Noticias

NOTICIAS CORPOZULETA

Carta abierta a la ciudad de Medellín

Desde el Comité Interinstitucional del Plan de Lectura, Escritura y Oralidad de Medellín

Medellín, 14 de febrero de 2017

A veces resulta difícil contarle a alguien que no haya pasado por experiencias de trabajo colectivo o que no haya participado de iniciativas autónomas y autodeterminadas, qué es una organización social, una asociación, un movimiento ciudadano o cualquier otra expresión de la sociedad civil organizada. Acostumbrados como estamos a que las pocas acciones con los otros redundan en la gran mayoría de las veces en el hacer o pertenecer a una familia o a una iglesia, que cumplen su propia función social y que no es menester acá valorar, pero sí diferenciarlas de estas otras a las que hacemos mención; las organizaciones sociales, movilizadas en gran medida por un deseo de transformación del mundo hacia horizontes de dignidad, justicia social y realización de las personas, todo ello en el marco de la democracia.

En este sentido y ante la dificultad y necesidad de hacer visible y de dar a conocer su papel, queremos dar algunas puntadas que nos ayuden a ampliar los significados de lo que es una organización social.

i. Las organizaciones sociales somos una parte activa de la sociedad al equilibrar los poderes instituidos a través del pensamiento crítico, la movilización comunitaria y ciudadana, la defensa de los derechos humanos y ciudadanos.

ii. Las organizaciones sociales somos espacios de diversificación y multiplicación de la vida social, favoreciendo la existencia de diversas expresiones de la cultura.

iii. Las organizaciones sociales representamos los intereses y búsquedas de diversos grupos y sectores de la sociedad, lo que permite el avance de proyectos comunes y colectivos, esto, es de aclarar, sucede en medio de los retos y aprendizajes inherentes al trabajo con el otro.

iv. Las organizaciones sociales estamos en búsqueda de la autonomía y la libertad, lo que nos hace ser espacios de esperanza, en los que se cultivan semillas para una sociedad renovada, más justa, más lectora, más diversa, más democrática.

v. Las organizaciones sociales somos diversas, las hay de muchos tamaños y trabajamos en muchos frentes, como lo ambiental, la construcción de la paz, los derechos humanos, la defensa del territorio, la defensa de la diversidad, las mujeres, el arte, comunidades étnicas, la memoria, el pensamiento... y la lista podría seguir. Uno de estos sectores es el de la escritura, la lectura, la oralidad y las bibliotecas, desde el que surge este comunicado.

vi. Las organizaciones sociales contribuimos a expandir lo público, como escenario de participación, de toma de decisiones, de la acción y ejercicio de la opinión para la construcción de lo común, en un medio democrático y en aras de la profundización y expansión de la democracia.

Para el caso específico de Medellín las organizaciones sociales hemos sido mediadores en las crudas conflictividades de nuestra ciudad, resistiendo en los momentos violentos, en muchos casos literalmente salvando vidas, pero muy especialmente sosteniendo espacios de afirmación de la vida, decuidado del otro y de sostenimiento de la democracia en los momentos de mayor precarización de ella como consecuencia de la instalación de una lógica de eliminación física y simbólica del otro, de implementación del terror.

Para el hoy la ciudad se ha transformado y en muchos sentidos es un mejor lugar, sin embargo la necesidad de cambio persiste ante otras realidades, ya no de la violencia extrema y del terror vivido en años anteriores, pero sí de la naturalización de los armados, la vivencia de la exclusión y el empobrecimiento de amplios sectores, la lucha por una mejor y mayor democracia... otra lista que podría seguir, y allí estamos las organizaciones en nuestra labor de construcción.

Muchos señalamientos han caído por estos días sobre las figuras jurídicas que muchas organizaciones hemos adoptado; como Entidades Sin Ánimo de Lucro estamos en la mira por los escándalos de corrupción y ciertas medidas se han tomado en diversos niveles administrativos del estado. La preocupación entre nosotros se ha extendido, pues una sociedad que tiende de una manera tan fácil a la estigmatización, puede echar en el mismo costal a aquellas entidades que se han lucrado con nuestros recursos públicos y otras que por lo contrario, lo que hemos hecho es sostener lo público.

De ahí la intención de este comunicado como un llamado a los administradores del estado, a la ciudadanía, al conjunto de organizaciones a hacer una defensa pública de las organizaciones sociales y a debatir en público las consecuencias de las medidas tomadas, con miras a un fortalecimiento de las acciones de la sociedad civil. Siendo muy importante para ello un diálogo y análisis colectivos de cara a una interpretación e implementación responsable en la ciudad de Medellín del Decreto 092 del 23 de enero de 2017, que reglamenta la contratación con entidades privadas sin ánimo de lucro, para lo que pedimos una participación activa de las organizaciones y de la ciudadanía, con lo que esperamos el reconocimiento y la confianza necesarios para el cuidado de la labor del sector.

Es imperativo suscitar espacios de debate y encuentro ciudadano, a los que esperamos la ciudadanía asista y participe en una discusión amplia sobre el futuro de nuestra ciudad y sus organizaciones en general y del sector de la lectura, la escritura, la oralidad y las bibliotecas en particular, como un aporte a la construcción de ciudad y ciudadanías.

Elizabeth Giraldo Giraldo
Presidenta Comité Interinstitucional del Plan de Lectura, Escritura y Oralidad de Medellín
Directora Corporación Cultural Estanislao Zuleta

 

Descargar el comunicado en formato PDF