Un día de trabajo

Voz: Aura María Rendón y Letras: Truman Capote

MARY: ¿Cómo se siente?

TC: Me siento bien.

MARY: ¿Cómo de bien?

TC: Realmente bien.

MARY: Dígame exactamente cómo se siente.

TC: Estoy en Australia.

MARY: ¿Ha estado en Austria?

TC: En Austria no, en Australia. No, pero ahí es donde estoy ahora. Y todo el mundo decía siempre que era un lugar muy aburrido. ¡Eso demuestra lo que saben! El surfing mejor del mundo. Estoy en el mar, sobre una tabla, montando una ola tan alta como, como…

MARY: Alta como usted. Ja, ja.

TC: Una ola hecha de esmeraldas fundidas. El sol me quema en la espalda, y la espuma sabe salada en mi cara, y estoy rodeado de tiburones. Blue Water, White Death. ¿No fue una película maravillosa? Hambrientos tiburones por todas partes, pero no me preocupan… francamente, me importan un carajo…

MARY (con los ojos abiertos de miedo): ¡Cuidado con los tiburones! Tienen dientes que matan. Quedará lisiado para el resto de su vida. Deberá pedir limosna en las esquinas.

TC: ¡Música!

MARY: ¡Música! ¡Eso falta!

(Como una luchadora mareada avanza hacia un objeto como gárgola que afortunadamente no había notado hasta ese momento: una consola de caoba que es televisor, radio y fonógrafo a la vez. Mary aprieta los botones de la radio hasta encontrar una estación que toca una música estruendosa, con compás latino.

Mueve las caderas, chasquea los dedos, se mece con elegancia pero cierto sereno abandono al mismo tiempo, como si recordara alguna sensual noche de juventud, bailando con un compañero fantasmal una coreografía conocida. Y es mágico cómo su cuerpo, ahora sin edad, reacciona ante los tambores y las guitarras, cómo se contorsiona ante el ritmo más sutil; está en trance, en ese estado de gracia que supuestamente alcanzan los santos al tener una visión.

 

logo web vozyletras

Pata de logos VozyLetras 01

 

Conoce más de Voz y Letras