Ciclo 2018: Combates en la cultura

Cronograma:

  1. Abril 4: Cambiar la vida. Transformar la sociedad
  2. Mayo 2: El arte ha muerto. La poesía está en la calle
  3. Junio 6: Una idea que se estanca es una idea que se pudre
  4. Julio 4: Seamos realistas: organicemos lo (im)posible
  5. Agosto 1: La dignidad de la vida no se mendiga, se toma
  6. Septiembre 5: No puede volver a dormir tranquila, aquella que una vez abrió los ojos
  7. Octubre 3: En la bolsa de valores: la corrupción al alza
  8. Noviembre 7: Sembremos rebeldías y cosecharemos libertades

Las posibilidades y escenarios para pensar la cultura han estado normalmente circunscritos al ámbito de especialistas académicos de campos muy específicos como la antropología, la historia o la sociología, quienes han realizado complejas e interesantes miradas sobre nosotros como sociedad colombiana en distintos momentos históricos y en diversas regiones. Sin embargo, muchas de estas indagaciones no se traducen necesariamente en una relación más objetiva y crítica de nosotros mismos con nuestros marcos de valores, concepciones o modos de vida; lastimosamente no todo campo de conocimiento se ha transmutado en un espacio de reflexión generalizado entre la ciudadanía.

Al mismo tiempo el concepto de cultura se nos hace esquivo y aparentemente imposible de ser definido aun cuando hacemos uso de él cotidianamente para asignar una variedad de asuntos que van desde las maneras de hacer la vida hasta la valoración de algo como moralmente o cívicamente aceptado, desde referirnos a lo que corresponde al campo de las artes hasta para hablar de las tradiciones de un pueblo o comunidad.

Por otro lado, la cultura ha sido bandera de muchas luchas en nuestro país en las que destacan las luchas campesinas, las étnicas, ancestrales y comunitarias, movimientos como el indígena o de comunidades afrodescendientes son muestra de ello, también podemos mencionar allí algunos movimientos urbanos que defienden ciertas formas de ocupación y habitación de la ciudad. Se suman además las múltiples expresiones artísticas, patrimoniales y ambientales que han movilizado diversas organizaciones y colectivos a lo largo y ancho del país. Será pues un enfoque importante reconocer las luchas y reivindicaciones culturales, incluso hacer homenaje y entrar en diálogo con esos y esas que han hecho de su propia forma de vida un lugar de dignidad y resistencia.

Teniendo esta simultaneidad de circunstancias como marco y partiendo de nuestra labor cultural vemos prioritario abrir espacios de debate y reflexión sobre estas y otras situaciones, es pertinente ponernos ante los problemas de la cultura desde lo conceptual y lo práctico contando con la política, la historia y la movilización social. Poner en lo público discusiones sobre lo que hemos sido, sobre lo que estamos siendo y lo que podemos llegar a ser como sociedad en esa dimensión que todo lo atraviesa como es la cultura, desde una óptica que se preocupa por conocer, ejercer la crítica y entrar en interlocución con actores que nos acompañen en esta indagación, nos permitirá ahondar en el conocimiento de nuestra realidad y ganar elementos para posicionarnos ante ella.

El proyecto

La Conversación del Miércoles es un proyecto alternativo de formación intelectual y ciudadana que ofrece elementos para la reflexión y pone en marcha discursos que disponen a la ciudadanía al pensamiento de la vida cotidiana, conectando lo personal con lo social, evidenciando que la formación ciudadana atañe tanto a lo socio-político como a lo cultural e ideológico, y entendiendo que el deseo y el poder que se ponen en juego en lo individual, se conectan con el tipo de sociedad que habitamos y en la que también podemos incidir. En este sentido La Conversación del Miércoles se ha dedicado a:

  1. Afianzar en la ciudad un espacio de formación alternativa, que cumple con una metodología integral al incluir espacios de estudio, de exposición y conversación, permitiendo mes a mes una revisión pertinente y estructurada de los temas que nos proponemos pensar y divulgar entre la ciudadanía.
  2. Una honda reflexión sobre los aportes del conocimiento y la experiencia a la construcción de la vida, dejando atrás la concepción de un ejercicio intelectual que se queda absorto en el ámbito de las ideas.
  3. Responder a la necesidad de ofrecer espacios que aporten a la formación de ciudadanos críticos, reflexivos y diversos; ciudadanos que puedan darle lugar a una pluralidad de pensamientos, creencias y posicionamientos frente a nuestras realidades.
  4. Sostener una plataforma para el afianzamiento intelectual de los formadores que participan en el equipo académico y de la ciudadanía en general, afirmando la posibilidad de espacios para el conocimiento, independientes y políticamente comprometidos con la vida privada, social y cultural.

Objetivo

La Conversación del Miércoles busca contribuir a la formación de sujetos críticos, reflexivos y creadores mediante el abordaje sistemático de asuntos esenciales de la vida cotidiana desde el entramado complejo que nos ofrecen las teorías y las experiencias en encuentro, permitiéndonos pensar la sociedad contemporánea tanto en lo individual como en lo colectivo y logrando la expresión de la diversidad de posturas, ideas y sueños que cada ser humano y sociedad concretan, en encuentros ciudadanos que potencian el diálogo y la conversación como prácticas de respeto y reconocimiento del otro.

Historia

El proyecto nace en el seno de la Corporación Cultural Estanislao Zuleta con el vivo ánimo de propiciar un espacio en la ciudad de Medellín donde el pensamiento crítico, la pluralidad de conocimientos y la palabra se dieran encuentro y pasaran a hacer parte cotidiana de la ciudadanía. Inicia en septiembre de 2007 con una serie de conferencias y al finalizar el 2017 totalizará 96 encuentros públicos. Con el correr de los años, y teniendo en cuenta las exigencias e intereses mismos del público asistente, se han diversificado los momentos de conversación y reflexión como la aparición del grupo de estudio en el 2011 y la tertulia en el 2012. Respondiendo también a una revisión crítica de nuestras metodologías dimos el paso de cambiar el espacio central de conferencia a conversación pública en el 2016, buscando incluir de manera más directa la participación de las personas asistentes. Es de decir que vemos a La Conversación del Miércoles como un proyecto vivo, que se transforma, permanece y cambia de acuerdo a lo que es pertinente, necesario y deseado, esto lo consideramos como un gran logro.

Conmemorar y celebrar La conversación del miércoles

Conmemorar y celebrar son las dos palabras que nos dicen del propósito de esta publicación, una publicación que surge ante el culminar de un ciclo, de un periodo, el logro de la conferencia número ochenta realizada en noviembre del año anterior. Dicho esto, que nos va poniendo en contexto, detengámonos un momento en qué podrán decirnos este par de palabras, tan habituales entre nosotros en épocas en que tan felizmente se celebra y se conmemora. Ya en el marco preciso de La Conversación del Miércoles como espacio de formación ciudadana qué podrá significar conmemorar, qué podrá significar celebrar.

Leer más...

Ciclos años anteriores: