La Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA aparecida en el seno del Seminario Permanente sobre el Amor y la Muerte, Luis Antonio Restrepo fundado por Carlos Mario González en 1988, se ha configurado tras varios años de experiencia en la realización de procesos de formación extra-universitarios que lograron dar lugar a una efectiva comunidad intelectual. Trasegando por los caminos de la literatura, la poesía, el cine, la política, la filosofía, la historia de Colombia o el estudio crítico de la sociedad, estacomunidad se vio impelida a hacer de su relación con el conocimiento una práctica social que incidiera a favor de una sociedad más democrática y más participativa, una sociedad de elevados ideales que supiera gozar del arte y de los mejores logros de la humanidad.

La corporación que damos a luz oficialmente el 24 de abril de 2007, es producto del camino compartido de un colectivo intergeneracional de personas de muy diversa proveniencia. Algunos, egresados o profesores de la Universidad Nacional Sede Medellín o de otras universidades de la ciudad y con formaciones muy diversas como ingeniería, economía, medicina, historia, filosofía, arquitectura, artes, etc.; algunos, miembros de otras organizaciones sociales de la ciudad y algunos, ciudadanos y ciudadanas del común que han querido sumarse a este esfuerzo cultural porque se identifican con la apuesta de que el conocimiento puede estar al servicio del cuerpo social para luchar por una mejor vida en lo personal y en lo social. Ahora bien, el largo trabajo compartido de este colectivo ha permitido forjar entre sus integrantes visiones comunes y compartidas a propósito de la cultura y la educación, garantizando así que el despliegue de sus actividades no es el de expertos individualizados sino el de individuos articulados a un proyecto de comunidad.

Razón de ser

La Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA cobra lugar en la necesidad de promover y fortalecer los dominios de la cultura que conciernen con lo que genéricamente se puede llamar El Pensar, en el que se comprende el arte, las ciencias, la filosofía y los saberes humanos, pero no reducidos a las fronteras académicas sino puestos al servicio de la formación de ciudadanos solidarios y democráticos, pues vemos este como el camino para el logro de una sociedad más justa, equitativa y razonable y de una vida guiada por unos ideales renovados.

Deber de ser

La Corporación Cultural ESTANISLAO ZULETA pretende llegar a ser un referente para el adelanto de procesos de formación social y política extrauniversitarios que incidan verdaderamente en el tejido social a favor de una concepción y de una práctica que entiende la Cultura como todos aquellos logros, espirituales y materiales, académicos y populares, que le dicen un gran ¡SÍ! a la vida y abren el campo de posibilidades humanas, considerando esos logros como bienes de toda la humanidad y luchando contra todas las tendencias, fuerzas y sistemas que los quieren hacer objeto de privilegios y exclusiones.

Rasgos que nos caracterizan

    1. Hacemos parte de la sociedad civil, en tanto nuestro esfuerzo es el de ciudadanos y ciudadanas que se organizan y propenden por organizar a otros en aras de la construcción de democracia.

    2. Somos una organización que se posiciona frente a la sociedad desde el sesgo de la cultura y lo hace en una perspectiva crítica, tratando de cumplir cuatro principios. i). Propender por el ejercicio de la racionalidad; ii). Sostener una distancia crítica frente a lo establecido que evalúe y le haga preguntas a la realidad actual; iii). Evitar caer en cualquier dogmatismo, lo que impide que la corporación se inscriba en una militancia política de partido; iv). Saber que la crítica, en tanto un “no” creativo abre las posibilidades para un nuevo “sí”, valga decir, para la construcción de nuevas realidades.

    3. Creemos que el conocimiento debe estar al servicio de todo ser humano sin discriminación alguna y que en nuestra época todo hombre o mujer debe tener la oportunidad de dotarse de unos fundamentos teóricos en cinco saberes fundamentales: filosofía, ética, historia, política y arte, de modo que esto le sea útil para posicionarse mejor en el mundo, tanto en el orden personal como en el orden colectivo.

    4. Partimos de una visión que no desliga lo privado y lo público, pues muy en la línea de las reflexiones de Michel Foucault sabemos que entre el individuo y la sociedad hay una relación biunívoca a través de la cual se construyen mutuamente. Así pues, asuntos de la vida cotidiana como el amor o la amistad –por poner un ejemplo- no son dominios que atañen a lo privativo de una existencia sino experiencias susceptibles de ser teorizadas y en las que se juega el nivel de democracia que ha logrado una sociedad.

    5. Centramos nuestra lucha cultural en la formación de un ciudadano solidario y democrático capaz de pensar por si mismo, dado que este es el único camino para conquistar la libertad y la autonomía; y lo hacemos promoviendo el ciclo lectura-escritura-escucha-conversación, pues estas son experiencias que consideramos fundamentales para todo ser humano.

Encaramos nuestro quehacer a través de unas prácticas que sentimos que nos diferencian del mundo académico, por lo cual sostenemos una distancia critica con el monopolio del saber y el afán profesionalizador que hace la universidad contemporánea. Así pues, gustamos constituir comunidades de trabajo que adelanten procesos de formación sistemáticos y de larga duración y en los cuales prime la solidaridad y no una detentación narcisista y rivalizadora del saber; nos anima un encuentro determinado más por el deseo de conocer y de compartir con los demás que por la obtención de títulos; centramos nuestra labor en el abordaje de problemas que dialoguen con la sociedad contemporánea y hacemos de los saberes herramientas para trabajar.