Café Arte 2019: Placeres cotidianos de la confianza

Portada

En el Café Arte manteniendo su rol de espacio para la reflexión y el desentrañamiento de las ideas y su puesta en la vida cotidiana, queremos este año asumir esa diferencia que marca para la vida, para sí y las relaciones intersubjetivas, el confiar, con lo que hemos llamado Placeres cotidianos de la confianza. Si nos damos cuenta muchas de las veces que hablamos de la confianza la presentamos como un deber, un valor o algo muy abstracto, un asunto formal del que esperamos algo y que a su vez se espera de nosotros, esto es por supuesto una parte primordial a la hora de hablar de confianza, sin embargo, también podemos mostrar esas otras expresiones que también le son propias y que están del lado del placer, el goce y el deseo realizado de poder hacer y contar con otros; la construcción y el esfuerzo colectivos traen pequeñas satisfacciones y alegrías que confeccionan nuestros días y median nuestras relaciones más inmediatas, incluso con desconocidos. Hablar de los placeres cotidianos ha ido de la mano de pensar en los ámbitos en que se dan, como la calle, lugar de contradicciones, de puesta en escena de prejuicios y estereotipos, también de vivencia del intercambio, la comunicación y el encuentro, y de manera muy particular con aquellos que hemos nombrado Trabajadores de calle, hoy vilipendiados por códigos policivos o vistos tradicionalmente con mucha desconfianza por ciertos ojos. Por otro lado tenemos lo que hemos nombrado las Guaridas de la confianza, lugar en los que se conspira para que ella exista. Ambas espacialidades, la calle y la guarida nos permitirán indagar más sobre esos placeres cotidianos y darnos evidencias de esa manera particular de vivir desde la confianza, que también son vías de reencantamiento con ella.

Con estas ideas queremos tener como elemento de ambientación la calle, el espacio público, a través de gestos como los carteles de venta de minuto celular, las carretas, los afiches publicitarios. Esta idea de calle contrastará con las guaridas, espacios que invitan más a lo íntimo y privado, casi a lo doméstico, y donde por supuesto también cobra lugar la confianza, todas unidas por la palabra y la reflexión que distintos textos nos darán.

Confianzas narradas, los jóvenes de corpozuleta escriben:

Crónica 1 01     Crónica 2 01

crónica 3 01     crónica 4 01

Crónica 5 01     crónica 6 01