banner IX sem lit CONFIAR

Seminario El amor, la vida y la muerte a través de la literatura

Modera: Santiago Gutiérrez

Día: Martes

Periodicidad: Quincenal

Lugar: Auditorio CONFIAR, agencia Primero de Mayo. Calle 52 N°49-40  (Ver mapa)

Hora: 6:30 p.m.

Entrada libre

°°°

Presentación:

Selecciones anteriores:

IX Selección: Narrativas Caribeñas

#

Título cuento

Autor

País

1

Un señor muy viejo con unas alas enormes

Gabriel García Márquez

(1927 - 2014)

Colombia

2

Los fugitivos

Alejo Carpentier

(1904 - 1980)

Cuba

3

La lluvia

Arturo Uslar Pietri

(1906 - 2001)

Venezuela

4

Oriane, tía Oriane.

Marvel Moreno

(1939 - 1995)

Colombia

5

La caña es amarga

Samuel Selvon

(1923 - 1994)

Trinidad y Tobago

6

En la popa hay un cuerpo reclinado

René Marqués

(1919 - 1979)

Puerto Rico

7

La mancha indeleble

Juan Bosch

(1909 - 2001)

República Dominicana

8

Cuando las mujeres quieren a los hombres

Rosario Férre

(1938 - 2016)

Puerto Rico

9

Los caballos estornudan en la lluvia

Dimas Lidio Pitti

(1941 - 2015)

Pánama

10

Cazadores cazados

Jan Carew

(1920 - 2012)

Guyana

11

Tragedia en el pueblo

John Hearne

(1926-1994)

Jamaica

12

Los fugados

José Lezama Lima

(1910 - 1976)

Cuba

13

Huracán

Ena Lucía Portela

(1972 - )

Cuba

14

Uno en la llovizna

Rodrigo Soto

(1962 - )

Costa Rica

15

Quiero es cantar

Roberto Burgos Cantor

(1948 - )

Colombia

16

La noche que volvimos a ser gente

José Luis González

(1926 - 1997)

Puerto Rico

17

Jamaica Farewell

Ana Lydia Vega

(1946 - )

Puerto Rico

Presentación:

La selección de narrativas que a continuación presentamos es la novena del Seminario El amor, la vida y la muerte a través de la literatura. Un encuentro que tiene lugar desde hace 10 años en el auditorio de la Agencia Primero de Mayo de CONFIAR, cooperativa que desde entonces ha sostenido esta apuesta cultural y política en alianza con CorpoZuleta.

Cada año, cada que abrimos las puertas a la aventura de una nueva selección, se hace imprescindible volver sobre los sentidos que son el soporte de esta propuesta de formación ciudadana que le apuesta a la crítica, la solidaridad y la participación como disposiciones y convicciones para todo habitante de la ciudad de Medellín. El trabajo rumiante que en Estanislao Zuleta encontramos como propuesta para la experiencia de la lectura nos ha permitido abrir las compuertas del leernos en las obras, del interrogar nuestro propio ser y la sociedad que habitamos encontrándonos en algún personaje o distanciándonos de algún otro, envueltos en alguna situación personal-social narrada o abriendo horizontes posibles para ser antes desconocidos; en últimas, entendiendo que pensamos y representamos el mundo llenándolo con los sentidos que elaboramos contando con nuestros dramas, con nuestra historia personal, pero también compartida. Y al ladito de esta propuesta late el convencimiento de que propender por la reflexión, la interpretación, la exposición, la argumentación, la conversación, la crítica y la discusión de nuestra vida en sus dimensiones personal y colectiva, nos puede conducir por caminos de transformación y movimiento de las ideas, los imaginarios y las representaciones que sostienen a su vez las acciones humanas, y que de esta manera contribuimos (todos sus participantes) a sostener la utopía de otros mundos posibles.

Para soñar otros mundos posibles vale también conocer los que ya existen y no conocemos, y para ello contar con buenos narradores como capitanes y con sus narraciones como mapas conteniendo rutas que nos lleven por parajes buscados y por otros que irrumpan de improviso en la aventura, ha sido una fortuna que nos hemos regalado con cada selección de este seminario. Venimos de recorridos por Latinoamérica, por Norteamérica, por Europa, por África y ahora llegamos navegando al Mar Caribe, al Caribe. Territorio éste de gran diversidad que también se hace unidad no homogénea con experiencias compartidas al conjunto de países y agregados que lo componen; territorio de historia y actualidad colonial, de plantaciones y esclavitud definiendo estructuras sociales y económicas, de racismo, de emigraciones y diásporas, de mestizaje y conflicto, de resistencias y luchas emancipatorias por conocer y aún por venir; territorio donde también el amar, el morir y el vivir toman su lugar como experiencias humanas que no se viven únicamente en la intimidad, en lo personal, sino que se entretejen con los procesos sociales y culturales de cada sociedad, de cada región, experiencias que para este año de lectura y conversación entonces se nos presentarán vestidas con los ropajes singulares de la “caribeñidad”.

Con el compromiso y el interés de muchos ha sido posible que el Seminario arribe al puerto desde el cual parte ahora para navegar durante el 2017: la ruta, el mapa, que hacen las narrativas caribeñas seleccionadas por un colectivo de integrantes del Seminario y unas participaciones amigas; personas todas ellas que merecen especial gratitud, con nombres propios, en tanto dedicaron mañanas, tardes y noches a la búsqueda de los relatos que podrían conformar la selección: Diana Marcela Suárez, Santiago A. Gutiérrez G., Nestor Raúl Agudelo, Masly Velásquez, Álvaro Estrada, Zamara Calle, Johana Jaramillo, Tatiana Galvis, Elizabeth Giraldo, Alejandro López y Aura Rendón; para con la profesora Elissa L. Lister, quien dispuso su atención y tiempo para guiarnos y asesorarnos amablemente en esta compilación,especial reconocimiento y gratitud.

Siendo ésta como fue la primera experiencia de elaboración colectiva de la selección, proceso que inauguramos con la IX Selección, queremos compartirles un poco del oleaje de vivencias que significó esta tarea asumida con animosidad, con autonomía, con mucho entusiasmo, y sobre todo con muchos deseos de aprender y aportar desde lo que singularmente nos es posible:

«Cuando alguien amistosamente te invita a participar en una selección de narrativas caribeñas lo primero que haces es recurrir a la memoria y encuentras que el caribe que “conoces” tiene básicamente un componente musical (son, salsa, bolero), y que además está integrado por unos pocos países culturalmente ligados y políticamente hermanados.
Pero empiezas la búsqueda y te vas dando cuenta que ni son tan poquitos, y que ni tan ligados ni tan hermanados están entre ellos, y que además a tu memoria le faltan muchos insumos para haber concebido esa falsa idea. Te encuentras que son muchos países: 23, territorios agregados, islas tan pequeñas que apenas si están georeferenciadas; que además del español en todo ese territorio se habla el inglés, el francés y lenguas propias como el creole, el papiamento, el patua, entre otras. En tu horizonte literario empiezan a aparecer nombres distintos a Alejo Carpentier, Cabrera Infante, García Márquez, Miguel A. Asturias, como el de Juan Bosch, Ramón Fonseca Mora, Irma Prago, Julio Garmendia, Rene Márquez, Gloria Stock, Jamaica Kincaid, Marta Susana Prieto, etc. y etc., [...] En una biblioteca te encuentras con que una nubecita de polvo es lo primero que vuela al tomar el libro “Autores Panameños en el s. XX. ed. 1973” y que como conclusión el libro existe, los autores Panameños existen y que no solo existen sino que además son muy buenos y Caribeños como su mi(t)smo mar, nuestro mismo mar Caribe. [...]»

«Soy una convencida de que la vida requiere de ciertas reciprocidades y construcciones colectivas que hacen más rica la existencia. Llevo asistiendo al Seminario alrededor de 8 años, [...] cuando no puedo asistir pienso con cierto dolor “¿De qué me habré perdido hoy?”. En este tiempo la experiencia del Seminario ha sido muy enriquecedora para mí pero realmente es poco lo que yo he aportado aparte de mi presencia; por esto, el año pasado cuando asistí a la antepenúltima sesión de narrativas africanas, donde hicieron la invitación a participar en la elaboración de la selección de narrativas caribeñas, me animé con el fin de retribuir un poco de todo lo recibido, pero no sin cierto temor por mi desconocimiento.
No sabía mucho, pero si sabía quién sabía y dónde buscar, [...] más que cuentos o países me hablaron de autores, empezaron a surgir nombres como Mayra Montero, José Lezama Lima, José Felix Fuenmayor, Fanny Buitrago, José Martí, Ramón Illán Bacca; [...] mientras leía sobre unos iban apareciendo otros nombres, una cantidad inmensa de cuentos, países del caribe que desconocía por completo, ¡estaba hecha un lío! Al reunirme por primera vez con el resto de la tripulación de esta navegación me encontré que no era la única que se sentía así, que nos rodeaban muchas preguntas en torno a los países del caribe, a la metodología para escoger o descartar un cuento o un autor, a las temáticas, a la forma de buscar. Pero todo esto fue mucho más fácil de sortear en conjunto, con las opiniones de todos, lo cual permite hoy tener esta bella selección de cuentos.
Con esta búsqueda, más que aportar, recibí demasiado: el encuentro con personas muy bonitas, hallazgos de autores con una narrativa deliciosa, cuentos maravillosos que te mueven por dentro, de esos que te dejan como con un vacío en el estómago o que te trasladan a otro espacio. [...]»

«Parecía que no era sencillo que una narrativa caribeña fuera parte de esta selección, y no por la carencia de obras con suficientes méritos en su escritura –criterio que por supuesto intenté llenar de argumentos– sino por la posibilidad de ser hallada y leída. Al menos así lo fue para aquellas narrativas que pude encontrar, leer y – ahí si – proponer o no para una segunda lectura a otros que también andaban en esta búsqueda. [...] mi primer paso para emprender esta aventura fue googlear “literatura de Antigua y Barbuda”. Por fortuna aparecieron varias páginas con nombres de poetas, novelistas, dramaturgos... pero en ellas solo una cuentista cuya obra traducida al español es una novela corta (Jaimaca Kincaid y su obra Un pequeño lugar), entonces cambié de país, y similar era lo que encontraba de esos otros sobre los que iba buscando. [...] empecé a buscar en aquellos países donde el español es la lengua más hablada por la población, y así fue que di con una compilación de cuentos panameños, y en ella el primer fruto de esta indagación: un relato que me presentaba el Caribe aunque no estuviera el mar. También pude visitar una de nuestras bibliotecas, que entre sus obras contaba con la de un escritor venezolano que había sido recomendado por Nestor, compañero del Seminario. Volver a esta biblioteca, a la que no iba a prestar un libro desde hacía varios años, fue muy grato, [...] El Caribe que leí me mostró más que la postal que me solía representar con su nombre, historias que le daban más visibilidad a la complejidad de su historia, marcada por la colonización, por la lucha de muchos de sus habitantes por vivir con dignidad, [...]»

 

«”Literatura de Barbados” fue uno de los enunciados que "googlie" para hacer la búsqueda que estaba a mi cargo: encontrar creaciones narrativas de este país insular, situado entre las aguas del mar Caribe y el océano Atlántico, perteneciente a las Antillas Menores, uno de los primeros lugares de este lado del mundo adonde llegó Colón en su primer viaje, según se lee en la información alojada en Wikipedia, y país del cual yo sólo había escuchado el nombre. Ahora sé de allí que el idioma oficial es el inglés, que primero fue colonia española y luego inglesa, y que a mediados de los años sesenta del siglo pasado su gente declaró la independencia, aunque sigue teniendo hasta el presente en la reina Isabel II de Inglaterra a su jefe de Estado. ¡Pero qué saber será ése! [...] Kamau Brathwaite y George Lamming, dos autores considerados entre los más importantes de su literatura, con múltiples reconocimientos internacionales, el primero en poesía, en novela el segundo, son los hallazgos que conseguí en la búsqueda, pero que no aparecen incluidos en la selección porque su producción literaria no incluye la cuentística, o de incluirla no resulta fácil acceder a ella. Circunstancia ésta que no me obligaba a dejar de mencionarlos aquí, con tal de colaborar a difundir su existencia y la de sus obras, y acaso ayudar así a que algún lector se apreste a buscarlas y averiguar si puede leerse en ellas. [...]»

En su rica y generosa presentación “Aproximaciones literarias a las nociones de vida, amor y muerte en el Caribe” la profesora Elissa nos advertía que para la lectura de las narrativas caribeñas no hay que desapercibir temas como el de la colonización, la explotación, la esclavitud, la exclusión, el racismo, entre otros estrechamente ligados a estos, nos invitaba ella a leerlas en esa clave. En un aparte muy significativo de su reflexión sobre la lectura, nos dice Estanislao Zuleta que no llegará a leer, en el sentido de pensar y pensarse, batirse y luchar en una obra como Ana Karenina, quien no esté cuestionado por asuntos como el del matrimonio, las dificultades de la compaginación y la convivencia en pareja, la hostilidad y la dependencia en el amor y en la amistad, entre otros.

Pues bien, concluimos esta introducción parafraseando mal que bien a este rico y exigente pensador nuestro, para la ventura de este viaje que emprendemos por el Caribe en sus letras, diciendo que quien no esté cuestionado en su ser por asuntos como los mencionados por la profesora Elissa, y por otros más o menos vecinos a esos en estas latitudes: el desarraigo cultural, el mestizaje, la destrucción y reconstrucción de la identidad, etc., no llegará entre nosotros a pensar y pensarse, a leer y leerse en estas narrativas del caribe diverso y plural, ancho, profundo y desconocido que buscamos, de que nos proveemos y ofrecemos para la lectura, para debatirnos en ellas individual, colectiva, solidaria, cooperativamente.

1609

°°°

Historia del Seminario

Para aprestarse a continuar el camino emprendido, vale la pena dar un vistazo atrás y tomar conciencia de lo mucho que se ha recorrido y de los efectos que han quedado a lo largo del tiempo en quienes han sido compañeros de ese trasegar.

 

Narrativas africanas

VIII Selección

Cuentistas europeos

VII Selección

Literatura norteamericana

VI Selección

confiarenlacultura_color