Ciclo "Familias"

Julio 9 - Rebelde sin causa – Director: Nicholas Ray. 1955

Julio 16 - El baño – Director: Zhang-Yang.  1999

Julio 23 -  La ciénaga – Directora: Lucrecia Martel. 2001

Julio 30 - Las horas del verano -  Director: Olivier Assayas. 2008

Ciclo: Familias

Julio 30 de 2011

 Película: Las horas del verano

 Director: Olivier Assayas

Año: 2008

Como ocurre sin darnos cuenta en la vida real, pasamos de niños y nos convertimos en adultos. Dejamos algo atrás en pos de lo que viene. Eso tal vez fue lo que le pasó a los tres hermanos, Adrienne, Frédéric y  Jérémie, que aparecen en esta historia. Ya enmarcados cada uno por sus propias preocupaciones, el trabajo y sus proyectos, surge entre ellos un conflicto cuando muere su madre, una mujer que ha envejecido solitaria y quien como un guardián fiel permanece hasta sus últimas horas preocupada por la suerte de la herencia familiar: una vieja casa y la colección de arte que perteneció al tío de ellos, el pintor Paul Bertier. El acuerdo al que llegan era de esperarse: donar una parte de la herencia al Museo de Orsay y vender la otra para que cada uno invierta en sus propios planes. Así Adrienne, la práctica diseñadora que gusta de fabricar objetos útiles, puede irse a Nueva York, y Jérémie, el hombre de negocios, se asentará tranquilamente en China; mientras, Fréderic, el economista, quizás a quien más le dolió separarse definitivamente de la herencia, permanecerá en Paris y visitará en el museo la obra que conoció desde niño en su propia casa. Alrededor de estos personajes la película nos presenta otro, ya no de carne y hueso, sino de columnas, puertas y ventanas: la casa en donde los hermanos crecieron; y asistimos entonces a ese despojo que se le va haciendo de lo que fue una historia compartida entre seres humanos y objetos, para terminar, como un ser viejo y desnudo que perderá la memoria de lo que ha sido lo más importante de su existencia.

En la película podemos encontrar tres posturas: la de Adrianne, quien es utilitarista pero reconoce valor sentimental en una bandejita que le evoca algo de su niñez; la de Jéremie, el hombre que encuentra la oportunidad económica de lo que deja su pasado para proyectarse al futuro; y la de Fréderic, el que pretende, sin medir a veces los costos simbólicos y económicos, conservar el legado de la familia. Esas posiciones distintas muestran cómo las cosas en una familia, los objetos, las relaciones y la misma historia de un grupo, significan algo diferente, o nada, para cada uno de los integrantes. De ahí un logro de la película es el de evidenciar que todo lo que se construye en la vida se perderá, con o sin dolor, y llegará un momento en el que seremos incapaces de gobernar nuestras propias conquistas, lo que hemos reunido, ya sea poco o mucho. Ese fue el drama de la madre: no había quien continuara guardando la herencia de Paul Bertier, pues los tres hijos, al hacer cada uno su camino, estaban por fuera del intento que quizás ella hizo de transmitir una sensibilidad frente a los objetos y los recuerdos familiares, sumándole la imposibilidad física de conservar semejante cantidad de cosas. Por eso la vivencia de la madre está acompañada de algo de fatalidad. Sin embargo Las horas del verano no es una película que recurra precisamente al patetismo, sino que muestra ese dolor que va intrínsecamente ligado a cualquier vida: el que trae la mortalidad, el paso del tiempo y el inevitable cambio al que podemos o no asistir. Aunque asimismo la cinta permite elaborar preguntas tomando la casa o la actitud de los personajes como una metáfora. ¿Puede un país, un grupo cualquiera ser indiferente ante su historia? Es imposible conservar todo lo que la humanidad hace, mas tampoco puede desecharse olímpicamente todo lo que nos rodea y que forma nuestra memoria. De todos modos hay que aceptar esa difícil abstracción que es la de hacer consciente cómo lo que somos en el presente es efecto de un pasado y ese pasado actúa continuamente sobre nosotros en el mismo presente, y por eso la dificultad de la transmisión y de cómo sin tirar la historia a la basura, podemos apropiarnos de ella.

Finalmente, aunque la sesión estuvo poco concurrida, tanto la película como la conversación aportaron elementos nuevos frente a lo que rodea a ese complejo grupo que es el de la familia.

Eduardo Cano

Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA

Ciclo: Familias

Julio 16 de 2011

 Película: El baño

 Director: Zhang-Yang

 Año: 1999

Un dibujo algo cómico y cruel, el cual con trazos infantiles muestra a un hombre tendido y a su lado a otro de pie, desata la serie de acontecimientos que esta película nos presenta. Daming, un habitante de la zona desarrollada de Shensen, recibe el dibujo; su hermano Erming, un joven con cierto retraso mental y quien vive en compañía de su padre, el señor Liu, en un distrito menos pujante, se lo ha enviado esperando una pronta visita. Daming cree que se padre ha muerto, sin embargo Erming simplemente ha representado una escena para él cotidiana. Así es como Daming vuelve a casa y también al baño, a ese gran baño público en el que se crió y del que viven su padre y su hermano, el mismo en el que una serie de hombres atienden diariamente, a más de una cita con la higiene, a un encuentro con su amigos, con sus alegrías, con sus tristezas, con sus triunfos y con sus fracasos. Allí vemos a un hombre que se refugia en el baño perseguido por sus acreedores, a uno que se esconde de su esposa, y otro descubre que la ducha es el mejor escenario para cantar el bellísimo O sole mio. En este entorno Daming se transforma de huraño a simpático y, tal vez como lo hizo en el pasado, de nuevo juega y trabaja en el baño y principalmente, renueva sus tradiciones y el amor a su primera familia. Desafortunadamente llega la noticia de que el distrito será demolido y además el señor Liu muere. Erming tarda en comprender la situación, o acaso es la angustia de saber que ha llegado el fin de todo aquello que le ha dado sentido a su vida la que le impide pisar su nueva realidad; entonces se rehúsa a cerrar el baño, a aceptar que su padre ha muerto y a que deben mudarse a un distrito diferente, al igual que lo hacen los demás habitantes del lugar, dejando no sólo el edificio sino la arquitectura en la que se ha levantado la vida a la que asisten los personajes y la que reciben gracias a las palabras, como la maravillosa historia de la madre de Erming quien vive paralelamente desde la lejanía del pasado en el presente de la película.

La sesión inició enmarcada por un par de preguntas: ¿Qué es una familia? Y ¿Qué rasgos la distinguen? Interrogantes no resueltos a cabalidad pero que sirvieron para entender un poco el lugar de los personajes y su relación común. Observando la posibilidad que tuvo Daming de volver a esos lazos simbólicos que había abandonado en pos de un futuro diferente, y que otros llamarían "mejor",  encontramos cómo Erming, el hijo enfermo que permaneció junto a su padre Liu en un distrito modesto, recibió con más profundidad los lazos simbólicos que sostuvieron aquella familia incluso después de la muerte de Liu. Mas la posición de Daming, quien permaneció junto a su hermano, fue interesante para continuar indagando, pues ¿A nombre de qué uno se acepta o se excluye de una familia? Y ¿En qué medida alguien se debe a su familia? Quizás es por la sangre, por los afectos, o por el origen; sin embargo la sangre no es suficiente para convocar a una familia. La película muestra una manera de hacer comunidad entre seres que, sin tener el mismo apellido, logran convivir como si fuesen dentro del baño una familia, llegando a compartir cierta intimidad, la cual permite que se conozcan unos a otros. Quizás un vínculo mínimo común para hacer familia es el amor, y es Erming y su ternura y su bondad quien se nos presenta como un foco que une a todos los personajes: une a su padre y a su hermano, a todos los asistentes y finalmente a su madre que aparece mediante palabras con ese lugar feliz que es en definitiva el baño. Pero no necesariamente los lazos familiares son benévolos pues también los hay dañinos, incluso a nombre del amor. Así pues, la familia no es ideal en sí misma. Finalmente se establecieron algunos rasgos que ayudan a pensar mejor este complejo tema de la familia:

1-Un pasado común, 2-La obligación tácita al sacrificio y a los actos gratuitos, 3-El compartir un sentido que ningún miembro se da el derecho de apropiarse, 4-La vivencia particular de la ausencia o de la muerte del otro, 5-La disposición y apropiación de las dificultades ajenas, 6-La trasmisión de tradiciones valores.

Quizás este rastreo permite en futuras sesiones profundizar más este tema central de la historia y principalmente de nuestra actualidad.

Eduardo Cano

Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA

Ciclo: “Familias”

 Sábado 16 de julio de 2011, Hora: 5:00 pm.

EL BAÑO

elbano

Abandonado por Daming, su hijo mayor, que se ha trasladado a la zona de economía desarrollada de Shenzen en busca de fortuna, el señor Liu sigue en Beijing, cuidando de su hijo menor (Erming, un joven que sufre retraso mental), y aferrado a su vocacional actividad como propietario de unos baños públicos. Por error, Daming, creyendo que su padre ha fallecido, regresa a Beijing y descubre la magia de los baños públicos y su importancia para el vecindario. En contacto con los clientes, asiduos y casi todos ellos antiguos, recupera la cultura tradicional del baño y aprende a asumir sus responsabilidades familiares y a afrontar los problemas que la modernización plantea en su vida personal.

Director: Zhang Yang  - Año  1999 - Duración: 1 hora 32 min.

Calle 50 No. 78A-89  –Teléfono 2343641

Apoyan:

logopan_blanco y negro                        escudocolombiabncompleto

CICLO "FAMILIAS"

Sesión del 23 de julio del 2011

TITULO: LA CIENAGA

DIRECTORA: LUCRECIA MARTEL

GUIÓN: LUCRECIA MARTEL

PAIS: ARGENTINA/FRANCIA/ESPAÑA

AÑO: 2001

DURACIÓN: 1 hora-40 min.

 

La ciénaga, “opera prima” de esta directora nacida en Salta, al norte de Argentina en 1966, nos aporta una inquietante reflexión en nuestro ciclo sobre la familia.  Somos testigos del transcurrir de dos familias, la de Mecha, una mujer alcohólica y adinerada, que pasa los días tendida en su lecho, con un marido mantenido e inútil, tampoco ajeno a los problemas etílicos y unos hijos adolescentes, que no han logrado captar la atención de los padres. Tras un accidente de Mecha originado en su constante borrachera, acude Tali, la prima, perteneciente a un hogar menos favorecido económicamente, con una bulliciosa chiquillada en casa a quien atiende con paciencia infinita, sin dejar escapar una queja frente a la dura tarea que ella y su esposo se proponen de sacar adelante sus hijos.

Una ácida crítica a la clase media argentina es lo que constituye esta película. La ruina que se vive en la Mandrágora, la casa de campo en donde vive Mecha, cobija por igual edificación y moradores. Lo que fue una lujosa mansión es ya un sitio sofocante en donde nada funciona; una piscina de aguas pútridas en las que sin ningún reato se sumergen sus habitantes, buena metáfora de lo que sucede con aquellas gentes.  El hijo mayor reproduce la irresponsabilidad paterna. Personajes atrapados en atmósferas agobiantes; cicatrices de sus aventuras en el monte o de los accidentes caseros acompañan las cicatrices del alma, producto de la frustración. Sin embargo, aquellos seres fracasados en su experiencia vital, permanecen allí, como si un pesado sopor los inmovilizara, incapaces de cambiar el rumbo de sus vidas.  Sólo se escuchan amargas auto-recriminaciones: “¡Aquí nada funciona, esta casa es un caos y yo tengo la culpa por no haberlo echado antes!” se lamenta Mecha. La vaca atrapada en el barro es la imagen de aquellos seres sumergidos en la inacción, en un estatismo que aniquila sus espíritus.

No cabe duda al afirmar que los padres deben constituirse en un referente para sus hijos en cuanto a responsabilidad, ética, autoridad; pero adicionalmente, deben brindar adecuada protección frente a los riesgos inherentes a la inocente despreocupación de los niños que los hace especialmente vulnerables; los adolescentes de la Mandrágora bordean permanentemente la tragedia con la irresponsable manipulación de las armas de fuego que usan sus padres para la cacería.  Y el fatal accidente del pequeño en casa de Tali, es producto de un desafortunado descuido de su abnegada madre.

Como se ha repetido en estos espacios, podemos hablar de familia si entre sus miembros se han creado vínculos afectivos, construidos a lo largo de sus historias mediante la palabra, el intercambio de opiniones, inquietudes, dudas, angustias; pero ese diálogo es lo que está ausente en casa de Mecha; la vida de estos personajes transcurre en medio del tedio y la incomunicación, tendido cada cual en su lecho. Momi, la hija menor, sólo ha logrado crear un vínculo de amistad con la joven criada de la casa. En ese sentido, la familia de Tali marca diferencia pues vemos un padre que atiende las pequeñas necesidades de sus hijos y una madre que, no obstante la pesada carga, está permanentemente escuchando y solucionando, sin alterarse,  las pequeñas rencillas que surgen entre sus hijos.

Frente a la desesperanza de esas vidas, a la perpetuación de sus condiciones, la aparición de la virgen con el consiguiente fervor que origina, aparece como única alternativa para olvidar por un momento sus frustraciones,  la pérdida de las ilusiones y como evasión ante la dureza de sus vidas.

Para resaltar varios aspectos técnicos de la película; un guión impecable que desde el comienzo nos introduce en el tenso ambiente que rodea a los habitantes de la Mandrágora y que imprime a la historia un sentido circular, de asuntos no resueltos; el sonido totalmente natural contribuye a crear una atmósfera agobiante; recordemos ese exasperante ruido metálico de las sillas arrastradas junto a la piscina; la fotografía transmite el calor húmedo del entorno. El agua aparece como elemento purificador pero también amenazante cuando se advierte la tormenta en la montaña.  Destacable el manejo del tiempo, un tiempo incierto, no cuantificado ni explícito, que añade quietud a la historia; no es posible saber cuánto tiempo transcurre: ¿quizás dos, tres días?, ¿quizás semanas?  Habría que señalar también ese ligero toque de erotismo que la directora introduce en la película –recordemos la escena del baño de Verónica o el juego del hermano con sus prendas íntimas- momentos que por un instante cohesionan y sacan del letargo aquellos seres.

Por último, recordar que esta exhibición se apoya en la “Maleta de películas”, programa auspiciado por el PAN (Plan audiovisual colombiano) y el Ministerio de Cultura, dentro de la convocatoria abierta por esas instituciones para la formación de públicos en la apreciación de cine.

 

BEATRIZ FLOREZ          

Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA

Ciclo: “Familias”

Sábado 23 de julio de 2011, Hora: 5:00 pm.

 LA CIÉNAGA

lacienaga

A unos noventa kilómetros de la ciudad de La Ciénaga, está el pueblo de Rey Muerto, y cerca de ahí la finca La Mandrágora, donde se cosechan y secan pimientos rojos, y donde pasa el verano Mecha, una mujer cincuentona que tiene cuatro hijos y un marido que se tiñe el pelo. Tali, prima de Mecha, también tiene cuatro hijos, un marido amante de la casa, la caza y los hijos. Dos accidentes reunirán a estas dos familias en el campo, donde tratarán de sobrevivir a un verano del demonio. Pero no todos lo lograrán. Dos familias –una de clase media urbana y otra de productores rurales en decadencia– se entrecruzan en el sopor provinciano de una región caótica e inmutable, donde nada sucede pero todo está a punto de estallar.

Directora: Lucrecia Martel  - Año  2001 - Duración: 1 hora 42 min.

Calle 50 No. 78A-89  –Teléfono 2343641

Apoyan:

logopan_fondo blanco           escudocolombiabncompleto

 Ciclo: “Familias”

 

Sábado 9 de julio de 2011, Hora: 5:00 pm.

 

REBELDE SIN CAUSA

rebeldesincausa 

Jimmy Stark, estudiante de instituto, es un chico particularmente difícil: confuso y desorientado, se ve frecuentemente envuelto en peleas y conflictos, a consecuencia de los cuales su familia, en la cual es el hijo único, se ve obligada a un permanente peregrinaje de una ciudad a otra. Llegado a una nueva localidad, en la que también encontrará nuevos sentimientos hasta entonces desconocidos (el amor, de Judy y la amistad admirativa de ‘Platón’ Crawford, un muchacho aún más joven que él), no tarda en sostener su enésimo enfrentamiento, aunque, en esta ocasión, las consecuencias serán mucho más terribles...

Director: Nicholas Ray  - Año  1955 - Duración: 1 hora 47 min.

Calle 50 No. 78A-89  –Teléfono 2343641

Apoyan:


logopan_blanco y negro                                    escudocolombiabncompleto

Ciclo: “Familias”

Sábado 30 de julio de 2011, Hora: 5:00 pm.

lashorasdelverano

Entre tres hermanos estalla un conflicto cuando su madre, albacea de la excepcional colección de arte del siglo XIX que perteneció a su tío, muere repentinamente. Sin embargo, no tendrán más remedio que limar asperezas y llegar a un acuerdo. Adrienne es en Nueva York una diseñadora de éxito, Frédéric es economista y profesor universitario en París, y Jérémie, un dinámico hombre de negocios asentado en China. Esta situación representa para ellos el fin de la niñez y de los recuerdos compartidos.

Director: Olivier Assayas  - Año  2008 - Duración: 1 hora 43 min.

Calle 50 No. 78A-89  –Teléfono 2343641


Sesión del 9 de julio del 2011

TITULO: REBELDE SIN CAUSA

DIRECTOR: NICHOLAS RAY

GUIÓN: NICHOLAS RAY, STEWART STERN

PAIS: ESTADOS UNIDOS

AÑO: 1955

DURACIÓN: 111 min.

 

Iniciamos con esta sesión el ciclo “Familias”, destinado a reflexionar sobre esta célula social, con una película que ha sido incluida en el archivo histórico de la Biblioteca Nacional de los Estados Unidos por su significación en la historia fílmica de ese país.  Esta exhibición se apoya en la “Maleta de películas”, programa auspiciado por el PAN (Plan audiovisual colombiano) y el Ministerio de Cultura, dentro de la convocatoria abierta por esas instituciones para la formación de públicos en la apreciación de cine.

Jim Stark (James Dean), Judy (Natalie Wood) y Platón (Sal Mineo), coinciden una noche en una estación de policía por asuntos menores. Todos pertenecen a la próspera clase media americana pero sus actitudes en la comisaría ya dejan ver la incapacidad de estas familias para construir un entorno favorable al crecimiento y desarrollo como personas de estos jóvenes.  En el caso de Jim,  un padre pusilánime que no encuentra respuestas a las inquietudes existenciales de su hijo y una madre autoritaria que resuelve los constantes líos del muchacho, mudándose de residencia;  o Judy, quien ha huido del hogar en donde es sometida al constante maltrato del padre, o el caso de Platón quien vive sólo con su aya ante la ausencia total de familia, cuya existencia sólo es evidenciada por el aporte económico que cumplidamente llega mes tras mes. La película se constituye en una dura crítica a la sociedad norteamericana de la década de los cincuenta, cuando, superado el lastre de la segunda guerra mundial, parece florecer en el confort, creando ese imaginario del “american way of life”, revestida de un falso moralismo, pero a la que aquí Nicholas Ray desnuda, dejando al descubierto todas sus falencias.

Jóvenes que no tienen interlocutores en sus hogares y se enfrentan solos a las angustias propias de la adolescencia, sin ningún referente para transitar por esos años cruciales previos a la adultez.  Esos conflictos interiores no resueltos quizás determinen el destino de sus vidas, como ocurre en el absurdo incidente que costó la vida a Platón. Sólo buscan un lugar en donde puedan “ser ellos” y cada uno se crea una forma diferente de enfrentar la soledad que le aqueja, vías que frecuentemente rozan la ilegalidad.  La actitud de Judy denota su búsqueda de un hogar; Jim lanza a su padre un interrogante desesperado: Padre, ¿qué es ser un hombre”, pregunta ante la cual él titubea atemorizado ante su propia incapacidad para responder.  Platón, sólo encuentra protección en esa arma fatídica que será su desgracia.

Frente a esas familias incapaces de dar respuestas a sus hijos, en inevitable plantearse preguntas como, ¿Para qué la familia? ¿Es la familia realmente la célula de la sociedad? ¿O, como decía un pensador, es más bien, la célula de la criminalidad? No parece posible pensar en su desaparición pues hay referentes que sólo pueden originarse en la familia; no obstante, sí hay que aceptar que el tipo tradicional de familia ya no es el único pensable pero cualquiera que sea la forma que adopte, tiene una tremenda responsabilidad ante sus hijos y ante la sociedad en la construcción de los valores y los códigos éticos que acompañen a sus vástagos a lo largo de sus vidas.

Tras las anteriores reflexiones que surgieron en la discusión, resulta irónico el título de la película, pero quizás era esa ironía lo que buscaba introducir el director, reforzando la idea de la incomprensión que ronda alrededor de los adolescentes protagonistas.

No deja de sorprender ese halo trágico que pareció signar la vida de los tres protagonistas de la película: Nataly Wood (Judy), pereció ahogada cuando daba un paseo en bote por un lago en compañía de su esposo; James Dean que tras esta película se convirtió en un ícono para su generación, murió poco después en un accidente de tránsito y Platón, fue apuñaleado en una calle de Los Ángeles por un hombre que nunca explicó la razón de su delito.  El mismo director, Nicholas Ray sufrió una especie de censura en el medio cinematográfico a raíz de esta película y terminó su vida filmando su propia agonía.

 BEATRIZ FLOREZ

Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA


.

rebeldesincausa

Julio 9 - Rebelde sin causa

Director: Nicholas Ray.   1955

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elbano

Julio 16 - El baño

Director: Zhang Yang. 1999

 

 

 

 

 

 

 

 


lacienaga

Julio 23 - La ciénaga

Directora: Lucrecia Martel. 2001

 

 

 

 

 

 

 

 

 

lashorasdelveranoJulio 30 - Las horas del verano.

Director: Olivier Assayas.   2008