Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2016: Cultura y democracia: Ideas para (re)construir tejido social

Fecha: 25 de abril de 2016

Ideología y Cultura

Texto de referencia: Idealización en la vida personal y colectiva

Plenaria a cargo de: Psicoanálisis y teoría del sujeto

Modera: Daniela Cardona

Relata: Estefanía Salazar

Exponen:

Línea de psicoanálisis: Gustavo Restrepo
Línea de Arte y literatura: Laura Giraldo
Línea de Filosofía: Lorena Aguirre
Línea de Historia, Economía y Política: Aura María Rendón

ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ

Se da comienzo a la sesión dando la bienvenida a los nuevos integrantes del grupo de estudio y con una corta presentación del resto de integrantes. Luego de esto la moderadora presenta a los representantes de cada línea y de esta forma se da comienzo a la exposición de cada uno. Teniendo en cuenta que la sesión estaba a cargo de la línea de psicoanálisis, Gustavo es quien abre la plenaria, su exposición se sustenta en dos conceptos centrales: la idealización y la identificación. Define la idealización como un proceso que es inevitable, que tiene una gradualidad, que suele desembocar en el desengaño, además de jugar un papel centrar en el amor, el pensamiento y la acción. Por esta razón estamos atravesados por las idealizaciones, hace parte de lo humano. Por otro lado, Gustavo señala la importancia del pensamiento, ya que este puede incidir en las idealizaciones para cuestionarlas y actuar sin fanatismos, ya que la idealización que no es pensada suele tender hacia el dogmatismo. Luego de estas ideas, pasa a relacionar la idealización con las identificaciones, exponiendo los pasos por lo que pasa la identificación: 1) Reconocer un rasgo en otro, 2) Asumir ese rasgo como propio, 3) Establecer lazo social con ese rasgo, 4) Actuar a partir de él. La moderadora realiza una interpelación lanzando una pregunta: ¿Cómo se vincula la identificación con la idealización? El ponente comenta que el funcionamiento es similar, pues los puntos anteriormente mencionados pueden pensarse también en la idealización, toma como ejemplo el tema del cuerpo, se comienza con una identificación con el cuerpo ideal que se ofrece en los medios y luego se idealizan esos rasgos de cuerpo y se actúa en pos de tenerlos. Gustavo finaliza resaltando la necesidad de construir espacios en los que no se fomente la idealización de manera dogmática y que mejor se puedan hacer acuerdos. Queda a raíz de la presentación una pregunta: ¿Cómo construir tejido social, teniendo en cuenta los mecanismos de la idealización y la identificación para evitar los fenómenos de masa que van detrás de dogmas sin ser atravesados por el pensamiento?

Ahora, se da paso a Lorena, cuya exposición gira en torno a los conceptos de idealización e ideología. La idealización entendida como construcción de identidad propia y la ideología como algo que encarnamos sin saber que lo encarnamos, que nos ofrece un horizonte, que hablamos y actuamos. La idealización tiende a la construcción de verdades absolutas y generalmente está dominada por la fe, por esta razón dificulta el pensamiento, de aquí que sea importante el sentido de vivir democráticamente como un espacio para reconocer las diferentes verdades que constituyen las diferentes identidades y que permita un trabajo más consciente para reconocer la ideología que encarnamos y no cegarnos a partir de ella. La pregunta que queda de la exposición es: ¿Qué tipo de prácticas permitirían este ejercicio? Al final de la exposición surge una interpelación que pregunta al grupo si se tuvo en cuenta que la identidad es un proceso objetivo y la idealización un proceso subjetivo. En vista de que este punto necesita ser ampliado queda pendiente para abordarse en la discusión.

Finalizada la exposición de Lorena, continúa Aura, quien resalta la dificultad de darle lugar al pensamiento frente al tema de la idealización, sin embargo el pensamiento es necesario para construir democracia. Y es difícil porque este implica ir contra sí mismo y de la ausencia de pensamiento surge la tendencia a idealizar. A raíz de estas ideas surgen el cuestionamiento sobre: ¿Cuáles son los objetos con los que uno se relaciona que dan lugar a la idealización? Por otro lado, Aura comenta como la idealización puede ser gradual, aunque también está condicionada por la polarización amor-odio en relación con el objeto. La existencia de la idealización da lugar a la posibilidad del desengaño, pero también es importante pensar cómo poner a conversar esas idealizaciones sin caer en el dogma. Esto puede tener su lugar en la democracia, en tanto puede concebirse como un lugar para la pluralidad, para la diferencia, en el cuál hay una escucha entre los sujetos a pesar de estar atravesados por la idealización, surge entonces la pregunta: ¿Cómo una sociedad puede construir unas prácticas culturales para que los sujetos tengan una apertura hacia aquello diferente, a lo que consideran la verdad? La ponente finaliza su presentación con la idea de que si bien la educación podría ser una respuesta no es una garantía pues también puede ser una herramienta de adoctrinamiento en la que se geste la idealización sin estar atravesada por el pensamiento. Queda la pregunta sobre ¿Cómo se asume el desengaño?

Laura comienza su exposición explicitando dos dificultades, la primera al pensar la idealización en relación al arte y la segunda la dificultad que para la línea de Arte y Literatura representó el texto. Sin embargo, se lograron dilucidar algunas ideas que se pudieron relatar a lo largo de la exposición: 1) El arte en relación con la idealización a partir del enunciado de vivir artísticamente, teniendo en cuenta que la idealización es algo propio de la vida misma. En este sentido la línea se pregunta sobre ¿Qué idealizamos en el arte? Se pueden idealizar novelas, una canción, una obra de arte, un autor, y ¿estas idealizaciones permiten la construcción de la existencia a partir del arte? 2) El arte puede llegar a convertirse en religión en tanto se tienda al dogma viendo en el arte una única verdad. Por otro lado surge el cuestionamiento sobre ¿Qué se idealiza en lo religioso? Si bien no hay una idea clara sobre si el arte religioso puede considerarse como arte, es claro que este tiende a la ideología, en tanto lo religioso funciona como un dispositivo de control, de grandeza, poder. Toma el ejemplo de las catedrales, cuya apariencia refleja grandeza, riqueza etc. La religión tiende a idealizar las imágenes sustentadas en ideas como “ganarse el cielo”. 3) El arte como dispositivo ideológico en la medida en que acogemos o censuramos una obra a nivel social, a raíz de lo anterior emerge nuevamente la pregunta sobre ¿Qué es arte y que no es arte? Laura, finaliza su exposición presentando la idealización como necesaria para el hombre en tanto puede juntarse con otro, sin embargo la desidealización tiene un papel importante en tanto permite la apertura y el cuestionamiento de las propias afirmaciones.

Plenaria

La moderadora entonces toma la palabra para retomar algunos asuntos, comenta en primer lugar, como a pesar de que haya una temática central, son muchas las dimensiones que se abarcan en la sesión, sin embargo, trata de recoger algunos asuntos esenciales de cada línea y trata de articularlos entre sí. Retoma ideas como que la Idealización es un proceso que ocurre tanto en el ámbito individual como colectivo, sucede en tanto somos parte de la cultura y permite crear cultura pero también la impide al mismo tiempo. Por otro lado comenta que la idealización es un proceso personal que tiene relación con la construcción de la identidad, de aquí que surjan algunas preguntas: ¿Qué ocurre en la identidad del ser para que ocurra la idealización? ¿Cómo desarraigar esas idealizaciones que no permiten la construcción de una sociedad con menos prejuicios? También se menciona la identificación como un mecanismo que permite leer en otros algo que es acorde con el ser y que de esta forma se hace propio, en relación además con la imagen, que cumple un papel importante en el proceso de idealización. En este sentido también se da el cuestionamiento sobre ¿Cómo hacer para que la imagen esté en relación con el pensamiento?
Para finalizar el comentario la moderadora crea una pregunta que articula las líneas: ¿Qué hacer con el mecanismo de la idealización desde el encuentro con el otro, desde la formación, para aportar a la democracia, reconociendo sus dificultades y potencias?

Ideas y preguntas de los participantes:
Tramitar la democracia a partir de lo imposible, vérselas con eso a partir de la invención.
El Proceso de idealización es un proceso inconsciente.
¿Cómo llevar los conceptos psicoanalíticos a lo cotidiano?
¿Qué otras opciones pueden pensarse para habitar una relación democrática con el otro, más allá de las limitaciones mencionadas?
Con la idealización de algo se tiende a resaltar la malignidad de lo que se le contrapone, de modo que el dogma ratifica la supuesta malignidad de su contrario. ¿Cómo democratizar una sociedad donde hay tanta diversidad, para reconocer la bondad del diferente y no la supuesta malignidad del diferente?
¿Cuál es el límite de las idealizaciones?
¿Cómo comprender la historia de ese sujeto que idealiza?
¿Cómo entendemos una vida democrática de acuerdo a la temática planteada por Zuleta?
¿Existen ideologías de corte democrático?
¿Puede pensarse la democracia misma como una ideología?

4221