banner manoel de oliveira

Cine en conversación

Coordina: Gustavo Restrepo

Día: Viernes. Hora: 6:15 p.m.

Periodicidad: Quincenal

Lugar: Sede CorpoZuleta. Calle 46 N° 70A-60

Entrada libre

Próximo ciclo:

Manoel de Oliveira: la lucidez y la duda del lusitano

Julio 7: Aniki Bóbó (1942)

Agosto 4: El Valle de Abraham (1993)

Agosto 18: Viaje al principio del mundo (1997) 

Septiembre 1: Vuelvo a casa (2001)

 

Ciclos anteriores

Cien años de la revolución rusa

¿Y quién no le debe a Kurosawa? II

TITULO: XXY

DIRECTOR: LUCÍA PUENZO

GUION: LUCÍA PUENZO Y SERGIO BIZZIO

PAIS: ARGENTINA

AÑO: 2007

DURACIÓN: 86 min.

La “diferencia” que hace de Alex, una adolescente intersexual, singulariza este ser y lo enfrenta a una serie de dificultades en sus relaciones con el “afuera”. El primer largometraje de la argentina Lucía Puenzo, hija del también director Luis Puenzo (La historia oficial, 1985), es una película de extraordinaria sensibilidad, contundente, respetuosa, que evitando cualquier asomo de morbo, aborda un tema aún polémico, con reacciones que van desde la discriminación, no siempre exenta de violencia, hasta la aceptación que, aunque no con la celeridad deseada, gana cada día espacios en sociedades que se han regido por juicios atávicos planteados desde la religión y los poderes políticos.

Cuando Alex nació, los médicos recomendaron “corregir aquella anomalía” pero Kraken y Suli, sus padres, prefirieren que más tarde, sea ella misma quien decida. Mientras tanto, dejan a Buenos Aires y se instalan en Uruguay, en un pequeño pueblo de pescadores, pretendiendo proteger a su hija de la curiosidad y la maldad de los demás. Ella crece como mujer, ingiriendo esteroides para inhibir los rasgos masculinos. Un día, cuando Alex cuenta ya con 15 años, Ramiro, prestigioso cirujano plástico, su esposa y su hijo Álvaro, los visitan; la madre de Alex, en secreto, ha llamado al médico para que los oriente y considere la posibilidad de intervenir a la chica. La atracción que se despierta en Alex por Álvaro propicia un encuentro sexual de los dos jóvenes, relación que es advertida por Kraken, quien preocupado, busca la opinión de otra persona intersexual quien había recurrido a la cirugía y ahora es un padre de familia más, con hijos y  esposa. Éste le aconseja dejar la decisión a Alex sin ejercer sobre ella ninguna presión. Un acontecimiento dramático para la joven ocurre por esos días: unos chicos, a quienes Vando, confidente de la chica, ha contado su secreto, la obligan a exhibir sus genitales y cuando tratan de violarla son detenidos por el mismo Vando quien ha acudido en su defensa.  Finalmente, Kraken le pide a Ramiro que regrese a Buenos Aires y no intervenga ante su hija.

La certeza de que la diversidad sexual tiene que ser aceptada con respeto y que éste último se constituye en un derecho fundamental del individuo, es unánime entre los asistentes.  Inicialmente, surgen interrogantes: ¿el ver en la intersexualidad un evento “aleatorio” en la naturaleza, que puede generar al individuo dificultades en una sociedad que teme y rechaza lo diferente, constituye un juicio moral per se?  ¿O puede perfectamente esta mirada ir acompañada por una aceptación de la diferencia, un reconocimiento de aquel otro como individuo, sujeto de respeto y a quien debe otorgársele plena libertad para decidir sobre su cuerpo y su deseo?  ¿Hay que ver la intersexualidad, no como una condición diferente sino como otra condición normal de la sexualidad? ¿O se trata de un problema semántico, originado en la connotación que por tiempos adquieren términos como “normal”, “anormal” y los cuales no siempre implican un rechazo? Añadamos la dificultad en términos científicos para definir esa sutil línea entre lo que pueda llamarse “normal” o “anormal”.

La reflexión nos conduce a reconocer dos conceptos que tienen la posibilidad de corroer prejuicios y valoraciones caducas: el arte y la racionalidad: el arte, como expresión libre de la individualidad nos permite entender la diversidad; un ejemplo, “El hermafrodita dormido”, la célebre escultura griega, concede ya un lugar a esas existencias; la racionalidad, con su exigencia de lo universal también nos conduce a la pluralidad.   La humanidad ha avanzado en este sentido y hoy, racionalidad y pluralidad se pueden plantear en condiciones muy diferentes a las de tiempos atrás. Múltiples posibilidades se han abierto para el individuo, entre ellas, la de enfrentar la intervención de los diferentes poderes, Iglesia, Estado, que legislan a nombre de una moral o de una creencia religiosa, y así tratan de intervenir en los actos privados de los individuos legitimándolos o calificándolos de opciones no válidas. Como lo dijo una reconocida figura de nuestra vida jurídica y política en el Foro sobre sexualidades, coordinado por la Corporación Estanislao Zuleta: “En una sociedad plural, los debates deben hacerse con la razón pública y no con la razón privada”. La lucha contra los poderes que quieren legislar y determinar el goce de los demás, está aún en sus inicios y puede pasar mucho tiempo hasta que se logre que, el reconocimiento de las diferencias sea una política de Estado.

En la película que discutimos, los silencios nos transmiten las tensiones, la incertidumbre, la dificultad de los adultos para abordar el tema y discutirlo  con  la adolescente. Por el contrario, Álvaro y Vando no parecen tener dificultad para aceptar a Alex y relacionarse con ella sin ningún prejuicio. De otro lado, la directora nos presenta dos profesionales, dos formas diferentes de abordar la naturaleza: un cirujano plástico cuyo oficio es corregir errores de la naturaleza y un biólogo (el papá de Alex) que protege la vida de las especies que le llegan, no importando su condición física.

Una reflexión a partir de la intervención de un asistente: ¿hablar de categorías “homo”, “lésbica”, “inter“, es establecer etiquetas que deshumanizan?, ó ¿al nombrarlos de esa forma se les está reconociendo y dando un lugar a su diversidad? Preguntas que no tienen una respuesta definitiva, confirmándonos que el debate tiene todavía muchas cosas por resolver y que es desde esa misma población diversa  que las respuestas se irán construyendo. Pero estos debates deben darse con el apoyo y la presencia de toda la sociedad civil y política, para que no transcurran en la soledad que se advierte en los seres de esta historia.

 BEATRIZ FLÓREZ       

Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA

ESPECIAL

¿SEXUALIDAD HUMANA O SEXUALIDADES HUMANAS?

 Sábado 29 de 0ctubre de 2011, Hora: 5:00 pm.

XXY

xxy

Alex es una singular adolescente de trece años que esconde un secreto. Poco después de su nacimiento, sus padres, Kraken y Suli, decidieron dejar Buenos Aires para vivir, aislados del mundo, en una cabaña de madera a orillas del mar. Lo que pretendían era que Alex creciera libre de cualquier tipo de prejuicios, protegida y feliz, hasta que llegara el momento de decidir juntos qué camino seguir...

Director: Lucía Puenzo  - Año  2007 - Duración: 1 hora 31 min.

Calle 50 No. 78A-89  –Teléfono 2343641