Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2018: sujeto, conocimiento y cultura: procesos en movimiento

El análisis crítico, un primer paso para la transformación de la realidad

Fecha: 13 de agosto del 2018.

Expositora: Aura Rendón

Moderadora: Lucero Soto.

Comentarista Crítico: Vanessa Ojeda.

Relatora: Elizabeth Giraldo.

ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ

En esta ocasión la presentación del problema estuvo a cargo del grupo de Historia, economía y política, quienes nos propusieron pensar y conversar a partir del problema “El análisis crítico, un primer paso para la transformación de la realidad” un oportuno tema en tanto nuestra pregunta por el proceso del conocimiento necesariamente debe pasar por la pregunta por la crítica, al ser esta un enunciado a priori que sostenemos como grupo de estudio, así que su reflexión y debate es más que pertinente en el contexto de nuestro esfuerzo de aprendizaje.

La presentación del problema fue dividida en dos partes, una centrada en la definición y entendimiento sobre aquello que llamamos realidad y la otra sobre el análisis crítico. La idea o noción de realidad se asoció en esta ocasión al conjunto de imágenes e ideas que sobre el mundo nos hacemos y que además asumimos como naturales, poniendo en un primer plano para el debate el lugar de la opinión y las concepciones de mundo, que también podríamos nombrar como prejuicios en nuestra construcción de relaciones y vínculos con el mundo y lo externo, el énfasis en la naturalización es bien interesante pues allí reposa uno de los elementos más conflictivos en la posibilidad de una transformación; pensamos que el mundo es las ideas que tenemos, que la realidad está constituida por nuestro universo valórico, y más aún, lo que es diferente a mí, como persona individual o como grupo social, es equivocado e imperfecto en relación a una realidad idealizada. Sí, asumir la relatividad histórica y cultural de nuestras posturas y opiniones ante las cosas es de los ejercicios más complejos que existen.

Es acá donde se hace importante pensar el papel de la crítica o el análisis crítico, que para comenzar lo podemos definir como un salto de lo que se asume como dado a una búsqueda de explicación de lo que sucede y los fenómenos que están ante nuestro ojos, haciendo entonces una diferencia entre lo que podemos explicar y aquello que asumimos como dado, uno y otro constituyen nuestra visión del mundo. Inquietos por la pregunta por el conocer, se plantea entonces cómo dar ese salto, ese viraje subjetivo y existencial en el que el ser deja de acudir a lo ya sabido para lanzarse a la aventura de lo desconocido, y fue la pregunta la que se presentó como aquel móvil, aquel vehículo de la inconformidad, y como vehículo funge tanto como detonador como de resultado, entendida como un cuestionamiento ante la realidad, una desnaturalización de aquello que nos rodea.

En esta reflexión sobre el análisis crítico fue importante hablar de la construcción de conceptos, asumidos como abstracciones que hacemos sobre la realidad desde nuestra vivencia del mundo atravesada por el lenguaje, son estos conceptos canales que nos conectan con el mundo, así que sus formas y contenidos son bastante importantes pues nuestra relación con la realidad mucho depende de ellos, de hecho la posibilidad de crítica parte en gran medida de la revisión y reflexión sobre los conceptos que de las cosas tenemos. A tal punto de la exposición fue importante hablar de Karl Marx como un referente en ese ejercicio de revisión de los conceptos, pues él nos muestra un entramado de trabajos posibles como es el producir nuevas acepciones sobre un mismo término, la reconstrucción permanente de los conceptos o el establecimiento de puntos de diferencia. Son los conceptos los frutos de las preguntas que le hacemos a la realidad, las maneras de condensar nuestro propio pensamiento de las cosas.

Tenemos entonces preguntas y conceptos como elementos constitutivos de los procesos de análisis crítico, un tercer elemento, que también podríamos llamar como el medio en el que acontecen los fenómenos que acabamos de comentar, es el conocimiento, ese que es punto de partida y de llegada en los ejercicios de crítica y cuestionamiento sobre el mundo. Un conocimiento entendido como proceso que termina por incidir en la realidad en tanto configura visiones de mundo y las relaciones que entablamos con él. En esto se justifica que toda crítica requiera del acto de conocer pues nos permite realizar la comparación de nociones y yendo más allá trazar una ruta de estudio y de trabajo en principio caracterizada por el rigor.

Luego de que se realiza la problematización, se da lugar a una conversación bastante nutrida basada en las relaciones ideología-conocimiento-objeto de estudios, estos fueron tres temas entrelazados sobre los que gravitó el debate, en el que se cuestionó cuáles son los límites entre ideología y conocimiento científico, asumiendo la primera como ese estado de naturalización de nuestras visiones de mundo y el segundo como la búsqueda vía las explicaciones de nuevas concepciones y entendimientos, se sostiene la precaución en decir que es imposible sustraernos plenamente a la influencia de la ideologías, más sin embargo el trabajo del conocimiento nos permite un continuo trabajo crítico a través de la discusión y la potencia explicativa de los conceptos. La compleja relación entre conocimiento científico e ideología también se expuso al señalar la posibilidad de un trabajo de lo científico al servicio de algunas ideologías o sistema económicos, llevándonos a preguntarnos si el énfasis o el asunto problemático está en el conocimiento o en cómo se aplica, o si por el contrario algunos conocimientos traen inyectados los problemas que generan, el conocimiento aplicado al desarrollo armamentístico es un ejemplo, extremo, de esto que se enunció.

La sesión nos dejó severas preguntas como la de la designación misma de conocimiento, qué define lo científico, cómo definimos las fronteras entre ideología y conocimiento, cómo se vinculan estas definiciones con las formas culturales, unas rutas que bien pueden dar lugar a más y nuevos encuentros y debates. Lo que sí dejamos como una conclusión clave es el papel de la crítica y la pregunta en este proceso de transformación de visiones de mundo, que es en mucho nuestra principal labor como agentes de la cultura y como sujetos en movimiento.

Elizabeth Giraldo - Integrante de la Línea de Psicoanálisis y teoría del sujeto

 

                                                                                   Evento apoyado por el Ministerio de Cultura Programa Nacional de Concertación Cultural

logo color 01