Ciclo "La infancia: un tiempo por recobrar"

La infancia. Ese tiempo escondido en la memoria.  Un ciclo de cine puede ser ese viaje, a la resignificación, a la lucha contra el olvido.

-       Mayo 5 - El globo blanco – Jafar Panahi – 1995.

-       Mayo 12 - Nadie sabe – Hirokazu Koreeda – 2004.

-       Mayo 19 - La piel dura – Francois Truffaut – 1976.

-       Mayo 26 - Cero en conducta – Jean Vigo – 1933.

Película: Cero en conducta.

Director: Jean Vigo.

País: Francia.

Año: 1933

Las vacaciones se han terminado. En tren regresa a la institución en la que es educado un joven. Frente a él a un hombre en el asiento opuesto al suyo, parece dormir. En alguna parada del tren, ingresa en el vagón otro joven, amigo del primero, también de regreso a la institución. Cada cual comienza a sacar cosas de los bolsillos de sus respectivas chaquetas: bombas inflables, plumas, cigarros, juguetes, y se dan a entretenerse mutuamente con todo eso; les vemos como dos cosas vivas, gozando del instante presente de su vida; el hombre de enfrente ni se inmuta; el tren se detiene y el hombre, tan dormido que va cae al suelo y de él, uno de los chicos afirma socarronamente: “¡está muerto!”. En la institución gobierna una expresión: “cero en conducta”; se le escucha decir a los mayores, por doquiera que hay infantes haciendo de las suyas: en el patio, en el salón de clases, en el dormitorio; los castigos pululan: ¡domingo sin descanso! Agobiados con ese trato que reciben de parte de los educadores de la institución, cuatro jóvenes se dan a la rebelión y preparan un motín que habrá de estallar el día de una celebración institucional muy importante para el director del internado. Precisamente a la hora de dormir, lo que parecía ser una noche de sueño tranquilo, torna a ser una ensoñación: ¡el desorden se instala!, en el medio de él, levantando un estandarte, Tabard, uno de los jóvenes rebeldes, hace un manifiesto contra los castigos, contra el maltrato, contra la esclavitud, a favor de la libertad y de la rebelión; plumas de las almohadas vuelan por todo el espacio, el tiempo se percibe más lento, un canto se deja escuchar, los jóvenes al unísono y en algarabía plena marchan hacia el desacato, abandonan el dormitorio. Al otro día, el día de la celebración, desde el techo empiezan a caer trozos de cosas: los cuatro rebeldes instauran el desorden en toda la institución, los otros compañeros se les unen, el director, los encargados de la vigilancia, profesores y adultos, se tienen que refugiar acobardados. Contra el cielo, escalando una empinada techumbre, vemos marchar hacia el horizonte a los cuatro rebeldes triunfales.

Cero en conducta, el filme con el que cerramos el ciclo sobre la infancia: ese tiempo por recobrar. ¿Qué nos mostraron esas películas que vimos, El globo blanco, Nadie sabe, La piel dura y Cero en conducta, sobre la infancia? La primera: el mundo de los niños es desapercibido por los adultos: ¿conseguir un pececito colorido, una insignificancia?; la segunda: niños abandonados que se tienen que hacer al mundo, desatendidos por su madre y por la sociedad en que nacieron: éstos ignoran su existencia, su presencia, sus necesidades, desatienden su formación; la tercera: que ser niño es abrirse a esas experiencias que son para esa época de la vida ciertas aventuras: el primer beso, recitar un poema, querer llevar cierto bolsito al restaurante por más sucio que éste se vea, prepararse el desayuno, no poder oponerse al maltrato, enamorarse por vez primera; ¿y la última, Cero en conducta? Infantes en un internado sometidos al autoritarismo de los encargados de su educación que se rebelan contra éste y protestan contra el maltrato. Ya desde el comienzo el director nos ofrece una proposición: la adultez como un tiempo de la quietud cadavérica, casi la muerte, y la infancia-adolescencia, como una inquietud pululando por el mundo, como un cuerpo sentado en cualquier asiento que no cabe ahí y de estar así, un fluir de la vida que corre escaleras abajo y techos arriba. Todo eso mostrado en unos cuantos espacios: un tren, un salón de clases, un patio, las calles de una ciudad que puede ser París u otra, un dormitorio, una techumbre. Esta proposición de Vigo, el tratamiento que hace del tema de la infancia, afirma que hay en la infancia, por lo menos en la que nos presenta la película, encarnada en esos cuatro jóvenes, la posibilidad de atentar contra la domesticación de la vida, contra el autoritarismo, contra el abuso en la forma del maltrato, contra la obediencia irreflexiva, y que hay en ella, en ese estado de la vida, una posibilidad de las más grandes de lo humano y de la cual la película hace un homenaje: la resistencia.

Y Cero en conducta todavía enseña muchas otras cosas que se ofrecen aquí, en esta redacción, como preguntas y algunas afirmaciones, éstas: ¿Cómo perciben los niños el mundo que se les presenta?, ¿y cómo se posicionan ellos en él? ¡Un complot es una reacción muy interesante a una situación de un control exacerbado! ¿Se puede controlar completamente a un niño?, ¿cómo se ejerce ese control, el poder en ese intento? En el instituto donde son educados esos jóvenes vemos figuras autoritarias, no autoridades. ¿Qué entendimiento hay de lo humano en una expresión como esa, la que tanto se escucha en esa institución para juzgar al otro que es un infante: ‘cero en conducta’?, ¿quién educa?, ¿cómo se educa?, ¿quiénes son los referentes que lo acompañan a uno en el proceso del crecimiento?, ¿para qué se educa? Hoy es muy difícil hacer de educador. Hoy los estudiantes tienen derechos y recursos a los que pueden apelar para chocar contra el maestro: amenazas, demandas, acciones de tutela. Es una película muy actual: su contenido, su proposición tiene validez hoy en día, sometidos como estamos al discurso capitalista que tanto domestica; y también las experiencias de esos jóvenes que fuman, que hacen triquiñuelas, que se burlan de todo cuanto pueden. Ante la rigurosidad, la respuesta es la oposición, irreflexiva o no, una negación: los jóvenes de ese instituto se rebelan contra ese control tan riguroso que quieren ejercer sobre ellos. ¿Cómo se ingresa al infante en el deber? y ¿cómo ingresarlo a la vivencia de los derechos? Hay que interrogar a los gobernantes, a los agentes del poder. La infancia es exploración, ¿cómo posicionarse ante esa vivencia que caracteriza tanto ese tiempo de la vida?, ¿cómo relacionarse con un explorador’? ¿La vida son etapas que uno va viviendo y que supera? ¡Ojala que no! ¡Que perviva el espíritu contra la obediencia irreflexiva! Para enfrentarse a un grupo sobre el que se pretende ejercer un magisterio, para hacerlo mejor, es menester que medie la vocación de hacerlo, la vocación magisterial. ¿Cómo hace un educador para suscitar en el otro una pasión por el conocimiento? Hoy el que educa, y que lo hace con convicción, está atravesado por muchas preguntas muy difíciles sobre ese otro y sobre su propio lugar en eso que realiza: educar. Lo que se funda en el miedo es el autoritarismo, conduce al obedecimiento irreflexivo, a la inutilidad o a la resistencia. Si se reconoce que el control es necesario para algo, entonces hay que interrogar el para qué de éste: ¿para la mejor convivencia posible?, ¿para crear borregos?, ¿para crear seres obedientes?, ¿para asfixiar la creatividad?

Al otro que se abre al mundo hay que educarlo, forjar en él formas, haciendo del diálogo con él la herramienta más potente en eso. Con un explorador se relaciona un educador ofreciéndole lo que conoce del mundo, o sea misterios, interrogantes, el asombro, y hacer todo eso con la mejor palabra posible, conversando, escribiendo…

¡Que no nos falten las palabras! En un mundo tan complejo brota la necesidad de la palabra.

Santiago Alberto Gutiérrez Gómez

Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA

Abril 12 de 2012

Película: Nadie sabe

Director: Hirokazu Kore-eda.

Año: 2004

En apariencia es una mudanza cualquiera, llegan Keiko, la madre, y su hijo Akira, más varias maletas. El apartamento es pequeño, apenas para dos inquilinos. Sin embargo del interior de las maletas salen dos niños más, Yuki y Shigeru, y en la noche el grupo se completa cuando la inocente Kyoko se une a la familia. Desafortunadamente para mantener el alquiler los niños deben permanecer escondidos, cumpliendo las únicas reglas que Keiko imparte: no hacer ruido ni tampoco salir al balcón; y son las únicas reglas porque Keiko como madre desaparece, al igual que lo hicieron los cuatro padres de los niños, al principio ella se va sólo para volver en las noches, pero más adelante los abandona para irse con su nuevo novio dejándole una parca nota y un poco de dinero a Akira, el mayor, al que ella le confía el cuidado de sus tres hermanitos. Sometidos a este desamparo injusto, la vida de los chiquillos pasa entre los juegos, la soledad y los sueños reprimidos: a Akira le gustaría jugar al béisbol, a Yuki contemplar los aviones, a Kyoko tocar el piano y a Shigeru ir al colegio. Como era de esperarse el dinero empieza a escasear, y, no obstante el grado de abandono en que los cuatro se encuentran, ninguno de los padres de los niños atiende los llamados de Akira. Solamente Saki, una adolescente solitaria, ayuda a los chiquillos y se convierte en su amiga. En tanto el tiempo pasa cortan los servicios del apartamento por falta de pago, por lo cual todos deben recurrir a las fuentes del parque para asearse y calmar su sed. Finalmente después de un año en el que paulatinamente han conocido la indigencia, Yuki cae de una silla, accidente que le costará la vida y que paradójicamente la llevará a los campos del aeropuerto, cerca de los aviones que tanto ansiaba observar, y llegará hasta allí gracias a Saki y a Akira, metidita en la maleta como si fuera su ataúd.

Nadie sabe  nos presenta a cuatro niños a quienes su madre, y de cierta manera el resto de la sociedad, les impone unas leyes que los separan de mundo, que les impide conocerlo, imposición que contradice la lógica misma de la infancia. Ellos deben permanecer al margen de los demás, curiosamente en medio de Tokio, una ciudad millones de habitantes. En esa cercanía física, pero distante en lo afectivo, ¿Qué se puede llegar a saber del otro, del mismo vecino? Akira, el mayorcito, tuvo que valerse de la solidaridad con sus hermanos para tratar de hacer algo por ellos, para conseguir un sustento, así su tarea, para el espectador pareciera lanzada al fracaso, de ahí la necesidad de recordar que los niños no pueden educarse  por ellos mismos, aislados de la transmisión que posibilitan los adultos, porque inevitablemente la indigencia será el destino. Esto conduce a preguntase sobre ¿cuál fue entonces la responsabilidad de la madre? Teniendo en cuenta que así no lo hubiese deseado tenía cuatro niños a su cargo, y por ende ¿cuál es la responsabilidad de la sociedad? ¿Acaso todos podemos hacer la vista gorda y decir que mientras no suceda en nuestra casa no es un asunto que nos corresponde? Según las intenciones del director que pretendía mostrar la calidez y la dulzura desde adentro, lo sucedido fue como la matica que crecía en el asfalto, vimos niños amorosos, solidarios, juguetones, e infantiles en el buen sentido de la palabra, principalmente Yuki y Shigeru, porque Akira y Kyoko tenían una mirada de tristeza profunda, de una vida en la que la adultez se les impuso de golpe. En este punto llegamos a una pregunta pocas veces tenida en cuenta ¿Cuál es el lugar de la muerte en la infancia? Yuki entra y sale del mundo metidita en una maleta, como si ese fuera su único posible vientre materno, es enterrada sin que los demás caigan en llantos exagerados, sino en el silencio. ¿Cómo duele la muerte en la infancia? Eso quizás hace parte del universo que hemos olvidado, nos olvidarnos de haber sido niños. ¿Fue la película  bella? ¿Qué es lo bello de la película cuando de un lado observamos ternura y del otro un abandono e indiferencia? Si nos concentramos sólo en lo poético quizás olvidemos la reflexión necesaria para comprender lo dramático que puede haber en esta película, pues de tantas preguntas sólo baste mencionar una a tener en cuenta ¿A quién le importan los niños?

Eduardo Cano.

Corporación cultural ESTANISLAO ZULETA

Ciclo: “La infancia: un tiempo por recobrar”

 Sábado 12 de mayo de 2012, Hora: 5:00 pm.

NADIE SABE

Nadie sabe

¿Cómo puede uno con 12 años de edad hacerse cargo completamente, y en todos los sentidos, de si mismo, y a la vez de sus tres hermanos menores, viviendo además, por circunstancias ajenas a su propia voluntad, casi en las lindes de la sociedad en la que se nace, y para la cual sus hermanos ni siquiera existen? (Sebastián Gutiérrez)

Director: Hirokazu Kore-eda– Año: 2004 - Duración: 2 horas 20 m.

Calle 50 No. 78A-89  –Teléfono 2343641 


CINE EN CONVERSACIÓN

CICLO "La infancia: un tiempo por recobrar"

Sesión del 19 de mayo del 2012

TÍTULO: LA PIEL DURA

DIRECTOR: FRANCOIS TRUFFAUT

GUIÓN: FRANCOIS TRUFFAUT Y SUZANNE SCHIFFMAN

PAÍS: FRANCIA

AÑO: 1976

DURACIÓN: 105 min.

Como un torrente desbordado de su cauce, decenas de niños se precipitan por las empinadas callejuelas de Thiers, presos de esa loca alegría que la palabra vacaciones desata en cualquier chico. Así nos introduce Truffaut en esta bellísima película que continúa nuestro ciclo “La infancia, un tiempo por recobrar” y justamente eso, es lo que consigue esta cinta: rescatar momentos de nuestra lejana niñez que permanecían en la niebla del tiempo, para vernos reflejados en esos pequeños, con sus pilatunas, sus miedos, sus expectativas.  Es el intento de Truffaut, muy bien logrado, de presentarnos el mundo bajo la mirada de los niños.  No hay una historia central, aunque el caso de Julien Leclou sea destacado; son muchas y pequeñas historias que se suceden en sus relaciones con los adultos, con sus padres, con los profesores, con los compañeros de aula.

Pareciera advertirnos el director sobre la fragilidad que conlleva la infancia; todas las circunstancias adversas que puede enfrentar y que a veces se inician en el propio hogar, como en el caso de Julián, hijo de una madre alcohólica que lo maltrata, o la indiferencia de un profesor que se limita a impartir unos conocimientos, totalmente distante de las preocupaciones de sus alumnos, sin tratar de establecer el menor vínculo afectivo con ellos, sin tratar de indagar qué hay detrás de aquellos rostros apáticos, que no responden a sus exigencias académicas, pero que cobran vida y se transforman una vez se sienten libres de su presencia; recordemos la excelente dramatización que logra Bruno del texto “El avaro” de Molière, cuando no es requerido por su profesora.

Pero también están presentes en la película aquellas pequeñas pilatunas que provocan sus risas frescas; las primeras inquietudes y fantasías sexuales como las que provoca en Patrick, la madre de su compañero de clase, asociada a aquel cartel publicitario un tanto provocativo. El anhelo en chicos y chicas por ese primer beso que parece que nunca llegará. Y es que los niños tienen vida propia; una vida en la que caben alegrías, tristezas, expectativas, miedos, pero los adultos parecemos no advertirlo.  Sus preocupaciones nos parecen tontas, como tonta era para sus padres la obstinación de la pequeña en llevar el restaurante el bolso que constituía su deseo en ese momento, no importaba que estuviera estropeado por el uso, ¡era su preferido!  Aquella alusión al  pueblo situado en el centro de Francia, desde donde escribe la pequeña a su primo, quizás  contenga  una metáfora sobre la necesidad de que los niños estén en el centro de la mirada de los adultos.

La película contrasta dos tipos de profesor: el uno representado por la profesora Petit, a quien sólo preocupa impartir la lección cada día y quien no busca “conectarse” con sus alumnos; no encuentra la forma de abordar y discutir las naturales inquietudes que aparecen en los preadolescentes. Por lo tanto, nunca advierte que Julián tiene serias dificultades en el hogar, que son el motivo de su desinterés en las actividades escolares. Por el contrario, el profesor Richet, establece vínculos de confianza con los pequeños; les demuestra que son importantes para él; lo vemos por las calles acercándose a los alumnos y a sus padres; comparte con ellos la felicidad de ser padre. Para recordar, esa última conversación luego de que Julián fuera rescatado de su hogar y que precede las vacaciones de verano; vale la pena reproducir aquí textualmente algunas de sus líneas, pues constituye un manifiesto que reivindica los derechos de los niños, así como la advertencia de que la vida no siempre es fácil, ni para los niños, ni para los adultos:  «Quería deciros que si elegí el oficio de maestro fue porque guardo un mal recuerdo de mi juventud y porque no me gusta la forma en que se trata a los niños. La vida no es fácil, es dura, y es importante que aprendáis a endureceros para que podáis enfrentaros a ella, ojo, endureceros, no ser insensibles. Por una especie de extraño equilibrio, aquellos que tuvieron una infancia difícil están generalmente mejor dotados para enfrentarse a la vida adulta que aquellos otros que disfrutaron de protección o de un exceso de cariño. Es una especie de ley de compensación. Más adelante tendréis hijos, y yo espero que vosotros los queráis y que ellos os quieran. En realidad, ellos os querrán si vosotros los queréis. Si no, traspasarán su amor o su afecto, su ternura, a otras personas o a otras cosas. Porque la vida está hecha de ese modo: no podemos vivir sin querer y ser queridos».  También resalta Richet en esa ocasión, la actitud de los políticos, para los cuales ellos no cuentan ya que no votan.

A pesar de la afirmación contundente de Richet: “De todas las injusticias de la humanidad, la injusticia hacia los niños es la peor, la más despreciable. La vida no siempre es justa y nunca lo será”, hay un mensaje de esperanza en sus palabras cuando les alienta a endurecer su piel para  soportar las dificultades propias de su edad porque eso los hará fuerte y en compensación, la felicidad les aguardará más allá del camino, cuando alcancen la edad adulta.

Cerramos así estas líneas que trataron de resumir las diferentes emociones que nos suscitó esta cinta de un director inolvidable por la sensibilidad que despliega a través de toda su filmografía. Agreguemos que la fotografía, con sus planos generales, recrea la bella arquitectura medieval de Thiers, y la música nos facilita la entrada en ese mundo infantil. El lenguaje cinematográfico es hábilmente utilizado por la cámara en la escena que nos introduce a Julián Leclou: el recorrido que empieza desde sus zapatos destrozados, pasando por la ropa sucia y rota, nos describe ya la ausencia de unos padres interesados en el bienestar del niño, sin necesidad de recurrir a ningún diálogo.

BEATRIZ FLÓREZ

Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA.

Sábado 19 de mayo de 2012, Hora: 5:00 pm.

Ciclo: “La infancia: un tiempo por recobrar”

 LA PIEL DURA

LA PIEL DURA

“L’argent de poche”, “Dinero de bolsillo “ o “La piel dura”, nos permite de una bella manera revisitar el importante lugar y momento de nuestra historia, que nos brindó esa primera confusa impresión del mundo. Es un viaje alegórico y revitalizante, cargado de sentido y de complicidad, que acorta grandes distancias y hace girar las manecillas hacia atrás, para reivindicar las complicadas y grandes luchas que de pequeños debemos afrontar, como las que van en recitar un poema a una maestra en el salón de clases, llevar de la mano a otro más chiquito, conseguir monedas para comprar juguetes, no ser amado y recibir maltratos y la inquietud inmensa del primer beso. (Sebastián Gutiérrez)

Director: Francois Truffaut – Año: 1976 - Duración: 1 hora 45 m.

Calle 50 No. 78A-89  –Teléfono 2343641 


Ciclo: “La infancia: un tiempo por recobrar”

 Sábado 5 de mayo de 2012, Hora: 5:00 pm.

EL GLOBO BLANCO

ElGloboBlanco

El 21 de marzo, primer día de la primavera, se celebra en Irán el Año Nuevo. Razieh, una niña de ocho años, sueña con conseguir el tradicional pez dorado de esas fiestas. Con la ayuda de su hermano Ali, convence a su madre de que le dé dinero para comprarlo. Pero el camino hasta la tienda donde venden peces dorados es muy largo y está lleno de peligros. Razieh, sola y desamparada, vive toda clase de peripecias antes de conseguir lo que quiere: pierde y recupera el dinero, se lo roban, se le cae por una cloaca, llega tarde a la tienda. Celebrada cinta escrita por Kiarostami y premiada en Cannes. (FILMAFFINITY)

Director: Jafar Panahi – Año: 1995 - Duración: 1 hora 25 m.

Calle 50 No. 78A-89  –Teléfono 2343641 


Ciclo: “La infancia: un tiempo por recobrar”

Sábado 26 de mayo de 2012, Hora: 5:00 pm.

 CERO EN CONDUCTA

zero conduite

Obra maestra donde Jean Vigo (muerto a los 29 años con tan sólo cuatro películas en su haber) retrata sus recuerdos infantiles a través de la historia de cuatro jóvenes estudiantes franceses que, sujetos a un estricto régimen escolar, deciden rebelarse contra la institución. Filme prohibido en Francia en su estreno por su presunto mensaje antipatriótico. (FILMAFFINITY)

Director: Jean Vigo – Año: 1933 - Duración: 44 m.


TÍTULO: EL GLOBO BLANCO  

DIRECTOR: JAFAR PANAHI

GUIÓN: ABBAS KIAROSTAMI

PAÍS: IRÁN

AÑO: 1995

DURACIÓN: 85 min.

En la víspera del año nuevo iraní, que se celebra el 21 de marzo, una niña trata de alcanzar su deseo: el  pez que ha visto en una tienda de su ciudad y que pareciera danzar mientras nada en la pecera.

Su valor es poco, pero para una familia de escasos recursos representa demasiado satisfacer esa obstinación;  pero su tenaz persistencia y la intermediación del hermano, logran obtener de la madre los 100 tománs necesarios. Tras una serie de percances que nos mantienen en vilo, Razieh, que así se llama esta chiquilla, regresa a casa con el anhelado tesoro. Esta es la sencilla historia que constituye nuestra primera proyección en el ciclo “La infancia: un tiempo por recobrar” y que irá por todo el mes de mayo.

Jafar Panahi, el destacado alumno y colaborador de Abbas Kiarostami quien es autor del guión, demuestra aquí su sensibilidad de artista, con una exquisita película que, tomando como pretexto el capricho de una niña de 8 años, construye una maravillosa cinta en donde recrea el discurrir de una familia iraní; una madre diligente que debe atender a dos hijos y un esposo, a quien, aunque invisible pues sólo está presente a través de una voz que ordena y demanda, podemos imaginar autoritario y violento. Sin que nadie nos lo diga, suponemos que los golpes que aparecen en el rostro del pequeño Alí han sido infringidos por el padre.  Razieh y Alí, los dos hermanos, son los protagonistas centrales.

Una voz en “off” va llevando la cuenta regresiva hacia el nuevo año,  marcando también el agotamiento del plazo para comprar el pez; ese correr del tiempo, agregado a la peripecias que tienen que enfrentar los niños como la momentánea retención del billete por un derviche callejero y su posterior caída en el sótano de un almacén; la desconfianza que nos genera el soldado que se acerca a la pequeña; todo eso mantiene el suspenso durante buena parte de la película.

Es el mundo visto desde la mirada de los niños, pero es también la incapacidad de los adultos para entender ese mundo infantil. La sordera de éstos frente a sus voces, como lo demuestra el sastre, sólo preocupado por las incomodidades que le generan sus clientes, y quien no parece ver ni escuchar a los desesperados hermanos cuando solicitan su ayuda. Es la invisibilidad que a veces cae sobre los pequeños cuando sus afanes y preocupaciones, tan importantes para ellos, no logran concitar nuestra atención.

La película, sutilmente, va desplegando un abanico de sentimientos encarnados por los diferentes personajes: la solidaridad representada en el niño vendedor de globos, que luego nos genera tristeza al quedar solo en la noche de año nuevo, tras ayudar a recuperar el billete; la alegría y la ilusión de la infancia, depositadas a veces en objetos tan simples como ese pececito que ha provocado tal fascinación en Razieh; la persistencia en obtener el objeto del deseo, en tanto que los adultos a veces renunciamos fácilmente a luchar por lo que queremos; la terquedad de los adultos, que suscita discusiones como la que sostiene el sastre con su cliente alrededor del tamaño del cuello y en la cual, ninguno de los dos está dispuesto a ceder; está igualmente la soledad que percibimos en el soldado que se acerca a la pequeña, y quien inicialmente nos provoca desconfianza, pero en el que luego descubrimos  un ser capaz de construir amistad con esa niña, descendiendo a la altura de su mundo. Algo así como la metáfora que parece sugerir la escena en donde el vendedor le explica a la niña que el tamaño del pez depende del punto desde donde lo observe. Y quizás suceda lo mismo con las dificultades que enfrentamos en la vida.

Hay que destacar las virtudes de esta cinta reveladora del talento de Panahi, quien continúa la línea del sorprendente cine iraní que empezó a tener figuración en occidente en la década de los 70. Un cine que nos recuerda el neorrealismo italiano por centrarse en los problemas de personas que no tienen nada de extraordinarias y por incluir actores naturales además de no recurrir al uso de efectos especiales;  Partiendo de una sencilla historia, logra suscitar profundas reflexiones sobre diferentes aspectos del mundo infantil, pero también sobre los adultos y su relación con aquellos. El expresivo rostro de Aída Mojamadjani, en el papel de Razieh y su excelente actuación, es suficiente para cautivarnos durante toda la película.

Otro aspecto interesante es el papel del tiempo que pasa a ser prácticamente coprotagonista;   filmada en tiempo real, la lentitud en la narración de la historia, nos permite la reflexión mientras acompañamos los desplazamientos de los dos chicos durante las aventuras vividas ese día anterior al nuevo año.

Y finalmente, y a modo de homenaje al director, es necesario contar que a raíz de las sutiles pero firmes críticas políticas que contienen sus películas, a partir de la revolución iraní, Panahi ha sido encarcelado varias veces y liberado otras tantas ante la solidaridad expresada por cineastas y actores de todo el mundo; sin embargo, a fines del 2011, fue condenado a seis años de prisión y a la prohibición de hacer cine durante 20 años; esta vez no han tenido éxito las protestas expresadas desde el mundo del cine y de los intelectuales. Una vez más, el arte es mirado como subversivo por algunas ideologías.

BEATRIZ FLOREZ

Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA.

Mayo 5  - El globo blanco – Jafar Panahi – 1995.

ElGloboBlanco

 

Mayo 12  - Nadie sabe – Hirokazu Koreeda – 2004.

Nadie sabe

 

Mayo 19  - La piel dura – Francois Truffaut – 1976.

LA PIEL DURA

 

Mayo 26  - Cero en conducta – Jean Vigo – 1933.

zero conduite