Banner cine 100 rusa

Cine en conversación

Coordina: Gustavo Restrepo

Día: Viernes

Periodicidad: Quincenal

Lugar: Sede CorpoZuleta. Calle 46 N° 70A-60

Hora: 6:15 p.m.

Entrada libre

°°°

Próximo ciclo:

Cien años de la revolución rusa 

Mayo 12: Octubre (Sergei Eisenstein, Grigori Aleksandrov, 1928)

Mayo 26: Rojos Parte 1 (Warren Beatty, 1981)

Junio 09: Rojos Parte 2 (Warren Beatty, 1981)

Junio 23: Taurus (Aleksandr Sokurov, 2001)

 

Ciclos anteriores

¿Y quién no le debe a Kurosawa? II

Mi film nace primero en mi cabeza, muere en el papel, lo resucitan las personas vivas y los objetos reales que utilizo, que mueren en el celuloide pero que, colocados en un cierto orden y proyectados sobre una pantalla, se reaniman como flores en el agua.” Robert Bresson.

Octubre 20 de 2012

Ciclo: Bresson y el cinematógrafo

 Película: Pickpocket (El carterista)

 Director: Robert Bresson

 Año: 1959

Al inicio de la película el autor nos hace  una advertencia: esta no es una película policiaca, a través de imágenes y sonidos asistiremos a la pesadilla de un joven  empujado por su debilidad.

Michel. (Martin LaSalle) es un hombre común, fácilmente lo podríamos encontrar en la calle, en una estación de tren, en un parque,  de pie frente a nosotros con su traje sencillo que no lo diferenciaría del resto, ni aún con su  triste y conmovedora mirada notaríamos un rasgo particular;  solo una cosa especial lo va a situar como ser singular, su propensión al robo, el goce en ponerse ante situaciones de riesgo.

 ¿Esta pervertida adicción puede situarlo como un ser superior o un nihilista? no  es fácil responder sin entrar en soluciones moralizantes ¿criminal o ser excepcional?  Es el dilema ético en el que nos pone Bresson.  No pretende  la historia ser una apología del crimen, pero tampoco quiere mostrar a Michel como un ladrón  vulgar, nos replantea  el concepto del bien y del mal.

De  inmediato sentimos la  presencia de  Raskólnikov, el personaje atormentado de Dostoievski ¿El crimen podría justificarse como un medio para desarrollar una gran obra social, o ser la creación genial del más atrevido de los artistas?  Raskólnikov y Michel  comparten rasgos similares, seres agobiados por la culpa, en los que el amor aparece como una redención a pesar de la  imposibilidad del encuentro final. Pero Pickpocket no es una copia de Crimen y castigo, es una nueva obra  construida a través de imágenes y sonidos, aquí, no es el texto literario, ni la palabra de Michel lo que nos puso frente a estos dilemas éticos, fueron los diferentes planos de detalle, la excelente fotografía, la que nos mostró los movimientos del personaje,  su habilidad para robar  carteras, pero sobre todo los movimientos del espíritu atormentado.

También Bresson  nos cuestiona   quiénes son aquellos que acompañan a  nuestro personaje, estos seres que sí se adhieren a la ley, a las convenciones establecidas. Es por medio de una trampa como nuestro héroe es capturado, ¿la mentira se justifica para descubrir un crimen? su único amigo, Jacques, aquel  que estuvo detrás de Michel  como una  conciencia externa, que pretendía apegarlo a la norma,  es el  mismo hombre  que termina dejando a Jeanne, la amada de Michel , embarazada y abandonada.

La cámara va mostrando con planos cortos y  fijos, la maestría, la habilidad para llevar a cabo los robos que ocurren de manera casi inadvertida; de la misma forma  la sociedad esconde secretos que están inadvertidos para nosotros, secretos que esconden grandes hombres, con grandes fortunas, con cargos nobles. ¿No será posible que detrás de esto se encuentre también la habilidad de un hombre que no es un carterista, sino un habilidoso y solapado ladrón que a través de estratagemas haya conseguido su fortuna social o económica?

Muchos elementos podrían ser analizados como símbolos o metáforas del lenguaje Bressoniano: la aparición frecuente de las puertas, las rejas de la cárcel al final de la obra, las cuales  aparecen delante o no de los personajes, y que pudieran significar algo en relación a la condición interior de cada uno; la reja que los separa a ambos al final, en ese momento intimo y conmovedor en el que  Michel alcanza  el amor, después de pasar por el crimen.

Otro de los elementos que nos llamó la atención sobre el personaje, es su relación con la madre a la  que ama más que a él mismo,  y sin embargo a la que ha robado y abandonado. Pero es la madre la única que es capaz de contenerlo, la que puede de verdad, y sin pretenderlo, indagar sobre su propia vida; pudiera ser esta la razón por la que Michel rehúye de ella. Este rasgo nos recordó la relación particular que tienen los sicarios nuestros con sus madres,  maltratadas pero al mismo tiempo, las únicas que pueden ejercer poder sobre ellos.

La tercera obra de Bresson vista por nosotros en cine en conversación, nos ha permitido acercarnos al buen cine, un cine sobre  personajes sencillos y  reales, pero rodeados de una atmosfera extraña, un cine en el que mediante  un ritmo y un montaje especial se logra construir una historia, en la que hasta los más elemental tiene importancia, pero sobretodo un cine que nos permite reflexionar sobre asuntos relacionados con la condición humana. 

Oscar Restrepo.

Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA

Ciclo: “Robert Bresson y el cinematógrafo”

 Sábado 27 de octubre de 2012, Hora: 5:00 pm.

LANCELOT DU LAC

Lancelot du lac

Desde la particular perspectiva de un director excepcional en sus formas de aproximarse a la creación cinematográfica, en la cual no se da cabida a la actuación, asistimos a la recreación del mito de la caída de la mesa redonda del rey Arturo, en una narración donde la figura del caballero se reedifica y recompone a partir del minucioso y detallado estudio visual y sonoro de los rasgos que la caracterizan. 

Es una película clave para tratar de entender los mecanismos que diferencian al Cinematógrafo de Bresson de cualquier otro Cine. 

Juan Sebastián Gutiérrez Gómez

 

 Director: Robert Bresson – Año: 1974 - Duración: 1 h. 21 min.

Calle 50 No. 78A-89  –Teléfono 2343641