Historia, economía y política

Aproximarnos a la obra de Estanislao Zuleta nos ha marcado por la pasión que su palabra nos deja ver en la necesidad de comprender lo humano. Indagaciones, caminos, elaboraciones que fue labrando de la mano de muchos pensadores, con un amor crítico por lo que ellos hicieron: un Nietzsche, un Marx, un Freud, un Kant, un Platón, entre muchos otros. La relación que construye con ellos nos invita a sostener una mirada de sospecha y crítica sobre aquello que se nos presenta o que hemos asumido como una verdad, que va de la mano con ser mejores escuchas de ese otro que nos acompaña en la cotidianidad, darle lugar a sus ideas y poder posicionarnos frente a ellas con lo que hemos construido. En la conversación, en el debate, vamos tejiendo relaciones más horizontales y democráticas con los otros. Así, hemos llegado, quienes conformamos la línea de Historia, Economía y Política, a la profunda convicción de que la relación con el conocimiento debe implicar un sentido de responsabilidad social, pues las concepciones, las ideas, los ideales que asumimos hacen parte de lo que somos y hacemos.

Tener presente su palabra y acercarnos a ella como él lo hacía con sus referentes: con una actitud respetuosa pero crítica, es la mejor forma de hacer un homenaje a su legado.

2017

2016

2014

2013

Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2017: El conflicto como constitutivo de lo humano: límites y posibilidades para la cultura y la democracia

Fecha: 2 de octubre de 2017
Línea: Historia, economía y política
Moderación: María Camila Giraldo
Comentario crítico: Lucero Soto
Expone: Luisa Fernanda
Relator: Heiner Patiño Castillo

Democracia: un postulado ideal hacia una acción política concreta

ESCUCHA EL AUDIO AQUÍ

La sesión inicia luego de una tarde pasada de lluvia y un fin de semana con acontecimientos desconsoladores para nuestra historia. Ejemplo de ello es la crisis que generó la propuesta de un referendo en Cataluña, España, propuesta que busca consultar a los catalanes sobre una posible independencia de esta comunidad; por lo que se propone una primera lectura que nos permita hacer una reflexión en torno a temas como la democracia y la política, temas que han estado presentes en las discusiones de este año. ¿Tiene la política todavía algún sentido? se cuestiona Hanna Arendt en su texto, esto en la medida en que el actuar del hombre está sujeto a aquello improbable e impredecible, donde la esperanza, el milagro – aun si no se cree en tal cosa- puede terminar en una fe ciega, entonces surge de nuevo la pregunta por el sentido de la política.

A continuación se enunciaron los problemas planteados por cada línea y se eligió uno de ellos, también se propone elegir los cuatro participantes que tomarán los roles para esta sesión.

Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2017: El conflicto como constitutivo de lo humano: límitesy posibiliades para la cultura y la democracia

Fecha: 24 de julio del 2017
Expositor: Mateo Cossio
Moderadora: María Camila Giraldo
Comentarista Crítico: Elizabeth Giraldo
Relatora: Diana Lucía Villegas Álvarez

¿Es posible la vida en común cuando la realidad y la objetividad están en crisis?

ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ

Para esta exposición se propusieron dos textos: uno del libro de Estanislao Zuleta Lógica y Critica, la lección 12, llamada: La metafísica de Platón, y el otro de María Zambrano titulado: La vida en crisis

Mateo afirma que el problema fue una construcción entre los miembros el subgrupo de filosofía y más concretamente planteado por Isabel Salazar.

La vida en común hace parte de lo que se ha denominado el hilo conductor del año: límites y posibilidades para la democracia y la cultura. La primera tomada como horizontes de posibilidades que dan cabida a las diferencias, las cuales se pueden concretar en formas de vida, donde se le da el sentido a la vida, según Zambrano. Es en este momento donde se consolidan los proyectos de sociedad para disputar el poder, y es aquí precisamente donde se entra en conflicto. Se entiende la democracia como una forma de permanecer en un proyecto, aquel que logre estabilizar a los seres humano (en este elemento es donde entra la metafísica de Platón). A nivel personal se da cuando las creencias fallan y se entra en crisis, y con ella la realidad.
Interpretaciones para la expresión del año: “El conflicto como constitutivo de lo humano”. La tendencia es a rechazar toda diferencia existente, representada en el dogmatismo. Los seres humanos estamos en un constante cambio. Y esto hace parte de aquello que constituye a los seres humanos. Somos frágiles ante el reconocimiento y la construcción de nuestra identidad. Esto genera entonces tensión una fijación y renovación. En el marco de las posibilidades para la cultura y la democracia, se traducen en una permanencia en una forma de vida en un proyecto. Esto nos lleva a la metafísica de Platón como un proyecto que nos dirige a estabilizar los asuntos humanos, caracterizado por Zuleta como un elemento coactivo de lo absoluto. Se concluye entonces que la vida en común es posible a través del dialogo, a través del debate con otros. Además hacer una reconstrucción, renovar la confianza.

Comentario de la moderadora:

También está de acuerdo en el énfasis que se le hizo al texto de María Zambrano, sobre todo en la parte de “límites y posibilidades para la democracia y la cultura”, importante haber destacado este punto. Resalta la pregunta: ¿Porque tendemos a rechazar lo diferente?. Se trata el texto de Zuleta en cuanto a lo relativo y lo absoluto. Destaca el tema de la crisis, aquellas que se dan cuando fallan las creencias, lo que significa además perdernos a nosotros mismos. Le parece importante el diálogo que debe existir con los otros. Se cuestiona sobre porqué es importante ese diálogo y porqué este es mediador.

Comentario crítico:

Afirma que teniendo en cuenta que el problema de Psicoanálisis no ganó, se le hace difícil deslindarse del problema. No ve que se hubiese enfatizado mucho en el texto de Zuleta, y pues por ser un grupo de trabajo de la obra de Zuleta debe haber destacarse este texto sobre el otro. Se pudo haber contrastado la crítica de Platón desde Nietzsche. Comenta que María Zambrano construye su texto como heredera de la metafísica occidental. Se pudieron haber mezclado ambos textos. Se pregunta si la crisis tiene una relación con el conflicto. Por último termina diciendo que la exposición fue clara y además hubo un orden en las ideas.

Plenaria:

El hombre es un ser inacabado, según María Zambrano. Este siente constantemente un hambre de plenitud, de realizar su proyecto, lo que ella denomina una “Divina insatisfacción del hombre”. ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué somos seres insatisfechos? ¿Será posible que lleguemos a entendernos? ¿Hay una crisis individual, pero dónde está el otro? ¿Se llega a un estado de soledad que implica la imposibilidad de trascender. ¿Dónde quedan las ideas de los otros? ¿Reconozco que hago parte de una crisis social?

Las crisis se dan en el marco del contexto de cada cultura y sociedad. Estas además hacen parte de lo tolerable del ser humano porque cuando se pasa de allí se llega a la locura. Ante las crisis continuas sale a relucir la pregunta: Cómo resolver las inquietudes? Ahora, porqué le tememos a la crisis? Es posible desconectarse de la crisis? Es posible reprimir las crisis? Esto significa, afirmarse y dudarse al mismo tiempo? Es posible ir desde el nacimiento hasta la tumba sin crisis? Al parecer, no, pues todo ser humano entra en crisis, las cuales van siendo diferentes a medida que va creciendo, y si no entra en crisis es porque está muerto, porque ya se siente acabado, pues las crisis pueden denominarse como aquellas manifestaciones del deseo de saber. Pero, las crisis implican un cambio o son solo para reafirmar las creencias?

Es importante resaltar que existen varios tipos de crisis: Están las crisis individuales, las sociales y las del pensamiento. Ante todo, lo más recomendable es asumir las crisis y sacarle el mayor provecho. En la historia han existido varias crisis, por ejemplo, la crisis en el pensamiento, lo que ha implicado además un desarrollo de la ciencia. Teniendo en cuenta el presente, cuáles son las crisis actuales? Un ejemplo de ellas es la crisis ancestral indígena, puesto que la permanencia de su cultura está en peligro. Surge otro cuestionamiento, se puede volver a estar en crisis? Esto, al tomar en cuenta la crisis desde lo absoluto, como por ejemplo las crisis económicas. Se hace viable pensar que en la economía, hay una relación con los objetos, pero también con el medio ambiente al encontrarnos en una crisis del consumismo que nos invita a repensar la realidad. Aquí se puede hablar de crisis colectivas, aquellas que se pueden denominar momentos históricos. En el contexto colombiano, una crisis es el conflicto armado, y aunque este se solucione no soluciona las demás crisis (social, económica).

Las creencias que se imponen se convierten en un marco de referencia para leer el mundo; nos permiten tener una seguridad. Estas, junto con la esperanza y la confianza son móviles, pues dependen de cada persona y de cada cultura. Según Ortega y Gasset son un acto de fe, nuestras convicciones. Se constituyen en un estado de felicidad porque no hay dudas. Esto impide encontrarse consigo mismo, analizarse, meditar. Pero cuando llegan nuevas ideas, estas fallan. Ahora, es posible creer después de estar en crisis? Hay unos límites con respecto al conflicto humano: aquello de lo qué fue?, de lo qué es? Y de lo que será?

Cuando las creencias fallan es que se dan las crisis personales. El tema se torna mucho más complejo cuando estas crisis significan entrar en conflicto con la familia y de nuestro entorno. Puesto que las dudas que tengo no son las mismas para los demás, hay que pensar qué puedo discutir con ellos y qué no. Es aquí donde entra el respeto por las demás creencias que hacen parte de la diversidad, en un mundo democrático donde todos caben con sus ideas. Zuleta hace una crítica a Nietzsche desde la interpretación, desde la posición en que cada uno se pare. Rechazando lo absoluto para darle cabida a lo relativo, es decir, a las ideas de los otros. Es necesario preguntarse, desde que realidad se mueve cada uno?. Desde el arte se pueden unir diferentes creencias y mirar el lugar del otro.
Es en este punto donde surge la esperanza, la cual significa el fracaso de la razón, se hace una invitación entonces a habitar la esperanza, a construir un proyecto. Hay múltiples esperanzas, unas nuevas formas de pensar, y quizás lo que se debe buscar es aquella que se acomode a mi proyecto. Zambrano llama a un renacimiento como solución de la crisis. Hace énfasis en la relación con los otros teniendo en cuenta el contexto europeo de ella. Es posible una vida en común en esa relación con el otro cuando existe esa confianza entre ambos. Es necesario volver al texto de Zuleta, el “Elogio de la dificultad” que nos invita a trabajar con los otros.

Se debe hacer una crítica a Zambrano desde Zuleta. Es bueno pensar como se están leyendo los textos? Realmente es necesario destacar el texto de Zuleta? Se hace necesario entonces volver a los textos. Se concluye entonces que primero hay una crisis personal y luego colectiva

Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2016: Cultura y democracia: Ideas para (re)construir tejido social

Fecha: 31 de octubre de 2016

Línea: Historia, economía y política

Autor: Santiago Alarcón Zapata

Hacia las entrañas del poder

“El poder más peligroso es el del que manda pero no gobierna”

Gonzalo Torrente Ballester.

Dos son los motivos que fundamentalmente nos anima para abordar como problemática el tema del poder. El primer motivo es identitario para el subgrupo, pues consiste en identificar un hilo conductor que articule sus futuras reflexiones a las diferentes temáticas que nos definen, la economía, la política y la historia, temáticas amplias que ameritan una delimitación a un problema central para que elabore caminos de indagación y en éste surta buenas elaboraciones. El segundo motivo busca también una especie de articulación, pero que ésta se dé con los demás subgrupos, siendo que el espacio donde abordamos la obra de Zuleta propende por la vinculación entre sí desde las diferentes líneas, el poder lo proponemos como una categoría que desde el arte, el psicoanálisis o la filosofía puede ser reflexionado.

Dicho esto, nos aprestamos a ofrecer algunos planteamientos y un acercamiento a definir la categoría poder. Una reflexión teórica que está en sus inicios, por lo que, lo presentado constituye más que la conclusión el punto de partida hacia las entrañas del poder.

Ante la pregunta, ¿qué es el poder? el padre de la ciencia política moderna, el florentino Nicolás Maquiavelo nos ayuda a pensar dicha pregunta, y quien a partir de la metáfora del centauro nos ofrece una idea sobre el poder. Dice don Nicolás que, el poder es como un centauro. Esto quiere decir que el poder, tiene una mitad humana y otra mitad animal, en la parte animal y salvaje, sería donde dicho poder haría uso de la fuerza física, donde este impone mediante violencia o coacción su voluntad. Esto en términos sociales nos lo podemos representar a través de la aglutinación, acumulación y confluencia de medios coactivos que le permiten a los detentores del poder (clase sociales) ejercer su fuerza física como tal, ahora, ¿cuáles son esos medios coactivos?, entre estos se encuentran: los que ejercen directamente la violencia, la policía, las fuerzas militares, y paramilitares –en el caso colombiano-, el sector económico que, particularmente cuando se alía con la política, puede afectar mucho el destino de un país, pues tiene el control del modo de producción y de las relaciones sociales de producción a partir de la propiedad que tiene sobre los medios necesarios para la producción económica, y finalmente estaría el sector político, que es donde se dirime la legitimidad institucional necesaria para todo Estado en términos de la administración de una sociedad, dicho en pocas palabras son las fuerzas políticas disgregadas por todo el aparataje institucional del Estado; congresistas, diputados, senadores, ministros etc., según la correlación de fuerzas existente entre los partidos políticos que se comparten y disputan el poder, con su respectiva representación en las instituciones.

Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2017: El conflicto como constitutivo de lo humano: límitesy posibiliades para la cultura y la democracia

Fecha: Abril 17  de 2017

Expositor: Sebastián Gutiérrez

Moderador: Santiago Gutiérrez

Comentarista Crítico: Elizabeth Giraldo.

Relatora: Beatriz Flórez

ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ

Un lugar para el filósofo

Con esta sesión se inauguró la nueva metodología aprobada en la pasada asamblea. De acuerdo con ella, cada plenaria estará a cargo de una línea que propone uno o varios textos para ser leídos por parte de los asistentes. Sobre la lectura hecha, cada línea a su vez propone un problema y la plenaria elige uno de ellos. Para esta sesión, que estuvo a cargo de la línea de Política, Historia y Economía, los textos propuestos fueron: del libro Lógica y Crítica de Estanislao Zuleta, la Lección No. 6: EL POLÍTICO Y EL FILÓSOFO, y un fragmento del Gorgias, sobre los sofistas, tomado de los Diálogos de Platón.

Los problemas propuestos fueron:

  • LÍNEA DE PSICOANÁLISIS: LA FIGURA DEL INTELECTUAL: UN GIRO POLÍTICO Y DEL PENSAMIENTO PARA BUSCAR SUPERAR LA FALSA OPOSICIÓN ENTRE LO POLÍTICO Y LO FILOSÓFICO.
  • LÍNEA DE FILOSOFÍA: EL DISENSO DEL CIUDADANO DEMOCRÁTICO; EL ABANDONO DE ESE SITIO
  • LÍNEA DE ARTE: UN LUGAR PARA EL FILÓSOFO
  • LÍNEA DE POLÍTICA, HISTORIA Y ECONOMÍA: EL PAPEL DEL FILÓSOFO EN LA CONSTRUCCIÓN DE DEMOCRACIA

Sometidas a votación las anteriores propuestas, resultó seleccionada la ofrecida por el grupo de Arte: UN LUGAR PARA EL FILÓSOFO.


Sebastián inició su exposición señalando el interés que presentan los textos propuestos a pesar de que el de Zuleta le pareció algo difuso; en cuanto al texto de Gorgias sobre los sofistas, subraya la importancia de su reflexión sobre la Ética.

Destaca la posición contradictoria entre el filósofo y el político en cuanto al modo de ejercer su labor, a los tiempos de cada uno, a los intereses. Cómo la seducción encaminada a convencer, el tiempo como limitante, la posibilidad de que sean los intereses propios sus móviles, caracterizan el accionar del político. La argumentación, la libertad respecto al tiempo, la búsqueda de la verdad como única motivación, se sitúan del lado del filósofo. Pero también hay un saber que se evalúa con respecto al político y es el conocimiento de la realidad de un país, factor decisivo en el momento de elegir y que construye confianza o la borra.

¿Cómo superar esa supuesta oposición? Tendríamos que pensar en un individuo poseedor de ciertos rasgos indispensables y complementarios entre sí para regir los destinos de un país: capacidad de reflexionar, de entender y no perder de vista el contexto que le rodea: conocimiento de su tiempo, de la historia de esa sociedad; que al mismo tiempo, ame la búsqueda de la verdad, y la justicia. Así tendríamos un hombre inclinado al pensamiento y a la búsqueda de un buen ejercicio de la política con un solo fin: el bien común, lo que recuperaría la confianza en el político.

En este punto de la exposición se presentó la interpelación de una asistente: ¿Cómo entender la afirmación de Zuleta cuando dice que la experiencia no es criterio de verdad? ¿Qué tipo de sociedad favorecería la irrupción de un filósofo en el campo de lo político? Quizás una muy crítica, abierta a la discusión, con la capacidad de experimentar la angustia de la duda, que reconozca el lugar del otro; allí tendríamos una sociedad consciente de que el conflicto es constitutivo de lo humano. Y una pregunta muy pertinente para esa confrontación entre ambos personajes: ¿Cómo superar el goce de tener la razón? A esta pregunta agregó otra asistente: ¿Cómo cultivar la actitud necesaria para superar ese goce?

Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2016: Cultura y democracia: Ideas para (re)construir tejido social

Fecha: 19 de septiembre de 2016

Tema: Democratizar los medios de comunicación, combatir la masificación.

Texto de referencia: El respeto en la comunicación. Estanislao Zuleta.

Plenaria a cargo de: Subgrupo de Historia, economía y política

Modera: Xiomara Meneses

Relata: Aura María Rendón

Exponen:

Subgrupo de Psicoanálisis: Amparo González
Subgrupo de Arte y literatura: Ana Lucía Vásquez
Subgrupo de Filosofía: Jenny Giraldo
Subgrupo de Historia, Economía y Política: Santiago Alarcón

El tema propuesto por el subgrupo de Historia, economía y política puso en el centro de la conversación la comunicación y los medios que para ella utilizamos. La base para la conversación en plenaria se nutrió de los aportes que hicieron los grupos.

El grupo anfitrión propuso el poder como un hilo grueso que es necesario reconocer en el tejido que construyen los medios de comunicación, pues ha sido el tema central que el grupo ha reconocido como articulador de la historia, la economía y la política. Recordando una apreciación que ofrece Maquiavelo en una de sus obras, la comunicación es un instrumento inmaterial del poder: está presente en nuestras relaciones, aunque no en las mismas condiciones de uso para todos. Si nos situamos en nuestro sistema político actual, la democratización de los medios de comunicación no es algo dado, sigue siendo una batalla que en buena parte se libra en el campo de lo cultural. Sobre esta última apreciación surgió una interpelación entre los asistentes para darle una vuelta de tuerca: ¿Por qué no hablamos primero de la democratización del poder?

Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2016: Cultura y democracia: Ideas para (re)construir tejido social

Fecha: 13 de junio de 2016

Tema: La responsabilidad de ser ciudadano: conquistar una posición filosófica

Texto de referencia: Para una concepción positiva de la democracia. Estanislao Zuleta.
(Texto complementario: Respuesta a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración?, Immanuel Kant.)

Plenaria a cargo de: Subgrupo de Historia, economía y política

Modera: Aura María Rendón Lopera

Relata: Beatriz Florez

Exponen:

Subgrupo de Psicoanálisis: Daniela Cardona
Subgrupo de Arte y literatura: María Camila Giraldo
Subgrupo de Filosofía: Isabel Salazar
Subgrupo de Historia, Economía y Política: Alejandra Betancur

La exposición central, a cargo de Alejandra, partió de dos preguntas básicas que se hizo el grupo al discutir el tema propuesto:

1) ¿Qué significa ser ciudadano?
2) ¿En qué consiste tener una posición filosófica?

Respecto a la primera pregunta, ¿Qué es ser ciudadano? surgieron dos concepciones: la primera que considera al ciudadano como aquel individuo que ha adquirido, por su origen o adopción, vínculo con un Estado y por ende, con una sociedad, vínculo que le otorga el derecho a tomar parte en el devenir social. De esta concepción de ciudadano se deriva la afirmación de que bajo una forma de gobierno autoritario se diluye la condición de ciudadano.

Pero luego en la discusión se llegó a otra concepción más incluyente de ciudadano: aquel individuo que goza de derechos, deberes y normas sociales, en síntesis, todo aquel inmerso en la ley civil. Pero nos advierte Alejandra que el sólo ejercicio del voto no nos otorga a plenitud la condición de ciudadano. Ésta sólo adquiera plena validez cuando asumimos conscientemente el derecho a participar en las decisiones que tienen que ver con lo público, participación que puede darse en forma activa, haciendo parte de cualquiera de los cuerpos decisorios de un Estado, o desde una posición simplemente de veedor, ejerciendo control sobre el manejo de lo público.

Grupo de estudio: Lectura crítica de la obra de Estanislao Zuleta
Subgrupo: Historia, economía y política

Fecha: 9 de junio de 2014

Texto: Conferencia 3 de Teorías políticas contemporáneas (Inédito)

Una rica y compleja sesión nos reunió el día lunes 09 de Junio alrededor del texto: "TEORÍAS POLÍTICAS CONTEMPORÁNEAS", TERCERA CONFERENCIA de Estanislao Zuleta. Espacio donde se plantearon problemas y líneas de trabajo para acercarnos a la comprensión del pensamiento Marxista.
Uno de estos problemas fundamentales que nos plantea uno de los expositores, Sergio Giraldo es el hecho de volver a Marx y a su concepción, para generar posibles horizontes de sentido alrededor de los análisis políticos de los procesos sociales actuales, esto nos reta en el estudio sobre obras fundamentales de Marx como es El capital.

Esta es una de las afirmaciones firmes y contundentes del expositor conduciéndonos a una serie de líneas de trabajo que se abren para acercarnos a la obra de Marx, a través de Zuleta, las cuales se mencionaran a continuación:

Grupo de estudio: Lectura crítica de la obra de Estanislao Zuleta
Subgrupo: Historia, economía y política

Fecha: 21 de abril de 2014

Texto: Conferencia 1 de Teorías políticas contemporáneas (Inédito)

"Marx no pretende, como algunos otros, hacer una Ciencia social por encima de los intereses, poniéndose la máscara de la neutralidad: no hace una Economía neutral con relación a los intereses de las clases, ni nada por el estilo; pero tampoco abandona el criterio de que sea verdadera". La anterior cita, que hace parte del texto de referencia leído para esta sesión: Teorías políticas contemporáneas 1, la presento aquí porque a partir de ella se reconoció una pregunta – que surgió en el subgrupo de estudio: ¿qué es lo que entiende Marx por ciencia? Una que dejamos en suspenso para centrarnos en el desarrollo de otras preguntas que a continuación se recogen.

La presentación del problema por parte del grupo de estudio tiene como texto de referencia la primera de un conjunto de conferencias que Zuleta ofrece en 1989, en las se puede apreciar una honda preocupación por el marxismo y por la relación que dicha teoría tiene con los efectos de los marxismos realistas que sucedieron en los socialismos. Zuleta entonces retoma el marxismo para pensar el presente en ese momento histórico.

Grupo de estudio: Lectura crítica y creativa de la obra de Estanislao Zuleta
Ciclo 2017: El conflicto como constitutivo de lo humano: límites y posibilidades para la cultura y la democracia

Fecha: 31 de octubre de 2016
Línea: Historia, economía y política
Autor: Aura María Rendón Lopera

Siguiendo el rastro de la palabra  que va y vuelve por un hilo conductor

a.) Quienes participamos de la escritura de este texto somos integrantes de la línea de Política, historia y economía, algunos con una permanencia más constante que otros en este espacio formativo. Hasta el momento, todos reconociendo un interés sobre estos saberes que nombran la línea, cada uno con sus inclinaciones singulares y sus diversas formaciones: de la profesión, de la experiencia laboral, de la autonomía y de la que construimos en el afuera, con otras personas y en organizaciones como esta.

b.) Definir un hilo conductor fue la propuesta que al inicio de año aprobamos para abordar la lectura de la obra de Estanislao Zuleta. Uno con el que decidimos profundizar sobre una afirmación muy potente en su discurso: el conflicto es constitutivo de lo humano. Siendo importante reconocer esa noción de constitutivo como algo que nos es necesario porque todo ser humano, como ser del lenguaje, es esencialmente un ser sociable, y esto implica la existencia de otro que le reconozca, le mire, le hable, le escuche; otro con quien se pueda identificar y establecer diferencias. Sí, DIFERENCIAS. Porque con todo lo que nos cuesta escuchar y aceptar que existen diversas comprensiones de la realidad, son las visiones, ideas y sentires distintos a los propios los que nos han permitido ampliar el registro de lo que vemos en el mundo. Los nuevos planteamientos que surgen de los estudios sobre determinado objeto les exige a otros que también lo estudian replantear sus conocimientos, o los moviliza a defender sus verdades sobre el mismo. Esto sucede, claro, si nos disponemos a escuchar al otro y somos consecuentes con lo que su razonamiento nos ofrece. Entonces o aprendemos algo nuevo o reconocemos que tenemos argumentos para defender eso de lo que estamos convencidos, o…, bueno, seguro hay otras posibilidades como resultado de un debate serio, como es dejar preguntas abiertas que siempre están en las búsquedas de explicación de nuestros orígenes: por más que sumemos piezas al rompecabezas, siempre hay unas que faltan o sobran o salen.

c.) Volviendo a esa afirmación de que el conflicto nos constituye a los seres humanos, resulta que también esto nos permite hacer una defensa de la democracia como la mejor de las propuestas posibles para la organización de una sociedad. En varios textos suyos, Zuleta hace énfasis sobre la existencia de unos principios que son base para una democracia: pensar por sí mismo, pensar en el lugar del otro y ser consecuente. Principios que también nombra como correspondientes a unas relaciones de igualdad entre los seres humanos. Y aunque estos no son propiamente los que evidenciamos en un debate en el congreso, ni en las contiendas electorales, son los que asumiendo en la vida cotidiana nos permitirían sumar algunas fuerzas a la construcción de democracia en los entornos más cercanos de nuestra cotidianidad. Una labor que sabemos puede ser tan compleja como intentar transformar el mundo, pero que es posible, porque también esta conflictividad que nos constituye nos permite cambiar: lo cual podemos ver en la historicidad de los entornos familiares, o de la escuela, que ahora encontramos mucho más dispuestos a propiciar ciertos diálogos. Y esa construcción de democracia siempre será necesaria, pues una conquista para una sociedad en determinado momento está sujeta a lo humano: es perdible. Las diversas sociedades que han aparecido, mutado o se han extinguido en este mundo, no van por un rumbo lineal por el que tarde que temprano llegarán a un estado de plenitud y conciliación. Ahora, esa concepción de democracia que Zuleta nos ofrece, que reclama la participación de la ciudadanía en la generación de espacios deliberativos y participativos para la acción en la construcción de un estado fuerte - donde la ciudadanía ejerce un control sobre sus gobernantes -cuenta con un bache que ni él ni nosotros tenemos muy claro cómo resanar. Y es la pregunta por el CÓMO lograr que las voces de quienes participamos en escenarios locales y comunitarios lleguen a las estructuras más amplias de gobierno, que no son independientes de intereses económicos, muy al contrario, están bajo el amparo de quienes poseen el mayor poder económico y político del país.

Por supuesto, no se trata de pedirle respuestas a Zuleta, ni a nadie, solo que vale tener presente estas preocupaciones que también nos conducen a cuestionar el Estado Nacional como modelo de organización de quienes vivimos en este territorio. Ahora, también enfatizamos en que la democracia va más allá del mandato de las mayorías, que termina siendo la forma con que unos pocos se legitiman en el poder, o con que una ideología hegemónica se impone sobre otras sin pasar por el debate. Y aunque el poder nunca es absoluto, porque siempre necesita de otra fuerza en tensión que le ofrezca resistencia, para el caso de nuestras realidades vemos que la correlación de fuerzas está muy desbalanceada entre el gobierno y las ciudadanías.

Tal vez por eso, con esos panoramas tan oscuros, es que seguimos insistiendo en lo único que nos queda: en la construcción de escenarios de formación para una ciudadanía crítica y participativa. Porque a participar se aprende participando, nos dice Zuleta, y porque para avanzar en la construcción de democracias más reconocedoras del conflicto, de la diferencia y de la pluralidad, solo podemos partir de estrategias democráticas. No lo vamos a vivir porque esté en un decreto.

d.) Sin embargo, una percepción común es que en estas reflexiones en que hemos ido reconociendo el conflicto y la democracia, y algunos de sus límites y posibilidades, es poco lo que decimos sobre esa categoría en la cual también queríamos indagar más: Cultura. Una palabra que hace parte del nombre de esta organización y que habíamos involucrado en el hilo conductor del año. Aún así, con su escasa mención, en las últimas conversaciones en que estuvo muy presente el tema de la participación de las personas en la construcción de los destinos de una sociedad: en cómo tramitamos nuestros conflictos, en si participamos o no de esos escenarios en que se juegan los destinos de nuestra sociedad, por mencionar algunos escenarios, dijimos que ese rasgo – el de la participación - es muy necesario en la construcción de una cultura democrática. Podríamos entonces decir que la cultura, siendo una categoría tan amplia, que implica las formas en que nos relacionamos con los otros, con quienes son diferentes, también abarca los ejercicios de poder en una sociedad, los discursos, las valoraciones, el trato, entre otras construcciones simbólicas. Entonces lo cultural, tan amplio, nos ofrece varios radios de acción en los que también caben diversas estrategias de lucha para formarnos en la solidaridad, en el respeto del otro y en la valoración de la diversidad. Por supuesto, sin desconocer que nos enfrentamos a una sociedad en que la mayoría – decimos aquí en el subgrupo de Política, historia y economía – solo tiene acceso, desde el interés o las posibilidades, a las vivencias culturales que son producto del discurso hegemónico capitalista.

e.) ¿Qué posibilidades tenemos de llegar a una mejor democracia mediante el ejercicio de la política y de la cultura? ¿puede una sociedad, mediante la difusión del conocimiento (la filosofía, el arte en todas sus manifestaciones, la ciencia) conseguir mejores personas, más justas, más alejadas de la violencia, más dispuestas a deponer sus propios intereses en favor de los intereses de los demás? Aquí, entonces, aceptar la presencia de aquello de lo humano que nos hace tan propensos al conflicto, esa tendencia al dogmatismo, a no querer movernos de nuestras verdades, el temor a las crisis. Admitir que todos estamos hechos de eso que nos dificulta tanto abrir un campo a la racionalidad, al reconocimiento del otro como un igual, a la empatía, y con todo esto que nos reta, nos afirmamos en la necesidad de profundizar en lo humano desde el arte, con el psicoanálisis, bajo una postura filosófica y con otros saberes humanos, para fortalecer este esfuerzo que le dé lugar a nuestros conflictos y diferencias en formas más reconocedoras de la humanidad que encarna el otro.

Grupo de estudio: Lectura crítica de la obra de Estanislao Zuleta
Subgrupo: Historia, economía y política

Fecha: 5 de agosto de 2013

Libro: Ensayos sobre Marx

Texto: "Marxismo y Psicoanálisis"

El subgrupo de Economía, política e historia ha querido ofrecer al grupo en pleno, un texto que permitiera una aproximación a la que fuera una de las más importantes articulaciones presente en el conjunto de la obra de nuestro pensador de referencia, correlación entre dos saberes que encuentran rápidamente en la escritura del ensayo Marxismo y Psicoanálisis, la promesa del desarrollo de un programa de indagación que le diera curso y cuerpo a una relación que desde ese momento se insinuaba como fundamental para su pensamiento. La consciencia sobre el riesgo que conlleva lanzar una propuesta semejante, tal y como si se tratara de una hipótesis o de una tesis que pese a carecer en ese momento de un análisis profundo de los problemas comunes que pueden derivarse de las proposiciones elaboradas por Freud y por Marx, puede tomarse como una verdad fructífera, es anunciada por Zuleta a modo de advertencia sobre los desarrollos que encontrará el lector en su escrito: una propuesta, un punto de partida que tiene como eje central la idea de que Marx al hacer el análisis de las categorías económicas, es conducido al reconocimiento de un campo de problemas, que sólo más adelante serán tratados como propios de lo psicológico, siendo así como se puede vislumbrar cuestiones que serán de interés del psicoanálisis.

Grupo de estudio: Lectura crítica de la obra de Estanislao Zuleta
Subgrupo: Historia, economía y política

Fecha: 30 de septiembre de 2013

Texto: Transcripción de una conferencia de Estanislao Zuleta sobre Nietzsche, Marx y Freud y apartes del ensayo sobre "Comentarios a la Introducción a la crítica de la Economía Política de Marx"

En los textos que hoy abordamos, Zuleta plantea algo que ha encontrado de común en estos tres pensadores, a pesar de sus diferencias y de la diferencia de los problemas de que se ocupan: la forma de abordar el conocimiento, de aproximarse al objeto de estudio que como lo demuestra, es una ruptura con lo planteado tradicionalmente por la metafísica occidental. Otra vía de exploración a partir del texto podría ser: ¿Qué tiene que ver eso con el leer y escribir? Cabe anotar que nosotros hablaremos de método a pesar de que Zuleta, al final de su conferencia dice que no se trata de exponer un método, pero en su posterior ensayo sí utiliza el término "método".

Comencemos por lo que los identifica: No importa que sean objetos tan disímiles como por ejemplo, la mercancía en Marx, la histeria en Freud, la moral en Nietzsche, ellos no se conforman con lo ya dado, discutido, afirmado por las ideologías reinantes; por el contrario, rompen con todo presupuesto sobre ese objeto e inician una proceso de cuestionamiento, de identificación; estudian las relaciones de ese objeto con su entorno. Prescinden del sentido común; es una deconstrucción para la posterior construcción, paso a paso, de una nueva interpretación, bien sea de la mercancía, del sujeto o de los códigos morales existentes.

Grupo de estudio: Lectura crítica de la obra de Estanislao Zuleta
Subgrupo: Historia, economía y política

Fecha: 24 de junio de 2013

Libro: Ensayos sobre Marx

Textos: "Marx y el presente" y "El individualismo de Marx"

Con la pregunta ¿qué es para Marx lo humano? se da inicio a la presentación de los Ensayos sobre Marx de Estanislao Zuleta. El principal interrogante que aflora tiene que ver con la visión antropológica de Marx, que parece apuntar a la posibilidad de una sociedad ideal en la cual la justicia en la ordenación social y económica eliminaría el carácter conflictivo de las relaciones humanas. Esta idea marxista de lo humano es criticada por Zuleta a partir del psicoanálisis, basándose en la idea, desarrollada por Freud, de que el conflicto es inherente a la humanidad, ya que entierra sus raíces mucho más allá de la estructura socioeconómica de una sociedad: en la psique de los individuos. El conflicto puede entenderse así como un factor estructural y estructurante de las relaciones humanas, pero además como un elemento potenciador de las capacidades individuales y sociales.

De este modo, Zuleta se distancia en dos sentidos de la concepción marxista de lo humano: en primer lugar, no comparte la idea de que el conflicto pueda ser eliminado de la sociedad, y en segundo lugar, no cree que éste sea algo necesariamente dañino, sino que, al contrario, puede actuar como un motor que impulse las potencias individuales y colectivas.

Grupo de estudio: Lectura crítica de la obra de Estanislao Zuleta
Subgrupo: Historia, economía y política

Fecha: 6 de mayo de 2013

Libro: Ensayos sobre Marx

Como sesión de apertura del Seminario en el año 2013, teniendo en cuenta que los subgrupos no habían escogido tema de discusión para el grupo ampliado, Isabel Salazar, integrante del subgrupo "Historia Economía y Política", ofreció presentar la lectura del texto completo "Ensayos sobre Marx".

Exposición inicial:

Dijo la expositora que iba a tratar de ligar la presentación a las charlas que se están presentando en CorpoZuleta dentro del ciclo "Elogio Critico de Marx".

El objetivo es una "exposición problematizada": un problema que se considera central al leer este libro "Ensayos sobre Marx". Muy sucintamente el problema está referido al esfuerzo que realiza Zuleta de situarse ante el conocimiento, pero también ante el presente y que resuena con elementos de la obra de Marx que Zuleta resalta: toma a Marx como un referente de ese ejercicio de situarse. Se trata de acceder a una explicación que siempre convoca a la acción del mismo Zuleta. Zuleta lee a Marx buscando cómo Marx va generando las explicaciones; no simplemente contando cuáles fueron esas explicaciones, siempre a través de muchos ejemplos.