciones entre todos esos elementos para formar algo muy orgánico que es la estructura capitalista. Eso debe permitir esclarecer hacia dónde es que hay que apuntar para poder lograr quebrarle la columna vertebral a este sistema (como lo dice Carlos Mario). Entender la estructura como algo orgánico ayuda a entender también cuáles son las revoluciones falsas. Por ejemplo, cómo analizar las experiencias de trueque que se exponen, a veces, como una forma de romper el sistema capitalista. (Vincent R.)

Otro tema derivado de entender el tema de la estructura es no caer en la paranoia de que en la vida personal es necesario evitar cada una de las acciones que se despliegan tratando de hacerle el quite a cada elemento del sistema, lo cual conduciría casi a un ermitaño. (Vincent R.)

Hay otra implicación de importancia política. Si se tiene en cuenta el momento en que se elaboró el texto de "Los comentarios a la Introducción..." y el texto de Arrubla sobre el "Estudio del subdesarrollo Colombiano", época de efervescencia revolucionaria en la que se defendía el cambio revolucionario de la sociedad a partir de una toma del poder desde donde se transformaría la sociedad. Entonces preguntar si no se puede pensar en un modelo al contrario; es decir, a partir de lograr cambios radicales en los elementos que componen esa estructura que es el modo de producción capitalista y lograr sostener esos cambios, se podría llegar a transformar la estructura social como un todo. Si esos elementos como lo social, lo ideológico, las luchas feministas, sindicales, etc. fueran logrando cambios sostenibles en el tiempo. (Sandra J.)

En suma, es que ese análisis permite definir a qué apuntarle verdaderamente si lo que se quiere es transformar es el modo de producción capitalista. (Vincent R.)

Resaltar cómo en su historia, la corporación se ha comportado como lo exige Zuleta; en el sentido de ver todo lo que está relacionado con un objeto de trabajo sin aislarlo. En la presentación hay una serie de advertencias sobre cómo ubicarnos y pensar ese objeto: la necesidad de buscar al mismo tiempo toda lo que se relaciona con el objeto de estudio. (Diana S.)

Necesidad y peligro de los análisis históricos

De la lectura de los textos es interesante resaltar la forma de aproximación que hace Zuleta al texto de Marx mostrando que para Marx el punto de partida es que el modo de producción capitalista no ha existido siempre. Parece complejo y con cierta dificultad de entender lo que Zuleta hace y es mostrar cómo es que Marx llega a esa crítica de la forma como en esa época se intentaba explicar el capitalismo, que consistía en tomar cada elemento por separado, como abstrayéndolo. Así, por ejemplo, toman la propiedad como si su existencia fuera una ley y no dependiera de otros elementos presentes en la sociedad. (Aura)

Es necesario poner el objeto de estudio en la línea del tiempo para ver cómo se ha modificado, para evitar ver como natural lo que se estudia. Pero teniendo en cuenta que no se caiga en el peligro de buscar el origen para caer en un mito de proyección al origen que termina por justificar el objeto de estudio. (Diana S.)

Sobre el método de análisis de Zuleta y de Marx y la crítica de la ideología

Es necesario resaltar que en estos textos sobre Marx se ve la misma metodología que se le ha visto a Zuleta en su manera de aproximarse a otros a textos en otros campos del saber sea de literatura, de conocimiento, etc. (Beatriz F.)

Aunque es difícil, es muy interesante la forma en que Zuleta se aproxima a la forma en que Marx hace la crítica. Mostrando además que la crítica de Marx está lejos de ser una crítica moralizante del capitalismo y la burguesía; sino que lo que intenta es comprender el porqué de esas relaciones. En ese sentido, se puede ver esa crítica como liberadora de esa carga moralizante con que se mira el capitalismo tanto del lado de los explotados como de los explotadores. Otro tema importante es cómo Zuleta presenta la forma como Marx hace la critica a la ideología que entrega sus elementos como naturales y por tanto al sistema igualmente como dado y natural. (Aura)

Zuleta inscribe la lectura que hace de Marx dentro de eso que Foucault llamaba los "Maestros de la sospecha", que nos expone en la lectura de la "Genealogía de la moral" y que habría que decirlo dentro de la lectura del psicoanálisis y que está en estos textos. Incluso se usan categorías como la fetichización de la mercancía que estando presente en la tradición marxista, Zuleta enriquece con su lectura de Freud. (Alejandro L.)

De otro lado, en conexión con lo de la estructura nos da una forma de ir comprendiendo el pensamiento global o panorámico de Zuleta de la forma como trabaja la literatura, como se acerca a la filosofía; me parece que un buen cruce es ese que hace con los "maestros de la sospecha", Marx Freud y Nietzsche, y que de alguna forma lo que hacen es develarnos hasta dónde aquello que se naturaliza es cruzado por unas relaciones de fuerzas y de poder. Otra vez, ese asunto de la ideología dominante cobra mucho sentido, por ejemplo, en preguntar si la mercancía es lo que aparece como tal, si los valores son un asunto del orden natural y las acciones en la vida cotidiana están regidos puramente por la conciencia; sino que lo que se sospecha es que siempre hay algo detrás. (Alejandro L.)

Por otra parte, a la hora de hacer la aproximación panorámica a la obra de Zuleta, se puede pensar que lo que se hace en Corpozuleta es una aproximación panorámica y critica. (Alejandro L.). La importancia de entender cómo se sitúa Zuleta ante Marx es que se convierte en un referente para nosotros saber cómo situarnos. (Diana S.)

Otra observación sobre la forma como aborda Estanislao el análisis en todos los textos del libro, de igual manera que lo hace en otros textos, y es aproximarse en una forma muy crítica y entender que la teoría de Marx es un desarrollo y que se pueden encontrar contradicciones o inexactitudes y errores en las proposiciones de Marx que Zuleta señala. Por ejemplo, el determinismo en que caía Marx al creer que necesariamente los hombres terminarían por destruir el capitalismo; enmarcado esto en una concepción histórica lineal. Igualmente, Zuleta cita las interpretaciones erróneas o no que han hecho otros autores sobre los textos de Marx. Aunque no debería descartarse un error o inexactitud por parte de Zuleta al criticar estos otros autores; lo cual exigiría otras profundizaciones. (Beatriz F.)

Vigencia del análisis

En cuanto al problema sobre el momento en que fueron escritos los textos y cómo hacer la lectura de estos textos con perspectiva histórica, se cuenta con dos elementos, un par de preguntas: la vigencia y la pertinencia. La vigencia en el momento en que fueron escritos: es difícil, porque habría que entender todos los discursos que estaban circulando en la época. Es decir qué tanta vigencia y pertinencia tenía lo que decía Zuleta en ese momento en que lo dijo. Pero además, qué actualidad tiene ahora; muchas cosas pueden haber sido revaluadas y es bueno analizar esa vigencia y pertinencia hoy. (Alejandro L.)

 

 

Sesión del 05 de marzo de 2013

Cuento leído y analizado: “El pintor de margaritas”, del escritor colombiano Eduardo Cano.

 

                                                                                   Evento apoyado por el Ministerio de Cultura Programa Nacional de Concertación Cultural

Photo from Santiago Munoz