Club de Lectura Internacional Medellín - Barcelona

Dos ciudades que comparten sus lecturas

6217

“¡De repente sucedió que él, JuanJo el barcelonés, rompió el silencio sordo porque le vino una idea maravillosa! -Unir a Medellín y a Barcelona con la lectura compartida, con la conversación y el diálogo intercultural-, algo como esto le escuchó decir Margarita. Se le ocurrió al barcelonés que a lado y lado del Atlántico podrían leer una misma obra y compartir las lecturas en un club de lectura que trascendiera las fronteras, que atravesara el mar con las ideas que se hacen palabra; y se le ocurrió a la medellinense alentarlo, acoger su idea, ver en ella la posibilidad de que los libros cobraran vida en la lectura interoceánica, en la múltiple interpretación y en la reveladora conversación que devela lo que es capaz un lector de engrandecer una obra.
Fue una tarde fría y lluviosa de abril del año 2010, al interior de un taxi atascado en la congestión del centro de Medellín. Llovía de forma torrencial, ¡tanta agua caía del cielo que cualquiera de nosotros se sorprendería de ver una lluvia así.”


El relato de un relato

Santiago A. Gutiérrez Gómez

En el marco del convenio de cooperación y transferencia cultural Medellín - Barcelona, se realiza el Club de Lectura Internacional, un proyecto de promoción de lectura que tiene como propósito promover la obra de escritores colombianos y catalanes, así como posibilitar el intercambio cultural a partir de la lectura de sus obras y la conversación sobre ellas. El Club de Lectura Internacional es el primer proyecto que nace del convenio e inicia actividades el mes de marzo de 2011. Lo integran alrededor de 20 personas en cada ciudad, que se encuentran virtualmente una vez por mes para conversar.

Esta experiencia de promoción de lectura e intercambio cultural, vincula un importante grupo de entidades de Medellín y Barcelona como el Ayuntamiento de Barcelona, el Consorcio de Bibliotecas de Barcelona, Casa América de Catalunya, el Plan Municipal de Lectura Escritura y Oralidad de la Alcaldía de Medellín, la Corporación Cultural Estanislao Zuleta y el Museo de Antioquia.

Cronograma 2017


 


Selección bilbiográfica del club de lectura Medellín - Barcelona 2011 - 2017

2017

voy

Voy

Gabi Martinez
nuestro otro infierno

Nuestro otro infierno

Juan Camilo Castañeda
paseos con mi madre

Paseos con mi madre

Javier Pérez Andújar
aura las violetas

Aura o las violetas

Jose María Vargas Vila
el cine mejor vida

El cine era mejor que la vida

Juan Diego Mejía
calle de los ladrones

La calle de los ladrones

Mathias Énard
la casa grande

La casa grande

Álvaro Cepeda Samudio
 

2016

leyesfrontera

Las Leyes de la frontera

Javier Cercas
delirio

Delirio

Laura Restrepo
los impostores

Los impostores

Santiago Gamboa
yo fui johnny thunder

Yo fui Johnny Thunders

Carlos Zanón
tripticoinfamia

Tríptico de la infamia

Pablo Montoya
amaresdonde

Amar es dónde

Joan Margarit
adentro una hiena

Adentro una hiena

José Libardo Porras
 

2015

el mundo afuera 

El mundo de afuera

Jorge Franco
otono del patriarca 

El otoño del patriarca

Gabriel García Márquez
ciudad prodigios2 

La ciudad de los prodigios

Eduardo Mendoza
perros sotano 

Perros que ladran en el sótano

Olga Merino
ElColorYLaPalabra web 

El color y la palabra

Eduardo Cano Uribe
3ataudesblancos web 

Tres ataúdes blancos

Antonio Ungar
detectivessalvajes web 

Los detectives salvajes

Roberto Bolaño
 

2014

portada-ilona-llega-lluvia

Ilona llega con la lluvia

Álvaro Mutis
Ultimas-tardes-Teresa

Últimas tardes con Teresa

Juan Marsé
bibliotecaria-de-Auschwitz

La bibliotecaria de Auschwitz

Antonio G. Iturbe
 portada-no-tiene-nombre

Lo que no tiene nombre

Piedad Bonnett
dejame-gritar

Déjame gritar

Jorge Mario Betancur
tatuaje

El pianista

Manuel Vázquez Montalbán
portada-voragine

La vorágine

José Eustasio Rivera

 


2013

portada-cli consejos-discipulo-morrison-fanatico-joyce

Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce

Roberto Bolaño - A. G. Porta
portada-cli el-desbarrancadero vallejo

El desbarrancadero

Fernando Vallejo
portada-cli maletas-perdidas

Maletas Perdidas

Jordi Puntí
portada-cli los-baldrich

Los Baldrich

Use Lahoz
portada-cli el-hombre-no-queria-ser-padre

El hombre que no quería ser padre

Alfonso Buitrago Londoño
portada-cli el-hombre-rezo-baudelaire

El hombre que rezó a Baudelaire

Ricardo Cano Gaviria


2012

portada-primero-estaba-mar

Primero estaba el mar

Tomas González
portada doctor-pasavento

Doctor Pasavento

Enrique Vila Matas
portada-la-lectora

La lectora

Sergio Álvarez
portada carreteras-secundarias

Carreteras Secundarias

Ignacio Martínez de Pisón
portada no-hubo-cielo

No hubo cielo

Gloria María Posada
portada los-muertos

Los muertos

Jorge Carrión
portada ruido-cosas-al-caer

El ruido de las cosas al caer

Juan Gabriel Vásquez
portada vida-privada

Vida privada

Josep María de Sagarra


2011

portada el-olvido-que-seremos-

El olvido que seremos

Héctor Abad Faciolince

portada magnitud-tragedia

La magnitud de la tragedia

Quim Monzó

portada los-ejercitos

Los ejercitos

Evelio Rosero

portada no-miris

Sin mirar atrás

David Castillo

portada fugitiva

Fugitiva

José Libardo Porras

portada Los-informantes

Los informantes

Juan Gabriel Vásquez

portada La-plaza-del-diamante

La plaza del diamante

Mercé Rodoreda

 


Es un libro que en los primeros pasajes depara la impresión de que hay en él, en la historia que se va desarrollando, algo ingenioso, imprevisible. Pasa que a uno nunca se le ocurriría adivinar al leer el título −La magnitud de la tragedia− cuál es la tragedia de la que se va a tratar en él: esa difícil y tan penosa situación de Ramón María y su miembro.

Al leerlo nos encontramos ante una escritura desprovista de florituras y ante un autor que hace de la escritura una oportunidad para tratar un tema que es tabú, −así al menos en nuestro contexto cultural−, como es el de la sexualidad, aquí en los capítulos leídos hasta el presente, en las experiencias de Ramón María tanto con la particular situación que comenzó a vivir una noche de embriaguez al fragor de una viril preocupación como cuando se encuentra con sus amantes, y en las de Ana Francisca, su hijastra, por ejemplo con Javier Ignacio; y lo hace sin complicarse, sin demorarse demasiado en ello. Más que tratarse de un libro de “denuncia”, de poner en la voz de personajes cosas que tienen que ser conocidas, lo que hay en él es la expresión de cosas que estaban prohibidas, cosas de las que no se “debía hablar”.  Y sin embargo, no hay en el texto pasaje alguno que sea grotesco. Encontramos allí experiencias sexuales tratadas sin enredos. ¡No se trata tampoco de un asunto pornográfico!

Tendríamos que preguntarnos el porqué nos sorprende la risa cuando se mencionan, como pasa en el libro, asuntos referidos a la sexualidad; preguntarnos si esa risa es tal vez la manifestación de una dificultad cultural, personal que nos habita: sí la sexualidad es un asunto serio de  la vida humana –y los asuntos serios de la vida si bien por principio no excluyen la hilaridad, si exigen e imponen cierta disposición anímica, intelectual, sensible−, por qué nos sucede que a la hora de abordarla, en una conversación por ejemplo, lo único que se nos ocurre hacer es acudir al chiste y a provocar la risa, cuando no callarnos.

En algunos pasajes del texto se puede apreciar también cuál es la situación de la familia en un contexto como el de esa cultura en la que toma lugar la historia, un rasgo de ese asunto. Esto, por ejemplo, se percibe si se atiende a la manera como Ana Francisca se refiere a su madre, de su vida, de cómo fue que la “trajo al mundo”

La de Monzó, así en este libro, es una narración realista: es un libro en el que abundan pasajes cotidianos, casuales, fortuitos. Nos presenta la realidad de todos los días y como nos sucede que su lectura nos depara cierta incomodidad, lo que puede llegar a poner de manifiesto es nuestras posibilidades para abordar en la lectura y aún más en la conversación una trama como la propuesta.

Santiago Gutiérrez G.