banner manoel de oliveira

Cine en conversación

Coordina: Gustavo Restrepo

Día: Viernes. Hora: 6:15 p.m.

Periodicidad: Quincenal

Lugar: Sede CorpoZuleta. Calle 46 N° 70A-60

Entrada libre

Próximo ciclo:

Manoel de Oliveira: la lucidez y la duda del lusitano

Julio 7: Aniki Bóbó (1942)

Agosto 4: El Valle de Abraham (1993)

Agosto 18: Viaje al principio del mundo (1997) 

Septiembre 1: Vuelvo a casa (2001)

 

Ciclos anteriores

Cien años de la revolución rusa

¿Y quién no le debe a Kurosawa? II

Ciclo Fassbinder, tres mujeres en la posguerra alemana

La angustia corroe el alma

(Todos nos llamamos Ali)

Febrero 20 de 2010

elmatrimoniodemariabraun1
 
El matrimonio de María Braun, Marzo 6 de 2010
lola1 - fassbinder
Lola, Marzo 20 de 2010
la ansiedad de veronika voss
La ansiedad de Verónika Voss, Abril 17 de 2010
 

CINE EN CONVERSACIÓN

Sesión del 17 de abril del 2010

TITULO: LA ANSIEDAD DE VERONIKA VOSS

DIRECTOR: RAINER WERNER FASSBINDER

PAIS: ALEMANIA

AÑO: 1982

DURACIÓN: 1h-45 min.

La ansiedad de Veronika Voss, ambientada en la década de los cincuenta, a 10 años de la finalización de la era hitleriana, es la historia de una actriz que ha tenido un relativo éxito durante los años del Führer pero que en la nueva sociedad ha sido relegada al olvido; es una vaga alusión a la vida de la actriz Sybille Schmitz, consentida por el nazismo y que luego de la caída del régimen no soporta su propio declive y muere en 1955, a los 46 años, por una sobredosis de heroína.

Veronika es una actriz que vive anclada en un pasado de supuestos éxitos y reconocimientos y lucha contra su presente marcado por la invisibilidad frente al público y a los productores de cine. Soporta su angustia gracias a las dosis de morfina que le suministra la doctora Marianne, una mujer que aprovechándose de las tragedias de sus pacientes, los convierte en dependientes de la droga para luego apoderarse de sus bienes. Igual situación vive el anciano Treibel, sobreviviente de un campo de concentración y quien llega al mismo consultorio en busca de ayuda para sobrellevar las heridas que le dejó esa dolorosa experiencia. A cambio, va entregando los objetos de valor que posee en su tienda de antigüedades. Cuando la doctora se niega a continuar suministrándole la dosis el anticuario se suicida junto a su esposa.

Una noche, bajo una fuerte lluvia, el periodista deportivo Robert Khron, conoce a Veronika y se siente atraído por esa enigmática mujer por lo que empieza a indagar en su vida; Poco a poco, desentraña su pasado pero descubre también su presente. Tratando de ayudarla, consigue que Henriette, su novia, se haga pasar por una adicta que recurre a la doctora Marianne en busca de ayuda, pero cuando tiene en sus manos la prueba de la inmoral conducta de la doctora es descubierta y asesinada. Intuyendo que Veronika se ha convertido en un peligro, la médica planea su muerte y tras una cena en homenaje a la actriz le suspende el suministro de morfina dejándole a mano varios frascos de somníferos a los cuales recurre la mujer en medio de la consecuente crisis dando fin a su existencia.

Khron, aunque está seguro de la culpabilidad de la doctora, es también consciente de la inutilidad de una denuncia a la policía dada la complicidad de varios funcionarios que la rodean y retorna a su periódico para sumergirse nuevamente en la indiferencia, arma con la que enfrenta su monótona cotidianidad. El gesto de arrojar la cinta que lleva como símbolo de su luto por la muerte de Veronika, denota su convencimiento de que nada podrá contra la impunidad y la corrupción reinantes.

Rosel Zech es la actriz que encarna a la protagonista y con una magnífica actuación transmite el drama de una mujer enfrentada a la nueva Alemania e incapaz de adaptarse pues insiste en aferrarse al pasado en contravía con aquella sociedad empeñada en avanzar a cualquier precio y dejar atrás su incómoda historia. Veronika es desbordada por un presente frenético, contagiado del capitalismo que ha invadido el país y que impone el “todo se vale”; el ímpetu de los triunfadores en esta nueva era la arrolla y sólo le resta crearse un mundo fantasioso como refugio. “Soy una actriz que quiere representar a una mujer que quiere seducir a un hombre débil”, dice ella. Sintetizando así ese mundo irreal de la permanente representación en que se ha convertido su vida. Trata desesperadamente de unirse al tren de los ganadores pero la suerte está echada y ella está destinada al bando de los derrotados; en el mundo de los victoriosos no hay lugar para la nostalgia y la nostalgia es su compañera permanente; vive del recuerdo de los escenarios y sus luces y de ahí esa obsesión por las luces fuertes y su rechazo a la oscuridad porque parece recordarle el mundo de sombras en el que vive sumida; La excesiva iluminación que utiliza Fassbinder en algunas escenas de la película nos evoca el resplandor y los destellos que acompañan a los famosos y que la actriz busca recuperar.

Historia cargada de dolor y que reproduce la condición humana: la generosidad representada en la decisión del periodista para ayudar a Veronika, pero también la miseria, la codicia sin freno, la ambición de poder, la indiferencia, la tolerancia frente a la corrupción reinante. De cómo el poder puede decidir la vida de un individuo: bajo el régimen anterior, Veronika había participado de ese poder al ser acogida por él y la fortuna parecía sonreírle pero una vez el poder se desplaza a otros, empieza su caída. El torbellino de “la reconstrucción” y el afán de progreso se lleva por delante lo que encuentra a su paso, dejando tendidos en el camino a quienes tratan de resistir. Son seres que no logran significar sus vidas y que buscan algo para llenar el vacío que los atormenta: la aventura de un amor incierto, las riquezas, los aplausos, la fama, un trabajo que aunque mediocre actúe como un sedante que los desconecte de la realidad y de esta manera les impida pensar. “Yo bebo para desconectarme y tú bebes para conectarte” decía a la actriz su exmarido. También estaba la droga y los que obtenían jugosos resultados de ese negocio a costa de la destrucción de otras vidas.

Como hacía notar un asistente, la muerte no es noticia para un mundo que sólo quiere saber de triunfos e ignorar las derrotas; por eso el periodista rechaza escribir una nota sobre la muerte de la actriz pues a nadie le interesaría.

Otro aspecto planteado en la película es la relación médico-paciente; en estos tiempos, el médico se ha convertido en sanador no sólo del cuerpo sino también del espíritu y a él acuden los atribulados desnudando cuerpo y alma. Esa necesidad de ser aliviados ha encontrado también personas como la doctora Marianne, que han perdido el sentido ético de su misión y buscan solamente el lucro personal.

Con esta dramática película hemos cerrado la trilogía realizada por Fassbinder sobre mujeres en la posguerra alemana y de la cual ya habíamos visto El matrimonio de Maria Braun y Lola.

BEATRIZ FLOREZ

Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA

la ansiedad de veronika voss

Fecha: Sábado 17 de abril de 2010.

Hora: 5:00 pm.

Lugar: Sede de la corporación

Calle 49B #64B-96, Inter 301 Medellín